sábado, 28 de enero de 2012

El Cuidado de su mascota.


Cuidar bien a una mascota, sea perro o sea gato, no solo exige alimentarla. También hay que llevarla al veterinario y proporcionarle ciertos cuidados de higiene y limpieza, tal y como lo hacemos con las personas.

El Baño

En el caso de los perros, con que se haga una vez al mes es suficiente. Dependiendo del tipo de pelaje, hay perros a los que se puede mantener muy bien solo con unos pocos baños al año. Solo los baños medicados, los cuales formula un veterinario como parte de un tratamiento, se indican para realizar de manera frecuente y con productos especiales. A los cachorros de gatos y perros no se los debe bañar sino hasta que se termine de completar sus vacunas, es decir, hasta los tres o cuatro meses de vida.

La peluquería

La peluquería en caninos, y en algunos felinos, es opcional. Se debe realizar por una persona profesional que conozca cada raza y tipo de corte, en un establecimiento o lugar de confianza que esté adecuado y dotado para prestar el servicio. Los gatos se encargan solos de su acicalado y limpieza, y se mantienen siempre muy aseados.

Corte de uñas

Se puede hacer en casa o en una veterinaria que ofrezca el servicio, que usualmente está incluido en el arreglo general de la mascota. Se realiza con un instrumento especial para mascotas. Si tiene miedo de hacerle daño, es mejor llevarlo a donde un experto.

El cepillado

Es un hábito importante, ya que mantiene el pelaje lustroso y desenredado; además, calma a las mascotas y permite construir un vínculo con ellas. También ayuda a detectar la presencia de bultos o anormalidades en su exterior. Si es posible, puede hacerse todos los días.

Limpieza de dientes

Existen dentífricos, geles y soluciones en el mercado para mantener una buena salud oral en las mascotas. Se puede acostumbrar a limpiar los dientes de perros y gatos desde pequeños. Esos productos traen un cepillo para hacer la limpieza, que se hace tres veces por semana sin enjuague. Es recomendable que lo revise un veterinario en su visita.

Cuidado con los oídos

En los animales también son muy delicados y no es necesario limpiarlos en casa, a menos que el médico veterinario lo pida como parte de un tratamiento y haya explicado cómo hacerlo. No se deben usar copitos o hisopos para limpiarlos, ya que se pueden lesionar.

El control de las vacunas

Existen dos tipos de vacunas: las univalentes (protegen contra un solo tipo de enfermedad; por ejemplo, la vacuna contra el parvovirus y la vacuna contra la rabia) y las polivalentes (protegen contra más de una enfermedad, como la tetravalente, las pentavalentes y hexavalentes).
Durante los primeros meses de vida del cachorro se realiza un esquema que consta de varias aplicaciones y refuerzos de las siguientes vacunas: parvovirosis, coronavirosis, distemper o moquillo, parainfluenza, hepatitis, leptospira y rabia.
Este esquema se plantea de acuerdo al criterio de cada veterinario y después, cada año, durante toda la vida del perro, se debe aplicar un refuerzo, que puede ser una vacuna polivalente, más una antirrábica o una hexavalente que ya incluye la rabia. Esté atento a las jornadas de vacunación que hacen las secretarías de salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario