miércoles, 1 de febrero de 2023

Día Mundial del Galgo 2023


 

1 DE FEBRERO DÍA MUNDIAL DEL GALGO


El 1 de Febrero se celebra el Día Mundial del Galgo, un día marcado por el final del periodo de caza, una efeméride impulsada por asociaciones de amigos de los galgos, que tratan de concienciar al público en general de los maltratos a los que son sometidos estos animales e intentan darles una segunda oportunidad, rescatándolos y ofreciéndolos en adopción como animales de compañía.


Cada año en España nacen miles de Galgos criados sólo para cazar. Llevan una vida llena de miedo y crueldad, y cuando se les considera inútiles, son salvajemente asesinados, colgados de los árboles, arrojados a pozos, golpeados hasta la muerte o abandonados.


Aunque los Galgos necesitan siempre de nuestra ayuda, se ha decidido crear el Día Mundial de Galgo como una forma de aunar nuestras voces para denunciar la difícil situación de esta maravillosa raza. Se ha elegido el 1 de Febrero porque es la fecha que marca el final de la temporada de caza, cuando para muchos galgos llega un destino aún peor que la vida cruel que han soportado.


Los Galgos se utilizan principalmente para la caza o para correr la liebre. Durante la temporada de caza que va de octubre a enero, muchos viven encerrados en zulos oscuros y estrechos y si no salen a cazar, pasan sus días enclaustrados y totalmente descuidados. Se les entrena con técnicas horribles, como remolcarles atados a coches, camiones o motos a mucha velocidad.


Al final de la temporada de caza los galgueros se deshacen de muchos galgos de las formas más horribles que podamos imaginar: los cuelgan vivos de los árboles, los tiran a pozos, los dejan morir de hambre, los golpean hasta morir o los abandonan. Miles de galgos son asesinados cada año.


Se les abandona simplemente cuando tienen una pata rota porque no pueden cazar de nuevo. Los que sobreviven languidecen abandonados en perreras donde, inevitablemente, terminan muriendo.


La cría incontrolada y el abandono masivo de perros al final de la temporada de caza dejan una enorme población de perros famélicos y enfermos.


Asociaciones en España, los rescatan y les buscan un nuevo hogar, dándoles así una nueva oportunidad de futuro. El Galgo es una raza verdaderamente preciosa. Aunque los galgueros no los consideran mascotas, se convierten en compañeros maravillosos y quedan eternamente agradecidos cuando se les da una segunda oportunidad.


Por: Erik Farina (Etólogo Canino)

PSICOLMASCOT

Contacto: psicolmascot@gmail.com


lunes, 23 de enero de 2023

El Trastorno de Miedo y Agorafobia en Perros Adoptados en la Ciudad 2


 

El Trastorno de Miedo y Agorafobia en Perros Adoptados en la Ciudad. 2


Erik Farina con AYLA una Podenco mestiza adoptada de 18 meses que presentaba un Trastorno de Miedo Generalizado, Agorafobia y era muy reactiva con los perros, personas y coches.


AYLA después de haber pasado por dos adiestradores no cualificados, un adiestrador y una adiestradora sin tener ninguna formación para tratar un trastorno a un perro, hablamos de estar 8 MESES con con estos dos adiestradores con métodos e indicaciones ERRONEAS provocándole más miedo, aumentando su trastorno y creándole AGORAFOBIA no queriendo salir de casa, imposible sacarla y UNA EXTREMA REACTIVIDAD hacia todo, perros, personas, coches, motos, etc..


En la foto se me puede ver a mi Erik Farina con AYLA el primer día que la evalué, presentando un miedo excesivo, pánico, Agorafobia y reactividad, y en la misma foto vemos a AYLA seis días después de estar en tratamiento de rehabilitación cognitiva y Psicología Canina con migo Erik Farina.




Ahora AYLA sale de casa por la decisión de ella, ya al quinto día empezó a salir de casa, cuando antes no quería salir del miedo que presentaba, y en la calle ya no es reactiva a los perros, se acerca a ellos y los huele, ya no tiene miedo y reactividad a las personas, no es reactiva a los coches por la calle, ahora podemos pasear por la ruidosa y escandalosa ciudad como es Madrid centro.


Hemos realizado estos días salidas de 3'3 kilómetros seguidos por la calles de la ciudad de Madrid, con muchas personas, cruzándonos con muchos perros, con mucho tráfico ruidoso de coches, motos, autobuses, etc.. y AYLA camina a su ritmo y olfatea, y ya no hace la huida del miedo y pánico al tráfico. 


