viernes, 23 de diciembre de 2011

Veterinaria: las toxinas de las Navidades que puede lastimar a sus mascotas.



Durante la temporada de vacaciones, la mayoría de los hospitales veterinarios reciben un aumento en las llamadas sobre las mascotas en ingerir una toxina. Revisamos algunas de las preocupaciones comunes:

Plantas Poinsettia: Las Poinsettias contienen productos químicos tóxicos, pero su mascota debe comer grandes cantidades de la planta para producir síntomas.

Los síntomas más comunes se muestran en el sistema digestivo; vómitos, echando espuma por la boca, babeo o diarrea. En dosis extremadamente altas, la toxina puede afectar al corazón.

Al igual que con cualquier toxina potencial, la dosis es generalmente calculada sobre una base de dosis / peso. Por ejemplo, un perro más pequeño de comer la misma cantidad que un perro más grande que ingiere una mayor cantidad de la toxina. Sin embargo, hay limitaciones. Algunas mascotas más pequeñas simplemente no físicamente pueden ingerir tanto como una mascota más grande.

La buena noticia es que la flor de pascua es de muy mal gusto, y la mayoría de los animales no comen grandes cantidades de ellas.
Por supuesto, algunos perros parecen tener una tendencia a comer cualquier cosa, independientemente del gusto, así que es mejor prevenir que lamentar: Mantenga fuera del alcance de flores de pascua de los gatos curiosos y los cachorros no exigentes.

Lirios de Pascua: Hace poco se descubrió que los lirios de Pascua contienen una sustancia que provoca insuficiencia renal en los gatos. Esta es una toxicidad grave potencialmente mortales. Su mascota debe ser tratada rápida por un veterinario para evitar la muerte. Sólo una o dos pétalos u hojas, e incluso el polen, pueden causar insuficiencia renal repentina.
Cactus de Navidad, el acebo y bayas de acebo: Estos pueden causar vómitos y diarrea en perros y gatos. Estos por lo general no son tan peligrosos como otras plantas, pero ¿por qué arriesgarse?

Uvas y pasas: A menudo se utilizan en pasteles de frutas de Navidad y el relleno. La ingestión puede causar insuficiencia renal en perros y amenazar la vida. Una vez más, el tratamiento rápido y agresivo es necesario. Líquidos por vía intravenosa y hospitalización por varios días se indican normalmente.

Chocolate: Es un peligro para todo el año, pero la mayoría de la gente hace más comida de hornear alrededor de la Navidad. Postres de chocolate, como el cacao caliente, puede causar hiperactividad, vómitos y diarrea, y la muerte en casos severos.

Esto es por lo general es más un problema en los perros que en los gatos por lo que comen. Sin embargo, si usted tiene ese gato extraño que come chocolate, el mismo riesgo se aplica.
Si su perro come chocolate, informe a su veterinario cuanto pesa su perro y la cantidad de chocolate y de qué tipo (negro, con leche, etc) fue ingerido. El chocolate blanco no contiene la sustancia tóxica, pero si la leche semi-amarga y el chocolate oscuro.

Nueces: Si va a agregar de inmediato a sus galletas, es necesario tener precaución también. En los perros, las nueces pueden causar síntomas neurológicos, como parálisis.

Sustituto del azúcar: Si usted se refresca el aliento con chicles sin azúcar o caramelos de menta, asegúrese de que su mascota no se coma de cualquier elemento que contenga xilitol. Se utiliza como un sustituto del azúcar en muchos productos, el xilitol tiene un efecto retardado en el hígado (a veces a la semana o dos después de la exposición).Pero también puede causar un problema más agudo: en peligro la vida hipoglucemia, conocida como azúcar en la sangre. Esto puede llevar a convulsiones y la muerte, así que el tratamiento por el veterinario de su mascota es muy importante.

Conservantes del árbol de Navidad: La mayoría de los conservantes utilizados en el agua del árbol de Navidad son bastante benignos. Si usted ve un animal de compañía a beber el agua alrededor de la base del árbol o comer agujas del árbol, para ver vómitos, diarrea o signos de que su mascota ha dejado de comer.

La lista de las toxinas mas comunes que se encuentran en los hogares de la mayoría de la gente es muy amplia, y sólo unos pocos figuran en esta lista. Si usted tiene preocupaciones de que el animal ha sido expuesto a una toxina, llame a su veterinario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario