jueves, 23 de febrero de 2012

Los Parásitos externos en las mascotas

Parásitos Externos

En algún momento de sus vidas, muchas mascotas sufren la incomodidad que provocan los parásitos externos tales como pulgas, garrapatas o ácaros en su piel o en sus orejas. Estos parásitos pueden ser extremadamente irritantes para las mascotas, y pueden causarles problemas graves de piel, o incluso ser causa de enfermedades. Aún cuando este artículo le brinda información básica sobre los parásitos externos más comunes, su veterinario le puede informar mejor sobre las necesidades de su mascota. Los medicamentos modernos hacen que el control, el tratamiento y la prevención de muchos parásitos externos sean mucho más fáciles que en el pasado.

Pulgas:

Lo esencial sobre las pulgas

Las pulgas proliferan cuando el clima es cálido y húmedo. Dependiendo del clima de donde usted vive, las pulgas pueden ser un problema estacional o constante durante el año. Su mascota puede contraer pulgas donde quiera que exista una plaga, frecuentemente en áreas frecuentadas por otros perros y gatos. Las pulgas adultas son café oscuro, no mayores a una semilla de ajonjolí, y se pueden mover muy rápidamente sobre la piel de su mascota. Una vez que una pulga llega a adulta, se pasa casi todo el tiempo sobre su mascota. Las pulgas hembra empiezan a poner sus huevos dentro de las 24 horas posteriores a haber elegido a su mascota como anfitrión, produciendo hasta 50 huevos diarios. Estos huevos caen de su mascota hacia el piso, los muebles, la cama de su mascota o incluso en cualquier otro espacio interior o exterior a donde vaya su mascota. Pequeñas lombricillas como larvas abandonan los huevos y hacen sus madrigueras en tapetes, bajo los muebles o en el suelo antes de comenzar a tejer un capullo. La crisálida del capullo de la pulga puede permanecer latente (inactiva) durante semanas antes de transformarse en adulta que esté lista para infestar (o volver a infestar) a su mascota. El resultado es un ciclo de vida de la pulga que va de entre 12 días hasta 6 meses, dependiendo de
factores ambientales tales como temperatura y humedad.



Diagnóstico, riesgos y consecuencias

Puede que usted no sepa que su mascota tiene pulgas hasta que su número aumente al grado de que su mascota esté obviamente incómoda. Las señales de los problemas de las pulgas van desde un leve enrojecimiento hasta un rascado grave que puede llegar a provocar úlceras abiertas o infecciones de la piel (“manchas calientes”). Una de las primeras cosas que puede notar en una
mascota con pulgas es la “suciedad de pulgas”: los excrementos negros de la pulga que su mascota muestra en su pelaje. Quizás de hecho no pueda ver las pulgas, pero aún así pueden estar en su mascota y en el ambiente. Las pulgas muerden a los animales y les chupan la sangre; las mascotas jóvenes o pequeñas infestadas con pulgas pueden volverse anémicas. Algunas mascotas pueden desarrollar alergia a la saliva de la pulga, lo cual provocará una irritación y rascado más grave; estas mascotas pueden tener una comezón más severa con sólo una o dos mordeduras de pulga. Las mascotas también pueden infectarse con ciertos tipos de solitaria si ingieren pulgas que traigan huevos de solitaria (una mascota que se rasca las mordeduras de pulga con los dientes generalmente se come la pulga). En áreas con plagas de pulgas que van de
moderadas a graves, también puede resultar que la gente presente mordeduras de pulgas. Aunque las pulgas pueden también transmitir otras enfermedades infecciosas a mascotas o a las personas, esto no es común.

Tratamiento y control

Su veterinario le recomendará el plan adecuado para el control de laspulgas en su mascota, de acuerdo a las necesidades y la gravedad de laplaga de pulgas. Las mascotas en riesgo de contraer pulgas deberán tratarse con un preventivo adecuado durante la temporada de pulgas. Su veterinario le puede recomendar el producto que mejor se adapte a su mascota. Ya que la pulga pasa la mayor parte del ciclo de vida en su mascota, el tratar solamente a su mascota no eliminará el problema. Si elimina a las pulgas adultas pero no elimina los huevos, las larvas y las crisálidas, su mascota se volverá a infestar cuando estas pulgas se transformen en adultas y el ciclo comience de nuevo. De allí que además de brindar un tratamiento a su mascota, debe eliminar la población de pulgas en su hogar limpiando profundamente el área donde duerme su mascota, aspirando los pisos y los muebles con los que la mascota está frecuentemente en contacto. Realice una cuidadosa y frecuente limpieza/aspirado del área donde habita la mascota para ayudar a eliminar y matar los huevos, las larvas y las crisálidas de las pulgas. Puede que se le aconseje fumigar su casa con insecticidas para matar a las pulgas; consulte al veterinario sobre productos seguros que no dañen a sus mascotas o a los niños. Las larvas de pulga son más resistentes a los insecticidas que las pulgas adultas. Se recomienda que también fumigue su patio cuando haya una plaga de pulgas de moderada a grave. Su veterinario puede recomendarle una buena estrategia para prevenir futuras plagas de pulgas.