El que AYLA decida ya querer salir de casa, y hacer sus necesidades fuera de casa, salir a explorar olfateando y poder ir socializándose poco a poco en la ciudad de Madrid, con ese Trastorno de Miedo Generalizado que presenta, ya es un avance en nuestra rehabilitación con nuestro método de PSICOLMASCOT, que después de 6 días es un avance enorme.




Se dice que una imagen vale más que mil palabras, pues esta imagen de AYLA nos dice claramente y expresa su GRAN FELICIDAD, el que nuestro trabajo, nuestra rehabilitación y nuestro método de PSICOLMASCOT funciona, va por buen camino y estamos ayudando a AYLA  a ser feliz, disfrutar la vida, poder socializarse con mas perros y personas y darle buena salud y bienestar.


Después de 31 años rehabilitando, educando y adiestrando más de 13500 perros, aun me emociona ver la cara de una perra con felicidad, cuando la conocí con un miedo extremo y un pánico a salir a la calle y hacia mi había presentado una reactividad con ladridos en su casa no pudiendo estar yo con ella en la misma habitación. 


Me llena de satisfacción y emoción el ver ahora a AYLA feliz y animada a salir de casa, yo se que aun nos queda mucho trabajo, el que por completo se le quite este Trastorno que presenta, el que podamos verla correr por los campos y disfrutar de la vida, pero poco a poco llegará ese día.


Por: Erik Farina (Etólogo Canino)

PSICOLMASCOT

Contacto: psicolmascot@gmail.com

Copyright © Por: Erik Farina - Psicolmascot  


ARTÍCULO ANTERIOR:

CASO DE AYLA TRASTORNO DE MIEDO Y AGORAFOBIA

lunes, 16 de enero de 2023

Etólogo Canino y Adiestrador Madrid Psicolmascot


 

Etólogo Canino y Adiestrador Madrid Psicolmascot


Observa y conoce a tu perro antes de empezar a educarlo.


En cada movimiento del Perro, en cada expresión, incluso en su sueño, hay un mensaje que nuestro mejor amigo trata de transmitirnos, con mucha frecuencia en vano. 


Sin embargo, captar sus sentimientos y sus necesidades es un deber no sólo para quien posee un perro, sino también para todo el que ame a los animales. 


En Psicolmascot te enseñaremos a conocer de modo claro y convincente, los comportamientos, hábitos, posturas e instintos del mundo de los perros, con la profundidad psicológica necesaria para entender y comprender la mente de un perro. 


En la observación y más observación, en estudiar y conocer a tu perro, es cuando luego tu puedes empezar a educarlo. Los perros son muchas veces víctimas de la desatención de sus amos y de provocarles una frustración por falta de conocimientos sobre las necesidades e instintos de su perro. 


En Psicolmascot le daremos toda la información precisa para conocer y educar a su perro, desde que es cachorro hasta su edad adulta, pasando por sus fases de crecimiento. Le ayudaremos a conocer sus características físicas, de comportamiento y sociales, sus caracteres hereditarios y adquiridos, sus instintos y vida en grupo, los vínculos madre-prole y sus comportamientos insólitos. 


Le ayudaremos a educar perros adultos y rehabilitar a perros adoptados, con un estudio muy completo y profundo, para entender la psicología compleja y fascinante del más entrañable de los animales, el perro. 


Por Erik Farina Etólogo Canino con 31 años de experiencia en comportamiento canino, más de 13500 perros estudiado, evaluado, rehabilitado y educado. Especialista en tratamiento en psicoterapia y rehabilitación a perros con trastornos, adoptados y maltratados.


Pide una consulta y asesoramiento escribiendo al email: psicolmascot@gmail.com o al 674 41 52 33


Por: Erik Farina (Etólogo Canino)

PSICOLMASCOT

Contacto: psicolmascot@gmail.com

Copyright © Por: Erik Farina - Psicolmascot  

domingo, 15 de enero de 2023

El Trastorno de Miedo y Agorafobia en Perros Adoptados en la Ciudad


 

El Trastorno de Miedo y Agorafobia en Perros Adoptados en la Ciudad.


Erik Farina con AYLA una Podenco mestiza adoptada de 18 meses que presenta un Trastorno de Miedo Generalizado, Agorafobia y es muy reactiva con los perros, personas y coches.


