lunes, 22 de septiembre de 2014

Los Perros también pueden ser pesimistas. Sentido y sensibilidad canina

Los perros generalmente parecen estar alegres, ser personajes felices y despreocupados, por lo que se podría esperar que la gran mayoría estaría de tener una visión optimista de la vida. De hecho, algunos perros son claramente más pesimistas que otros, según muestra una reciente investigación de la Universidad de Sydney.

Esta investigación es emocionante porque mide los estados emocionales positivos y negativos en los perros de manera objetiva y no invasiva. Esto ofrece a los investigadores y a los dueños de los perros una idea de las perspectivas de los perros y cómo esto cambia ", dijo la Dra. Melissa Starling, de la Facultad de Ciencias Veterinarias. Sus resultados de la investigación de doctorado se publicaron en Plosone.

"Averiguar con mayor precisión posible si un perro en particular es optimista o pesimista es particularmente útil en el contexto de los perros de trabajo y de servicios y tiene implicaciones importantes para el bienestar animal."

A los perros se les enseñó a asociar dos sonidos diferentes (dos octavas de diferencia) con lo que podrían obtener la recompensa preferida de leche o de obtener la misma cantidad de agua en su lugar. Una vez que los perros han aprendido la tarea de discriminación, que se presentan con tonos "ambiguos".

Si los perros respondían después de tonos ambiguos, se notaba que esperaban que ocurrieran cosas buenas para ellos, y se les llamaba optimistas. Ellos pueden mostrar cómo están de optimistas son por el cual tono responden. Un perro muy optimista puede incluso responder a los tonos que suenan más como los que se juegan antes de que se ofreció agua.

"De los perros que hemos probado nos encontramos con más que eran optimistas que pesimistas, pero es demasiado pronto para decir si esto es tan cierto de la población general del perro," dijo la Dra. Starling.

Sin embargo, sí que significa que tanto los individuos como las instituciones (perreras, cuidadores de perros) pueden tener una visión mucho más precisa en la estructura emocional de sus perros.

De acuerdo con la investigación de una perra con una personalidad optimista espera que más cosas buenas sucedan, y menos cosas malas. Ella va a tomar riesgos y tener acceso a las recompensas. Ella es una perra que toma decisiones por sí misma cuando las cosas no salen con la suya, y lo intenta de nuevo. Reveses de menor importancia no se molestan en ella.

Si su perro tiene una personalidad pesimista, este espera que las cosas menos buenas sucedan y las cosas más malas. Esto puede hacer que él sea cauteloso y aversivo al riesgo. Él puede dar fácilmente cuando las cosas no salen como él quiere, porque contratiempos menores angustia él. Puede que no sea infeliz per se, pero es probable que sea más satisfechos con el statu quo y necesita un poco de aliento a probar cosas nuevas.

"Los Perros pesimistas parecían estar mucho más estresados al no a una tarea que los perros optimistas. Ladraban o gimoteaba con ritmo y evitaban que se repitiera la tarea, mientras que los perros optimistas parecían inmutarse y continuaban", dijo la Dra. Starling.

"Esta investigación podría ayudar a los adiestradores de perros de trabajo para que seleccione los perros que mejor se adapten a los papeles de trabajo. Si supiéramos cómo son de optimistas o de pesimistas los mejores candidatos para un papel de trabajo, podríamos probar pronto los perros con optimismo e identificar buenos candidatos para el adiestramiento para desempeñar ese papel. Al perro pesimista se le evitaría los riesgos y sería mejor como un perro guía, mientras que un perro optimista, persistente sería más adecuado para la detección de drogas o explosivos ".

La Dra. Starling ha estado trabajando con Perros de Asistencia en Australia, una organización de caridad que ofrece servicios de compañía y perros a las personas con discapacidad, para investigar si una medida de optimismo podría ayudar en la selección de los candidatos adecuados para la formación.

La investigación no sólo sugiere cómo la personalidad puede afectar en la manera de como ven el mundo los perros y cómo se comportan, en lo positivo o negativo de su estado de ánimo actual.

"Esta investigación tiene el potencial de remodelar por completo cómo se evalúa el bienestar de los animales. Si sabemos cómo son de optimista o pesimista un animal por lo general, es decir, que es posible rastrear los cambios en que el optimismo que le avise cuando se encuentre en un estado emocional más positivo o negativo de lo habitual ", dijo la Dra. Starling.

"Lo notable de esto es tener la oportunidad de poder preguntar esencialmente a un perro '¿Cómo te sientes?" y obtener una respuesta. Podría ser utilizado para controlar su bienestar en cualquier entorno, para evaluar la eficacia de las actividades de enriquecimiento que podría estar en la mejora del bienestar, y determinar exactamente lo que un perro encuentra emocionalmente angustiante ".

Este artículo se basa en los materiales proporcionados por la Universidad de Sydney.

Copyright © Psicolmascot. Por: Erik Farina (Psicólogo Canino, Especialista en Comportamiento Canino)


Copyright 2014 Psicolmascot. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed. - Derechos de autor 2014 Psicolmascot. Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, transmitido, reformado o redistribuido.

 
Tabla 1 Una historia de los perros en el estudio, que muestra su origen (ADA = Asistencia Perros Australia), raza, sexo (M = masculino, F = femenino) y el estado reproductivo (N = castrado, E = entero), el protocolo que fueron asignados a (A = tono de la leche más bajo, B = tono de leche más alta), el lado de la leche se dispensó a la fase de formación alcanzado antes se excluyó el perro, y el motivo de la exclusión.












Copyright © Psicolmascot. Por: Erik Farina (Psicólogo Canino, Especialista en Comportamiento Canino)


Copyright 2014 Psicolmascot. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed. - Derechos de autor 2014 Psicolmascot. Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, transmitido, reformado o redistribuido.



miércoles, 17 de septiembre de 2014

¿Los perros domésticos entienden las acciones humanas como un objetivo dirigido?

Los perros miran a una persona que interactúa con un nuevo objeto más tiempo que una persona que interactúa con un objeto conocido llevándolo a un lugar diferente, lo que sugiere la de una percepción de la conducta dirigida a objetivos, de acuerdo con un nuevo estudio publicado el 17 de septiembre 2014 en la revista de acceso abierto PLoS ONE por Sarah Marshall-Pescini de la Universidad de Milán, Italia, y sus colegas.

Como los niños se desarrollan social y mentalmente, aprenden a prestar atención a las acciones pertinentes a ellos, las personas, tales como acciones hacia un objetivo o una conducta dirigida a unas metas. Los científicos sugieren que los primates no humanos pueden tener la capacidad de percibir la conducta objetiva dirigida, y los perros, que pueden ser especialmente sensibles a las señales de comunicación humana, también pueden tener la misma capacidad.

Los autores de este estudio adaptaron un Test utilizado para bebes de 5 meses de edad para investigar a si 50 perros con un objetivo atribuido dirigido a acciones a una persona, pero no a una caja de negra mientras estaban cada uno interactuando con otro objeto. Después de aclimatarse a las condiciones ambientales, los investigadores expusieron a los perros a dos conjuntos de ensayos, uno en el que los humanos o la caja negra interactuaron con el mismo objeto que se les acostumbró anteriormente, colocado en una nueva ubicación, y una segunda donde el humano o caja negra interactuado con un nuevo objeto colocado en la misma (aclimatación) ubicación.

Similar a los bebés, los perros miraban durante más tiempo en la persona que interactúa con el nuevo objeto en la misma ubicación en lugar de un mismo objeto que se trasladó a una nueva ubicación. Los investigadores no encontraron diferencias entre los ensayos con sólo la caja negra interactuando con el objeto aclimatados o nuevo.

Estos resultados pueden proporcionar la primera evidencia de que una especie no primates pueden ser capaz de percibir las acciones de otro individuo como objetivo dirigido. Los autores sugieren que los perros pueden ver las acciones de los seres humanos, pero no de las cajas negras, como objetivo dirigido, aunque se necesitan más estudios para aclarar si estos resultados se derivan de los procesos cognitivos o alguna otra cosa. Plos One

Copyright © Psicolmascot. Por: Erik Farina (Psicólogo Canino, Especialista en Comportamiento Canino)



miércoles, 10 de septiembre de 2014

El Adiestramiento con Collares Eléctricos presentan riesgos mentales en el bienestar del Perro.

Los resultados de un estudio reciente ha puesto de manifiesto que los efectos inmediatos de los perros de entrenamiento del animal doméstico con un collar electrónico causan signos conductuales del malestar, especialmente cuando se utiliza en ajustes altos.

La investigación, llevada a cabo por especialistas en comportamiento animal en la Universidad de Lincoln, Reino Unido, indica que, en la muestra de los perros estudiados, hay mayores preocupaciones sobre el bienestar de todo el uso de los llamados "collares eléctricos" que con la formación basada en la recompensa positiva.

Hay argumentos a favor y en contra del uso de los collares de adiestramiento electrónicos (o e-collares), por grupos de ambos lados que tiene una verdadera preocupación por el bienestar del perro y con ganas de hacer lo que es mejor para su mascota.

Sin embargo, estudios limitados han realizado estudios sobre el uso de collares eléctricos en la población de mascotas. Los académicos de la Universidad de Lincoln investigaron el rendimiento y bienestar por consecuencias del adiestramiento de los perros en el campo con dispositivos electrónicos activados manualmente.

La investigación siguió un estudio preliminar usando una pequeña muestra en los perros que en gran medida habían sido remitidos para la formación debido que perseguían ovejas. Los resultados mostraron cambios en el comportamiento de los perros durante el entrenamiento, que eran compatibles con el dolor o aversión, así como aumento de cortisol salivar que indican aumento de la excitación.

Sin embargo, estos instructores no seguían las directrices de formación publicados por los fabricantes del collar por lo que se llevó a cabo un estudio más amplio que implica la industria aprobada por adiestradores para evaluar si los collares de entrenamiento pueden ser utilizados con eficacia para mejorar la obediencia sin comprometer el bienestar del perro.

El nuevo estudio incluyó a 63 perros que se refiere a mal recuerdo y otros problemas conexos, incluyendo un ganado preocupante, que son las principales razones para el uso del collar en el Reino Unido. Los perros se dividieron en tres grupos, uno que utilizaban collares eléctricos y dos como grupos controlados.

Los adiestradores utilizaban los ajustes más bajos con una función de preaviso y las respuestas de comportamiento son menos marcadas que en el estudio preliminar. A pesar de esto, los perros adiestrados con collares eléctricos mostraron cambios de comportamiento que fueron consistentes con una respuesta negativa. Entre ellos mostrando más signos de tensión, más bostezos y menos tiempo dedicado a la interacción del medio ambiente que los perros de controlados.

Después del entrenamiento la mayoría de los propietarios informaron unas mejoras en la conducta problemática de su perro. Los propietarios de los perros entrenados usando los collares eléctricos estaban sin embargo, se demostraron con menos confianza de la aplicación del enfoque en el adiestramiento.

Estos resultados indicaron que no hay ningún beneficio consistente que se deriven con la formación con collares eléctricos, pero las mayores preocupaciones fueron sobre todo el bienestar en comparación con el adiestramiento basado en la recompensa positiva.

El autor principal, Jonathan Cooper, profesor de Comportamiento y Bienestar Animal de la Universidad de Lincoln de la Escuela de Ciencias de la Vida, dijo: "El adiestramiento con collares eléctricos no dio lugar a una respuesta sustancialmente superior al adiestramiento en comparación con los adiestradores con experiencia similar que no usan los collares eléctricos para mejorar la memoria y el control del comportamiento de perseguir. En consecuencia, parece que el uso rutinario de los collares eléctricos, incluso de acuerdo con las mejores prácticas, según lo sugerido por los fabricantes de los collares, presenta un riesgo para el bienestar mental de los perros. La escala de este riesgo se espera que aumente cuando la práctica se encuentra fuera de este ideal".

En consecuencia, los collares electrónicos causan daños en el cerebro del perro a largo plazo, pasando factura en su comportamiento, provocando agresividad en ciertas razas, nerviosismo, pánico, etc.. El mejor adiestramiento es el cognitivo emocional, o positivo.

Este artículo se basa en los materiales proporcionados por la Universidad de Lincoln.

Copyright © Psicolmascot. Por: Erik Farina (Psicólogo Canino, Especialista en Comportamiento Canino)

Contacto: psicolmascot@gmail.com







Copyright © Psicolmascot. Por: Erik Farina (Psicólogo Canino, Especialista en Comportamiento Canino)