sábado, 10 de diciembre de 2011

Cuidado con sus oídos Las orejas son las zonas mas delicadas de nuestro mejor amigo

Si su mascota se rasca las orejas con frecuencia, se las frota contra superficies, sacude la cabeza con fuerza, tiene un olor desagradable al interior, secreciones óticas abundantes y la piel interna de la oreja está rugosa, puede ser un indicio de que empieza a sufrir de los oídos.

No lo medique sin la orientación de un profesional. Muchas soluciones pueden afectar más el tímpano.
La causa de una otitis en los perros podría deberse, según los veterinarios, a una bacteria. Sin embargo, también existen factores externos como una limpieza inadecuada o el ingreso de agua al canal auditivo. Por eso, para prevenirla, es necesario revisar las orejas constantemente.
Los especialistas recomiendan hacer una limpieza cuidadosa de la parte externa con un trapo y con soluciones especiales. Antes del baño o cuando el animal esté en una zona húmeda, es recomendable ponerle tapones y retirarlos tan pronto como se termine. Nunca introduzca objetos extraños como telas o pinzas al interior del oído.
Este mal suele afectar más a los perros con orejas largas y caídas, como los cocker y basset hound, pues debido a la anatomía de su oído (el conducto es como una L), es una zona que no recibe mucho aire, por lo que pueden ser más propensos a acumular humedad, así como cera, parásitos, bacterias, hongos y cuerpos extraños.
Las inflamaciones de los oídos pueden controlarse y mientras más temprano, será mejor, para evitar una complicación que afecte más de la cuenta a su animalito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario