miércoles, 16 de diciembre de 2020

Los Perros y los Gatos NO son un juguete como regalo en Navidad

NO ES UN JUGUETE..!!!!

 


En la Navidad no es una buena idea regalar un perro o un gato, NO es un juguete.


Llega la Navidad, reunión de familia, alegría, grandes fiestas, comilonas, y sobre todo muchos regalos. Muchos niños y adultos desean un perro o un gato por navidad, sobre todo por la cantidad de anuncios y publicidad con estos dulces y adorables animalitos. El marketing por la venta de estos animales es muy grande, y se lo meten por los ojos a la gente, que sin meditar, ni recapacitar, inconscientemente los compran para regalar, que a diferencia de otros regalos como los juguetes o la ropa, las mascotas no tienen un ticket de devolución, ni llevan pilas para desconectarlos cuando te cansas.


No siempre somos conscientes de la responsabilidad que se tiene al regalar un  perro o un gato. Ya que esta mascota no estará con nosotros solo los primeros días cuando todavía es un cachorro y que por la novedad no nos importará realizar diferentes tareas para el cuidado del animal sino que será para toda la vida. Pero la novedad pasa y viene el momento en el que nos damos cuenta que hay que sacarle a pasear todos los días en el caso del perro, que el animal suelta pelo, que a veces enferman, que ladran o maúllan, que rompen cosas, comportamientos no deseados, visitas al veterinario..etc..


Muchos de los perros que son abandonados han sido regalo en las navidades, que al pasar unos meses han crecido mucho o dan más trabajo a sus dueños de lo esperado, por lo que deciden en la mayoría de los casos abandonarlos sin pensar que este animal tiene derechos propios, o peor aún pueden ser desatendidos, o maltratados. Cada año, según un estudio, se abandonan a más de 150.000 animales, entre perros y gatos, que terminan en las protectoras que están llenas de animales no deseados.


Adquirir un perro o un gato entraña madurez, responsabilidad y el compromiso en las personas que evite que este ser vivo pueda ser abandonado como algo inservible. La decisión de adquirir o no una mascota muchas veces se realiza desconociendo las ventajas e inconvenientes que las mascotas pueden tener en el hogar. Alerto sobre la necesidad de una reflexión previa en el momento de tomar la decisión de incorporar un animal de compañía para que sea un miembro más de la familia.


Quiero concienciar a través de este artículo que aboga por la reflexión antes de decidirse a compartir nuestra vida con un perro o un gato con el claro objetivo de reducir los futuros abandonos. La magia de la Navidad hace que los niños aprovechen estas entrañable fechas para tratar de conseguir algo que, en ocasiones, les parecería imposible. Sería ideal que los padres trasladarán el mensaje a sus hijos de que incorporar una mascota al entorno familiar merece una reflexión por parte de todos.


Me gustaría animar a las personas que están pensando en adquirir un perro para su hijo, o para el mismo, que primero debe visitar las protectoras caninas, ver los diferentes tipos de perros que hay, tamaño, pelo largo, corto, liso, el carácter, la actividad que tiene. etc.. Les animo a recibir cursos de la introducción de un perro a un nuevo hogar, adiestramiento para principiantes, los perros y los niños, cómo jugar con tu perro. Pasar un tiempo como voluntario en la protectora, ser casa de acogida de un perro, todo un previo antes de la adopción.


Las mascotas, especialmente los perros pequeños y los gatos, tienen muchas ventajas para los niños, sobre todo para aquellos que viven solos, sin hermanos, con padres muy atareados o con escaso tiempo para sus hijos. También para los solitarios, inseguros, introvertidos, tristes o poco comunicativos.


Según un estudio científico sobre el vínculo entre personas y mascotas, en un 60 por ciento de los casos los niños asocian al perro o gato con un compañero de actividades y juegos e incluso, 8 de cada 10 niños en edades comprendidas entre los 9 y los 12 años prefieren jugar con su mascota antes que con las consolas. Además, para uno de cada dos niños el animal, después de sus padres, representa la principal fuente de apoyo emocional. Este estrecho vínculo con la mascota ayuda a superar sensaciones de miedo, tristeza e incluso inseguridad, y es a ellos a quienes recurren los más pequeños a la hora de encontrar alivio en situaciones desfavorables. Destaca también la percepción que los niños tiene de su relación con su mascota: el primer concepto que asocia la mayoría es el de cuidar, seguido por jugar y alimentar. De esta forma, el estudio subraya los valores de responsabilidad que las mascotas transmiten a los niños.


Los animales de compañía pueden vivir durante 15 años, y la necesidad de atención de toda la vida en los hogares donde son queridos y tratados como miembros de la familia. Antes de tomar la decisión, debemos analizar nuestros hábitos de vida, nuestras costumbres y saber cómo vamos a integrar a este animal de compañía en nuestra vida cotidiana.


¿Quién cuidará del perro o del gato?


Aunque los niños tengan intención firme de cuidar a la mascota, la realidad es que antes o después declinarán esta responsabilidad parcial o totalmente, bien por falta de tiempo, o por falta de madurez para asumir este compromiso. En este caso los padres tienen que asumir esta responsabilidad. La mascota no es un juguete que se puede abandonar, es un ser vivo que siente y sufre. Los niños deberían tener un contrato, incluso escrito que les recuerde su compromiso. Los padres deben conocer que antes de los 3 ó 4 años los niños no tienen autonomía para cuidar, a partir de los 5 ó 6 años tienen madurez para cuidar a un perro pequeño.


¿Existe alguna contraindicación o peligro?


Antes de adquirir una perro o un gato hay que estar seguro de que nadie de la familia es alérgico al animal.


¿Puede asumir los gatos de la mascota?


El mantenimiento implica gastos de alimentación, vacunas, controles de veterinario, castración, esterilización, complementos de cama, juguetes, productos de higiene, cursos de adiestramiento. Aunque la adquisición de la mascota no entrañe muchos gastos, porque lo aconsejable es hacerlo en una protectora de animales.


¿Tienes su espacio en el hogar ?


Los animales necesitan un espacio físico, los miembros de la familia también, por ello antes de adquirir una mascota hay que pensar también en su ubicación en el hogar familiar. Si es un cachorro de perro, necesita una zona acondicionada para el.


Todos deberíamos de tener muy claro a la hora de traer un perro o a un gato a nuestro hogar de que es un animal que vivirá muchos años y necesitan una serie cuidados. Por ello deberíamos saber que los perros o los gatos no son un juguete, son tu responsabilidad para toda su vida.


Por: Erik Farina (Etólogo Canino)


PSICOLMASCOT


Contacto:
psicolmascot@gmail.com


Copyright © Por: Erik Farina - Psicolmascot