AYLA es una perra que presentaba miedo en la ciudad, las propietarias recurrieron a un adiestrador por internet y este supuesto adiestrador sin estar cualificado para tratar un trastorno de una perra, ni de nada, y yo ni le dejaría ni siquiera pasear perros. Estuvieron con este adiestrador desde Mayo 2022 hasta Julio 2022, tirando de la perra, forzándola a salir y a andar, y una cantidad de burradas que explicaba sin sentido ninguno, sin conocimiento y sin ninguna base científica. Todos los errores que enseñan en la televisión forzando y obligando a los perros a hacer algo, era el método de este adiestrador. 


Entonces AYLA día a día estaba peor hasta que se le creó la AGORAFOBIA y se agudizó sus miedos y se volvió reactiva a las personas, perros y todo lo que se movía por la calle y siendo imposible para sus propietarias poder sacarla de casa. El resultado de este adiestrador fue que se agravó más el trastorno que presentaba AYLA.




Se pusieron en contacto por internet con otra adiestradora, y esta supuesta adiestradora sin estar cualificada para tratar un trastorno de una perra y de nada, porque las burradas, tonterías que les indicó no tenían ningún sentido y menos estudio científico. Me ahorro las tonterías que dijo porque son tan sin sentido y razonamiento, que mejor ni las escribo.


Esta supuesta adiestradora les dijo que lo haría el seguimiento y las clases por webcam, claro sin ver la perra, ni ir al domicilio y menos claro verla en la ciudad, y poder socializarla y rehabilitarla bien. Esta fenómena adiestradora con dos narices les estuvo cobrando desde Septiembre del 2022 hasta ahora Enero 2023. AYLA ha ido aun peor entrando en un cuadro de AGORAFOBIA y MIEDO EXTREMO aun mayor.


El que esta gente supuestos adiestradores sin ninguna buena formación, ni conocimientos, debería por simplemente el amor hacia los perros y el bienestar del animal, no actuar y recomendar a un Etólogo de verdad formado, titulado y mínimo de 15 años de experiencia en estos casos, lo primero es la conciencia tuya como humano y luego la ética profesional de saber recomendar a un especialista.


Las propietarias en un encuentro solidaria de protectoras me conocen y me cuentan este caso de su perra AYLA, y voy a evaluarla y me encuentro con el TRASTORNO DE MIEDO GENERALIZADO, AGORAFOBIA y REACTIVIDAD que presenta AYLA, ya siendo muy reactiva en la casa, con un grado de estrés y ansiedad continuo y muy alto, estando en alerta las 24 horas, un sin vivir para esta perra.




Los miedos y las fobias son relativamente comunes y pueden afectar a perros de todas las edades y razas. Pero existe una diferencia entre el miedo y la fobia. El miedo es la respuesta normal de autoprotección que muestra un perro frente a situaciones que son percibidas como una amenaza para él. El miedo es un mecanismo adaptativo, utilizado para escapar a los peligros conocidos o desconocidos, y representa una ventaja evolutiva para el perro, diremos que es una de las características psíquicas que conforman el carácter de un perro. 


Una fobia es una respuesta de miedo exagerada que puede abrumar por completo a un perro. Una fobia es un miedo intenso y persistente que ocurre mientras el perro fóbico se enfrenta a, o incluso anticipa, la señal desencadenante. Una fobia se adquiere típicamente como resultado de experiencias de vida adversas, a menudo repetidas, aunque en algunas circunstancias un solo desencadenante puede consolidar una señal particular como desencadenante fóbico.


AYLA esta podenca mestiza que ha sido adoptada y que anteriormente habría vivido en el campo, teniendo un cambio de vida brusco del campo a la ciudad, con una mala introducción a la ciudad y una mala socialización. Ha experimentado un miedo significativo y persistente cuando estaba en la ciudad en presencia o anticipando la presencia del sonido de su miedo a eso desconocido, es decir, había desarrollado una fobia similar al trastorno de estrés postraumático, lo que le ha creado AGORAFOBIA y ahora no quiere salir de casa.


AYLA entra en tratamiento de Rehabilitación Cognitiva Canina y Psicología Canina con Erik Farina Etólogo Canino con 31 años de Experiencia. El programa a seguir va a ser lento, continuo, de desensibilización y que sea las experiencias mas agradables y gratificantes para AYLA. Después de estos 8 meses con estos supuestos adiestradores y su mala praxis, ya solo podemos ir a mejor, porque lo peor ya se ha realizado.


Por: Erik Farina (Etólogo Canino)


PSICOLMASCOT


Contacto: psicolmascot@gmail.com

Copyright © Por: Erik Farina - Psicolmascot  

sábado, 14 de enero de 2023

Como enseñar a tu perro a no comer comida y cosas del suelo.


 

Como enseñar a tu perro a no comer comida y cosas del suelo.


Enseñar a tu perro a comer con tu aprobación.


Muchos propietarios tienen problemas de que sus perros les comen todo por la calle, en el parque, en las terrazas, o por donde lo pasean. Lo peor son los comentarios de los propietarios de perros que han enfermado a causa de haber ingerido comida envenenada o peor aun han muerto. Muchas veces comen cualquier porquería, animales muertos o sobras de comida, ingieren todo lo que se encuentran en su camino, sin que su propietario se lo impida.


Para evitar estos accidentes, es necesario enseñar al perro a no comer sin nuestra autorización. Este adiestramiento debe empezarse aproximadamente a partir de los 3 meses de edad. Sin embargo, para ello nos será de mucha ayuda que antes, durante la edad comprendida entre los dos y los tres meses hayamos educado al cachorro a no comer porquerías.


¿De qué nos serviría tener y preparar un buen perro que no coma del suelo si en un momento dado llega un extraño ofreciéndole una recompensa envenenada y se la come? A partir de una temprana edad sobre los tres meses, enseñaremos al cachorro a no coger ningún tipo de comida y lo haremos de la siguiente forma.


En primer lugar, el perro ha de aprender que sólo debe comer lo que está en su plato; para ello, le pondremos las comidas siempre a las mismas horas y con el mismo recipiente, diciéndole simultáneamente la orden “come”. Fuera de esas horas le tendremos completamente prohibido que coma nada.


Si el perro convive con nosotros en casa y nos pide algo de comida mientras estamos comiendo, haremos como que no nos enteramos, y si sigue insistiendo, le pondremos en su plato su comida coincidiendo con una de las tomas y seguido de la orden come. Sobre todo, no hay que caer nunca en la tentación de darle ni un solo bocado de nuestra comida. Durante nuestras horas de comida, debemos acostumbrarlo a estar en su sitio, y hacer coincidir con su toma de comida, o haberlo enseñado a estar con un juguete interactivo con premios.




Por otra parte, para que el perro no robe nada de comida, empezaremos por inculcarle que la cocina es una zona de la casa en la que el perro tendrá prohibida la entrada si no estamos presentes, o hacer de la cocina una zona segura de que no puede obtener nada de ahí. Además deberíamos provocar situaciones en las que facilitemos al perro la tentación de coger comida que no debe, que es cuando podremos corregirlo justo en el acto. En el preciso momento en que el perro vaya a tocar la comida que está a su alcance, lo corregiremos, esa comida no puede pero de mi mano si.


Continuaremos haciendo la misma rutina durante varios días (a poder ser dos o tres veces al día), aunque a medida que el perro lo vaya aprendiendo nos iremos alejando; pasaremos de estar a su lado a separarnos un metro, dos, tres, etc.. Después nos escondemos, pero pudiendo controlarlo visualmente, y seguiremos así hasta tener la seguridad de que el perro no toca la comida, incluso sin nuestra presencia.


En caso de una actuación correcta, acabaremos siempre la prueba elogiándolo efusivamente. Si por el contrario, en alguna ocasión el perro se nos adelanta en la acción y llega a robar el bocado, lo llamamos y se lo corregimos cambiando lo que tiene por algo mas sabroso de nuestra mano, no lo castigaremos nunca, ni reñirle y nunca gritarle, hay que hacerlo de modo positivo siempre.


Podemos utilizar también un método de dejar la comida a su alcance en un objeto que al caer haga ruido, como los objetos metálicos. Colocaremos la comida de tal manera que al querer cogerlo, caiga al suelo haciendo un ruido aparatoso, como los cazos, o cualquier cubo metálico. En ese momento entraremos rápidamente y observaremos la reacción del perro, si se retira por el mismo lo dejaremos tranquilo, y nunca reñirle. Repetiremos la acción durante unos días aumentando el ruido.




Si el perro tiene el vicio de coger todas las porquerías en la calle, actuaremos de la siguiente manera; lo llevaremos, atado con la correa, lo acercaremos a la basura, a un trozo de comida, o otra cosa comestible, despertando el interés por eso. Cuando el perro vaya a cogerlo le diremos el “No” y le premiaremos enseguida la acción de no cogerlo con algo que le guste a el, sea comida o un juguete. De esta manera iremos repitiendo el ejercicio, alargando paulatinamente la correa hasta hacerlo con una de 10 metros. Si aún así el perro se adelanta a nuestra acción y coge el objeto no deseado sin querer soltarlo, simultáneamente le diremos el “No” y se lo quitaremos de la boca y se lo cambiamos por algo que le guste mucho a el, nunca le reñiremos, ni gritaremos, siempre hacerlo en positivo.