Garrapatas:

Lo esencial sobre las garrapatas

Las garrapatas comúnmente se encuentran en áreas de árboles, matorrales, arbustos y maleza, y cualquier animal (o persona, si es el caso) que entre en estos lugares corre el riesgo de convertirse en el anfitrión de una garrapata. Las garrapatas inmaduras se alimentan por lo
general de animales silvestres que se encuentran en bosques, praderas y matorrales. Las garrapatas adultas buscan anfitriones más grandes, tales como perros o gatos que se aventuren en estos hábitats. La exposición a las garrapatas puede ser estacional, dependiendo de la localización geográfica. Hay muchas especies diferentes de garrapatas que pueden afectar a los perros y a los gatos.

Diagnóstico, riesgos y consecuencias

Las garrapatas se encuentran más frecuentemente alrededor del cuello de su mascota, en sus orejas, en los pliegues entre las patas y el cuerpo, y entre los dedos, pero pueden encontrarse en cualquier parte del cuerpo y generalmente son fáciles de ver o tocar. Los gatos pueden tener garrapatas en su cuello o cara. Las mordeduras de garrapata pueden provocar irritación de la piel y en plagas pueden provocar anemia en las mascotas. ¡Una garrapata hembra adulta puede beber hasta 100 veces su peso en sangre! Las garrapatas también pueden propagar enfermedades infecciosas graves (tales como borreliosis, fiebre manchada de las Montañas Rocosas, y otras) a las mascotas y a la gente de la que se alimentan. También pueden provocar parálisis por garrapata. El riesgo de enfermedad varía dependiendo del área geográfica y de las especies de garrapatas.

Tratamiento y control

La rápida eliminación de las garrapatas es muy importante, ya que disminuye la posibilidad de transmisión de la enfermedad de la garrapata a su mascota. Elimine las garrapatas cuidadosamente usando pinzas para afianzar firmemente la garrapata lo más cerca posible a la piel de la mascota, y tire de ella lo más suave y firmemente posible para liberarla sin torcerla o aplastarla durante la extracción. Si aplasta, tuerce o sacude la garrapata al sacarla de la piel de su mascota mientras que la cabeza aún permanece enterrada, puede ocasionar que la boca de la garrapata permanezca dentro de la piel de su mascota, lo cual puede provocar una reacción e infectarse. Después de que haya retirado la garrapata, aplástela evitando entrar en contacto con sus fluidos, que pueden provocar enfermedades. No intente asfixiar a la garrapata con alcohol o vaselina, o aplicarle un cerillo caliente, ya que esto puede provocar que la garrapata regurgite saliva dentro de la herida e incrementar el riesgo de enfermedad si la garrapata está infectada.
Las mascotas en riesgo de contraer garrapatas deberán tratarse con un preventivo adecuado durante la temporada de garrapatas. Su veterinario puede recomendarle el producto que se adapte mejor a las necesidades de su mascota. Los dueños que lleven a sus mascotas a áreas proclives a garrapatas durante campamentos, prácticas deportivas o excursiones, deben examinar a sus mascotas de inmediato al regresar a casa para ver que no tengan garrapatas y en caso de que así sea, eliminarlas. Si su mascota contrae garrapatas en su patio, podar sus arbustos y retirar los matorrales reducirá la posibilidad de que su mascota se exponga al riesgo de infestación. Y si encuentra garrapatas en su mascota, ¡no olvide revisarse usted también!

Ácaros de las orejas:

Lo esencial sobre los ácaros

Los ácaros de las orejas son comunes en perros y gatos jóvenes, y generalmente se confinan a las orejas y área circundante. Los ácaros son muy pequeños, y solamente pueden ser vistos con la ayuda de un microscopio. Su mascota puede contraer ácaros por estar en contacto cercano con una mascota infestada o con su cama.

Diagnóstico, riesgos y consecuencias

Los ácaros de las orejas pueden causar una irritación intensa del canal auditivo. Las señales de infestación con ácaros de las orejas incluyen que su mascota sacuda su cabeza y se rasque sus orejas excesivamente. Puede rascarse hasta el punto de crearse úlceras sangrantes alrededor de sus orejas. El rascado excesivo también puede provocar el rompimiento de los vasos sanguíneos en el pabellón de la oreja, lo que provoca la formación de una bolsa de sangre (un hematoma auditivo) que puede requerir de cirugía. En caso de infecciones con ácaros de las orejas, es común que existan secreciones de color café o negro por la oreja, y pueden ocurrir infecciones secundarias con bacterias u hongos. Generalmente se examina una muestra de las secreciones bajo el microscopio para confirmar la presencia de ácaros de las orejas.

Tratamiento y control

El tratamiento de los ácaros de las orejas implica una limpieza profunda de las orejas y el uso de medicamentos. Su veterinario puede recomendar un plan de tratamiento efectivo.

