lunes, 19 de diciembre de 2011

Caring for Your New Cat


Bringing home a new cat or kitten is a terribly exciting time. Having a new pet in the house is fun, and getting better acquainted with your new friend is more than half the enjoyment. But you may find that your new friend needs some help and patience in making the adjustment to his new home.
When you first bring your new cat home, give him some time to explore at his own pace. He may feel the need to hide in a safe location for a bit and keep an eye on things before he comes out and starts to socialize much with you, so be sure to give him a safe place. My cats always seemed to prefer hiding under the bed, but it is a good idea to provide a variety of different locations where your new cat can seek some privacy. If he does decide to hide on arrival to your home, be patient and give him time to adjust and begin to feel more comfortable. In time, he will come out and start to investigate his surroundings.
Feliway is a pheromone that can be quite effective in helping a cat adjust to a new environment. The product can be readily purchased through most pet retailers and is easy to use. The Feliway diffuser simply plugs into an electrical outlet, where it will release the pheromone that your cat can detect but you cannot. It needs no further attention other than changing the plug-in once monthly. I use Feliway in my own home and it definitely helps keep the peace between my six cats.
A good diet is an important requirement for any cat. Choose your cat’s diet wisely, since a good diet can help maintain his health. For cats, I prefer a diet that is higher in protein and lower in carbohydrates. I also prefer a diet that is at least partly comprised of wet food. One of the most important things to keep in mind when feeding your cat is to avoid overfeeding. Weight issues are a common problem in our house cats and can lead to numerous health issues that can ultimately shorten your cat’s life.
Grooming is another process that will need to become a regular part of your routine with your new cat. Regular brushing and combing can help keep your cat’s hair shiny and free of mats and his skin healthy. I particularly like a deshedding tool called the Furminator, and my cats love being brushed with it.
In addition to brushing the hair, you’ll need to clip your cat’s toenails regularly and clean his ears as necessary. Oral care is also essential and brushing your cat’s teeth is the best way to keep your cat’s mouth healthy. However, if you can’t brush your cat’s teeth, other products such as Greenies can help keep your cat’s teeth and mouth healthy. Dr. Lorie Huston

EEUU no cataloga centenares de especies amenazadas

Muchas de las especies animales en peligro de extinción en EEUU no aparecen como tales en sus registros. El país que cuenta con una de las legislaciones para la protección de la vida animal más veteranas no ha catalogado más de 500 especies. Una investigación señala a la inacción de sus sucesivos Gobiernos como la principal causa.
Un investigador estadounidense ha contrastado la lista de la Endangered Species Act (ESA), una ley instaurada en 1973 y considerada la mejor de las listas rojas nacionales, con la que elabora la Unión Internacional para la conservación de la Naturaleza (IUCN) y ha comprobado que la estadounidense se deja muchas fuera.
El estudio, publicado en Conservation Letters, ha encontrado que de las especies americanas incluidas en la Lista Roja de la UICN, el 40% de las aves, el 50% de los mamíferos, y el 80-95% de otras especies como anfibios, gasterópodos, crustáceos e insectos, no están reconocidas por la ESA como especies amenazadas.
Esto equivale a aproximadamente 531 especies de EEUU que están en la Lista Roja de la UICN pero no en la lista de protección de la ESA. Incluye especies de aves como el mérgulo de pico corto (Brevirostris brachyramphus), en peligro crítico, el amenazado paiño ceniciento (Oceanodroma homochroa), y el chipe Cerúleolos(Dendroica cerulea), catalogado como vulnerable.
"La ESA ha protegido a las especies desde su creación en 1973 y podría haber evitado la extinción de 227. Sin embargo, su aplicación por los sucesivos gobiernos de EEUU ha sido problemática, incluyendo una pobre cobertura de las especies en peligro, financiación insuficiente e interferencias políticas" dice el principal investigador, Bert Harris. Publico.es

LA SORDERA EN LA RAZA DÁLMATA

Si bien es cierto que la sordera puede producirse en cualquier raza de perros, esta enfermedad tiene mayor incidencia sobre el dálmata. Estudios realizados en varios países revelan que alrededor de un 30 % de los dálmata presentan una sordera unilateral y que al menos un 5 % de ellos sufre dicha afección en los dos oídos. A su vez, las hembras son más propensas a contraer sordera.
Esta enfermedad se produce en la raza dálmata por causa de un defecto genético. Cada perro tiene dos genes para cada uno de sus rasgos, uno heredado de la madre y otro del padre. Es por ello que dependiendo de los genes heredados, el dálmata puede ser sordo unilateral o bilateral.
Si bien es cierto que las crías de un dálmata sordo podrían llegar a tener una buena audición por heredar el gen de alguno de sus padres que se encuentra sano, no es recomendable el proceso de embarazo en estas circunstancias.
Las pruebas para detectar la sordera pueden resultar complicadas. Si intentamos realizar un ruido fuerte como por ejemplo un aplauso, aquellos perros que aún escuchan con un oído seguramente responderán al estímulo. Incluso un dálmata sordo puede responder cuando observa el movimiento de las manos.
Lo recomendable es hacer un ruido fuerte sin que el dálmata esté observando los movimientos. Ante la menor duda, una prueba con el veterinario será el camino más fácil para sacar cualquier duda.
Un dálmata sordo puede ser un poco más difícil de entrenar, pero con paciencia y esfuerzo se pueden lograr grandes aprendizajes.

