miércoles, 15 de febrero de 2012

El asma en los animales


De todos los animales de compañía, los gatos y los caballos son los más propensos a sufrir de enfermedades que son equivalentes, si no exactamente de la misma, como el asma humana. En los gatos, la enfermedad es tan similar que los veterinarios por lo general se limitan a llamarla el asma felino. La bronquitis alérgica es otro término que se puede escuchar. En los caballos, las condiciones son un poco diferentes y es posible que el nombre de "obstrucción de vías respiratorias recurrentes (RAO)", "enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)," o "tirones".

La etiología del asma es más o menos lo mismo, no importa de qué especie se trata. Algo en el ambiente irrita la mucosa de las vías respiratorias. El irritante es comúnmente un disparador alérgico, pero los virus, las temperaturas frías, la respiración rápida debida al ejercicio, los productos químicos en el aire, etc, también puede ser el culpable. Cualquiera que sea la razón, las vías respiratorias se inflaman, las células producen más mucosidad de lo normal, y las vías respiratorias se estrechan debido a que los músculos que los rodean se contraen.

Los síntomas de un ataque de asma varían en función de su gravedad y la individualidad del paciente. Un episodio leve puede ser caracterizado por un período corto de respiración rápida o profunda, la tos, y el letargo que se resuelve por sí solo. Más graves ataques de asma son potencialmente mortales y pueden dejar a los animales, literalmente, sin aliento.

En el examen físico, el clásico signo de asma es un silbido espiratorio (es decir, un sonido de tono alto se escucha cuando el paciente espira). En casos severos, se puede escuchar el silbido, mientras estas de pie al lado del animal, pero la mayoría de las veces hacen falta un estetoscopio. Por supuesto, no todos los pacientes con sibilancias de asma y sibilancias no todos se asocian con el asma, por lo que los veterinarios necesitan los resultados de una historia clínica completa y un examen físico, y muchas veces las radiografías de tórax, análisis de sangre, exámenes de heces, y otras pruebas diagnósticas de forma definitiva pueden diagnosticar el asma.

El asma no puede curarse, pero en muchos casos se puede controlar muy bien que no tiene por qué afectar significativamente la calidad de un paciente en su vida. Si usted puede identificar los factores desencadenantes de su mascota (por ejemplo, el humo del cigarrillo, los ambientadores o arena para gatos con polvo o polen), haga todo lo posible para eliminarlos de su entorno inmediato. Los medicamentos que reducen la inflamación (por ejemplo, prednisona prednisolona, fluticasona, beclometasona, o la dexametasona) y dilatan las vías respiratorias (por ejemplo, la terbutalina, la teofilina, albuterol, salmeterol o el clenbuterol) son los pilares del tratamiento del asma en las mascotas. Para la administración a largo plazo, los medicamentos se administran idealmente como un aerosol usando una máscara y un espaciador para reducir el potencial de efectos secundarios sistémicos, pero en algunos casos los fármacos orales o inyectables son necesarios. Otras opciones de tratamiento incluyen la ciproheptadina, zafirlukast, montelukast, y la ciclosporina.

¿Tiene usted un gato con asma o un caballo, con arcadas? Si es así, ¿cuál ha sido su experiencia con la enfermedad y su tratamiento?

No hay comentarios:

Publicar un comentario