Ácaros de la sarna sarcóptica:

Lo esencial sobre los ácaros

Los microscópicos ácaros de la sarna sarcóptica causan sarna sarcóptica, que se conoce también simplemente como sarna. La sarna sarcóptica puede afectar a perros de cualquier edad y tamaño, en cualquier momento durante el año. Los ácaros de la sarna sarcóptica son altamente contagiosos a otros perros y pueden pasarse por contacto cercano con animales infestados, su cama o las herramientas para su aseo.

Diagnóstico, riesgos y consecuencias

Los ácaros de la sarna sarcóptica se desplazan por la capa superior de la piel del perro, causándole una comezón intensa. Los síntomas clínicos incluyen pérdida generalizada de pelo, erupción cutánea y costras. Debido a la intensa irritación, se pueden desarrollar infecciones dérmicas secundarias. Las personas que están en contacto cercano con un perro afectado pueden
desarrollar una erupción cutánea y deberían consultar a su médico. La sarna sarcóptica se confirma generalmente tomando una muestra de piel y examinándola bajo el microscopio.

Tratamiento y control

Los perros con sarna sarcóptica requieren de medicamentos para eliminar los ácaros, así como un tratamiento adicional para aliviar la piel y resolver las infecciones relacionadas. También es necesaria la limpieza y el tratamiento del ambiente del perro.

Ácaros de la sarna demodéctica:

Lo esencial sobre los ácaros

La sarna demodéctica que provocan los ácaros de la sarna demodéctica es principalmente un problema en los perros. Los ácaros de la sarna demodéctica son microscópicos y no son altamente contagiosos. En general los ácaros demodécticos no se propagan a otros animales
o a través de las especies. Sin embargo, una hembra puede pasar los ácaros a sus cachorros.

Diagnóstico, riesgos y consecuencias

La sarna demodéctica localizada tiende a aparecer en perros jóvenes (generalmente menos de 6 meses de edad) como parches de piel escamosa y enrojecimiento alrededor de los ojos y el hocico, y quizás de las patas y el tronco. La comezón no es común en este tipo de plaga sarnosa a menos que ocurra una infección secundaria. A diferencia de otros tipos de sarna, la sarna demodéctica puede indicar un problema médico subyacente, y se deberá por ello hacer una cuidadosa evaluación del estado general de salud de su mascota. Con menos frecuencia, los perros jóvenes y viejos experimentan una forma más grave de la sarna demodéctica (demodicosis generalizada) y pueden mostrar parches rojizos ampliamente extendidos, pérdida de pelo, y piel escamosa y gruesa. Los perros con demodicosis pueden desarrollar infecciones bacterianas secundarias que requieran de tratamiento adicional. Los gatos rara vez se infectan con sarna demodéctica, y el ácaro demodéctico en gatos no es el mismo que el ácaro demodéctico en perros. Los gatos afectados pierden el pelo, se llenan de costras y de piel escamosa alrededor de la cara, cuello y párpados y pueden asearse las áreas excesivamente. También puede ser que se rasquen más que los perros afectados por demodicosis. La sarna demodéctica se confirma generalmente tomando una muestra de piel y examinándola bajo el microscopio.

Tratamiento y control

Su veterinario analizará las opciones de tratamiento con usted. El tratamiento en perros con sarna demodéctica localizada generalmente tiene resultados favorables. Sin embargo, la demodicosis generalizada puede ser difícil de tratar, y el tratamiento puede mantener la enfermedad bajo control, en vez de curarla.

Puntos importantes

• Verifique si su gato o perro tiene pulgas, garrapatas o anormalidades en su pelaje cuando asee a su mascota o regrese a casa desde áreas que pudieran tener poblaciones mayores de estos parásitos.
• Si su mascota se rasca, muerde o lame excesivamente su pelaje, o si sacude persistentemente su cabeza o se rasca las orejas, consulte a su veterinario. Estos síntomas clínicos pueden indicar la presencia de parásitos externos o de otras enfermedades que requieren del cuidado médico.
• El tratamiento rápido de los parásitos disminuye la incomodidad de su mascota, las posibilidades de transmisión de enfermedades, y puede reducir el grado de infestación de su hogar.
• Cuando una mascota se infeste, analice con su veterinario la salud de todas las mascotas de su hogar. Algunos parásitos circulan entre las mascotas, haciendo difícil el control de las plagas a menos que se tome en cuenta a las otras mascotas.
• Consulte a su veterinario antes de comenzar el tratamiento. Dígale a su veterinario si ha probado ya algún remedio para los parásitos, ya que esto puede influir en su recomendación.
• Tenga cuidado especialmente cuando aplique insecticidas a gatos, ya que son particularmente sensibles a estos productos. Nunca utilice un producto que no esté aprobado para gatos, porque los resultados pueden ser letales.
• Siga cuidadosamente las indicaciones en la etiqueta.
• Deje el tratamiento en manos de los expertos. Su veterinario ofrece experiencia técnica que le puede ayudar a identificar productos que pueden tener mayor efectividad y un control más seguro de los problemas parasitarios de su mascota.

No hay comentarios:

Publicar un comentario