Perros sordos 2

Aparte de su obvio defecto físico que disminuye su capacidad sensorial, los perros sordos son tan normales como cualquier otro perro, su comportamiento y aspecto es igual que cualquier perro que podamos encontrar. Simplemente no pueden oír, no pueden oír sonidos en exteriores ni tampoco pueden oír las voces de las personas, lo cual les supone una excusa para no escuchar órdenes mediante voces, que otros perros no tienen. 

Un perro sordo es tan juguetón, leal e inteligente como cualquier otro perro, la diferencia está en que no se puede llamar su atención con ningún sonido, llamándole por su nombre, con silbidos o monosílabos para advertirle de algo. Los perros sordos, al igual que cualquier perro, viven en nuestros hogares, duermen junto a nosotros, juegan con nosotros y con los niños, saben capturar objetos que les lancemos para hacer ejercicio, ladran cuando algo no va bien, comparten su vida con nosotros y son fieles amigos y compañeros de paseo.



Una persona que acaba de descubrir que su perro tiene sordera o está pensando en adoptar un perro sordo puede tener dificultades para aceptar y hacerse a la idea de cuidar de un perro sordo. Habitualmente tendrá que tomar decisiones bajo los consejos de personas bienintencionadas, desinformadas o especialistas poco preparados que podrán desaconsejar tener un perro sordo, avisando de ciertos peligros que no son tales, como problemas de conducta, desobediencia, tendencia a morder, agresividad y otros mitos que no son reales. Estas advertencias negativas podrán desanimar a la persona que desee convivir con un perro sordo pero debemos tener en cuenta que los problemas de conducta suceden en todo tipo de perros, con o sin defectos, de diferentes tamaños y razas de perros, que nada tiene que ver con la sordera sino con el entrenamiento y preparación del amo. Algo a tener en cuenta es que el perro sordo tendrá que estar más vigilado, paseando con arnés y correa, ya que si se desplaza muy lejos será difícil llamar su atención para que vuelva en casos de sordera bilateral, igualmente en zonas urbanas, existen peligros que se perciben muchas veces gracias a la capacidad auditiva, como el tráfico.

Causas de la sordera en los perros

Las causas de la sordera en los perros pueden ser muy diversas pero generalmente mantienen muchas similitudes con las causas de sordera y pérdida de audición en los humanos. Los defectos genéticos son la principal causa de la sordera de nacimiento, muchos cachorros pueden nacer sordos, este tipo de sordera se denomina sordera congénita. Un perro también puede padecer sordera a lo largo de su vida, desarrollándola después de su nacimiento, la pérdida gradual de la audición puede estar causada por estar sometido a ruidos o sonidos a un volumen muy alto, por vejez desarrollando sordera en los últimos años de su vida, tras una infección en el oido o por una intoxicación. Recordemos que el sentido más desarrollado en los perros es el olfato, no presupongamos una incapacidad del perro al humanizarlo o al hacer caso de opiniones pesimistas, un perro sordo sigue siendo perfectamente capaz de desenvolverse y de ser feliz junto a una familia, aportando muy buenos momentos.

Las causas más comunes de la sordera congénita están relacionadas con la pigmentación del pelaje, también se ha investigado la presencia de un gen recesivo que pudiese causar sordera al nacimiento del cachorro pero muchos investigadores no creen en esta teoría. Algunos perros tienen un pelaje blanco pero con pigmentación que se traduce en manchas negras, razas de perros como los Bulldogs franceses, dalmatas, highland terriers, samoyedos o dogos argentinos. La pigmentación en forma de manchas negras puede estar situada aleatóriamente en el pelaje pero muchos de estos perros suelen tener la trufa negra y algunas manchas que conforman la máscara o manchas alrededor de los ojos.

En el caso de los dálmatas, su pelaje real son las manchas negras distribuidas por su cuerpo pero tienen partes de su piel no pigmentadas, inicialmente rosadas que dan su blanco pelaje al carecer de pigmentación aunque en adultos todavía se pueden ver algunas partes rosadas. Si en un ejemplar hay alguna parte no pigmentada de la piel cercana al oído interno, entonces el nervio se atrofia y muere en las primera semanas de vida del cachorro, resultando en una sordera. La sordera es un problema hereditario grave de algunos Dálmatas, entre un 15% y un 20% de todos los perros Dálmatas que existen en Inglaterra son sordos de uno o ambos oídos y se estima que la cifra es más alta en Estados Unidos. 

Los ejemplares más propensos a padecer sordera hereditaria son las hembras y los que tienen los ojos parcialmente o totalmente azules, mientras que los que en vez de motas, tienen manchas, considerados estéticamente menos bonitos, suelen disfrutar de una audición totalmente normal. Lamentablemente, algunos criadores mantienen un standard de la raza Dálmata donde se considera una falta eliminatoria que los perros sean de pelaje manchado, impiden que se extienda lo que ellos consideran un defecto en beneficio del moteado característico, lo que a su vez provoca la generalización cada vez mayor de la sordera hereditaria.


A partir de las cinco semanas de edad se puede realizar una prueba llamada Test BAER para detectar la sordera. Puede afectar a uno o ambos oídos y no tiene cura si es sordera congénita, de nacimiento. Los perros que quieran usarse para la cría deben someterse a un examen de este tipo para descartar la sordera.

Debemos tener en cuenta que no podemos notar el color del pelaje en el oído interno simplemente observando la oreja del cachorro, aunque miremos los pequeños pelos dentro del oído. No se puede por tanto conocer la pigmentación del oído interno a simple vista, no depende en absoluto del color de las orejas, la trufa ni de ninguna otra parte del cuerpo. Aunque muchos perros tienen un pelaje blanco tanto en su cuerpo como en sus orejas, pueden ser sordos también otros perros que tienen las orejas pigmentadas, otro rasgo ha destacar en los perros que pueden padecer sordera es observar que sus ojos tienen un color totalmente azul.

La pérdida de audición que afecta a ambos oídos se denomina sordera bilateral, generalmente los perros sordos con sordera bilateral suelen ser completamente sordos. También puede ocurrir que los perros tengan uno de los dos íidos afectados, en este caso se denomina sordera unilateral y generalmente no suele cambiar demasiado la vida del perro que puede adaptarse a esta situación y comportarse como un perro con buen oído, porque la sordera unilateral representa sordera por un oído pero un excelente oído a través de la otra oreja que no está afectada.

Por: Erik Farina, Psicólogo Canino y Adiestrador Profesional

Contacto: psicolmascot@gmail.com

Perros sordos


¿Sabías que todos los perros nacen sordos y ciegos? 

Recién nacidos entre los nueve y los catorce días de edad, el animal comienza a abrir sus oídos y sus ojos y a utilizar, poco a poco, estos sentidos. Algunos perros, sin embargo, no logran desarrollar la audición en ningún momento o pierden esta capacidad con el paso del tiempo. Lo mismo que puede ocurrir en el caso de los seres humanos o de otros animales.
Es importante saber que un perro sordo puede entablar la misma relación con las personas que un can con su sentido auditivo en funcionamiento. La sordera no influye en su sociabilidad ni en su inteligencia: sólo debemos aprender a llamar su atención con estímulos no auditivos.

Los perros sordos, por lo tanto, no son agresivos por naturaleza ni incapaces de entender una orden. Pueden exhibir, claro, los mismos problemas de conducta que cualquier otra mascota. Pero la sordera no los convierte en ejemplares peligrosos ni mucho menos.
La mayoría de los perros sordos acarrea este trastorno desde su nacimiento por causas congénitas. Otros pueden quedarse sordos por una infección, una lesión traumática o, simplemente, por su avanzada edad. Todos, en mayor o menor medida de acuerdo a sus capacidades, pueden comunicarse con las personas más allá de su sordera.

Ante la sospecha de sordera en un perro, es posible comprobar esta condición de varias maneras. Lo más sencillo es hacer un ruido fuerte cuando la mascota duerme. También se puede hacer sonar su plato de comida cuando no esté mirando. Al realizar estos experimentos varias veces y no obtener reacción por parte del animal, lo más probable es que esté sordo.

¿Cómo actuar con él? 

Sólo hay que tener en cuenta algunos detalles, como acercarse siempre por delante para que pueda vernos. Si está dormido, debemos permitir que nos huela antes de intentar despertarlo con una caricia, para evitar que se sobresalte. También podemos llamarlo con golpes en el suelo para emitir vibraciones que el perro pueda percibir. Cabe destacar, por otra parte, que estas mascotas pueden aprender unas cincuenta señas diferentes, por lo que es posible comunicarse con ellas a través del lenguaje gestual.