Como mencioné antes, si el perro ha asimilado de muy cachorro el aleccionamiento de no comer porquerías y de no pedirnos nada mientras comemos, esto nos será de gran ayuda para adiestrarlo a continuación a que no coja comida que no sea de su plato y que no le ofrezcan con la mano otras personas, sin nuestra aprobación.


Aquí reflejaré el método más natural, que nos servirá también para fomentar la relación guía perro, aprendiendo a su vez éste último que es lo que queremos de el. A la edad aproximada de seis meses, habrá aprendido el adoctrinamiento de que sólo debe comer tras nuestra explícita orden.


Tentaremos al perro, poniéndole un trozo de carne, pescado, etc.. en el suelo delante de él, mejor si empezamos haciéndolo en casa o en el jardín. La reacción del animal será la de ir a cogerlo; entonces nosotros se lo impediremos diciéndole “No” y si es necesario, cubriendo la comida con nuestro propio pie, y le premiaremos rápidamente la acción de no comer del suelo, pero si de nuestra mano.





Tras repetir la acción varias veces y cuando el perro ya resista la tentación de cogerlo, nos iremos separando poco a poco de él, reaccionando como al principio si él vuelve a mostrar interés por el trozo de comida. Este procedimiento lo iremos repitiendo durante unos días y siempre acabaremos la lección retirando nosotros el trozo de comida.


Tan pronto como el perro se autocontrole unos instantes sin intención de coger la comida y sin nuestra presencia, nos acercaremos a él y le premiaremos con lo que más le guste a nuestro perro y que sea de nuestra mano a la vez que le damos la orden de “come”. Cuando lo haya ingerido le alabaremos efusivamente.


Repetiremos este ejercicio hasta que veamos que nuestro perro ha asimilado perfectamente que sólo comerá después de nuestra orden, cambiando el lugar de los ejercicios y el tipo de comida. Incluso con su recipiente de comida, le enseñaremos que sólo comerá al darle la orden.


Para el siguiente paso necesitaremos la ayuda de algún amigo al que le diremos que ponga unos bocados en ciertos puntos del campo o de un camino, determinados anteriormente por nosotros. A continuación, iremos paseando por allí con nuestro perro atado. Cada vez que pasemos por el lugar donde esté la comida, si el perro tiene la intención de cogerla, le diremos el “No” dándole simultáneamente un premio que le guste mucho y de nuestra mano con la orden come y muy bien.




En el caso de que llegue a cogerla, se la haremos soltar de la boca. Siempre procuraremos que no llegue a comérsela. La prueba se repetirá hasta que el perro haga caso omiso de los bocados.


En el siguiente paso, dejaremos al perro en posición de “tumbado”. Se le acercará un desconocido dejando caer delante de el perro un trozo de comida y nosotros reaccionaremos inmediatamente premiando al perro si nos mira y no la coge, y lo felicitaremos efusivamente. Una vez superado este ejercicio, procederemos a la misma operación, sólo que ahora el desconocido invitará al perro a que coma el trozo de comida. Inmediatamente, si nos mira y no lo coge, le premiaremos. Podemos darle la aprobación también de comer de la mano si es un amigo, o si queremos que otras personas lo hagan siempre con nuestra aprobación.


Si bien al principio nos mantendremos cerca de nuestro perro, igual que en las anteriores ocasiones, iremos separándonos hasta llegar a escondernos del perro, aunque nosotros sí debemos observarlo por si fuera necesaria la corrección.


De lograr todo lo descrito en diferentes lugares, con distintos tipos de comida y con ayudantes diversos, podemos tener la certeza de que nuestro perro no comerá nunca ni de extraños ni porquerías que le puedan salir al paso. Entonces habremos conseguido nuestra meta deseada.


Puede ponerse en contacto con nosotros, si necesita asesoramiento o ayuda en el adiestramiento de su cachorro o perro adulto a no comer cosas en la calle, en el parque o de extraños. Les atenderemos inmediatamente de recibir el correo si nos escriben a: psicolmascot@gmail.com


Por: Erik Farina (Etólogo Canino)

PSICOLMASCOT

Contacto: psicolmascot@gmail.com

Copyright © Por: Erik Farina - Psicolmascot