miércoles, 22 de febrero de 2012

Como seleccionar un caballo

¿Qué tienen de especial los caballos y los ponis?

Los caballos y los ponis pueden ser maravillosos compañeros, amorosos y de larga vida. Tienen una esperanza de vida promedio de 25 a 30 años, ¡Algunos llegan a vivir hasta 40 años o más! También pueden ser compañeros para montar e ir a hacer ejercicio, hacer actividades recreativas y para participar en competencias.

¿Qué opciones tiene al seleccionar un caballo o poni?

Existen más de 200 razas de caballos y ponis en el mundo. Cada raza tiene cualidades únicas y no todas las razas son adecuadas para todos los jinetes y todas las actividades. También existen muchas cruzas que producen una variedad casi infinita de caballos mestizos. Ya que la equitación requiere un trabajo en equipo entre el caballo y su jinete, es importante que seleccione a un caballo que se ajuste a su temperamento y estilo para montar. Un jinete nervioso y temeroso debería buscar un caballo tranquilo que no reaccione ante el temor. Los jinetes principiantes deberían buscar caballos experimentados y bien entrenados. Un jinete experimentado querrá un caballo sensible que responda a las órdenes más sutiles, o un caballo joven y sin experiencia que pueda ser entrenado. Antes de decidirse a comprar su propio caballo, usted debería tener algo
de experiencia en equitación o haber tomado clases. Una vez que usted esté consciente de sus capacidades y limitaciones para montar, estará en una mejor posición para elegir un caballo con el temperamento y entrenamiento que sean adecuados para usted. Antes de comprar, también considere qué tipo de equitación pretende practicar, estilo inglés o del oeste. Ambos estilos de equitación son adecuados para dar paseos placenteros; sin embargo, es posible que los jinetes expertos busquen un estilo de equitación inglés para llevar a cabo actividades como el adiestramiento, saltos de cerca, cacerías y concursos hípicos. Se elige un estilo de equitación del oeste para las carreras de barriles, actividades de cuidado de ganado, riendas y eventos
de rodeo. Muchos caballos son entrenados en estilos tanto inglés como del oeste.
Sea cual sea su estilo de equitación preferido, es mejor si su primer caballo ya fue “instruido” o entrenado para tal propósito, a menos que usted sea un jinete experimentado y quiera intentar entrenarlo. Un caballo adulto que ya tiene las habilidades que usted necesita es una mejor compra, y más segura, para un dueño primerizo o un jinete joven, en vez de comprar uno que requiera mucho entrenamiento.

¿Cuáles son las necesidades especiales de los caballos y ponis?

Tener un caballo es una gran responsabilidad. Requiere un compromiso tanto de tiempo como de dinero. El nuevo dueño debería estar dispuesto a destinar tiempo en el aseo, ejercicio y cuidado del animal, o asumir la responsabilidad de vigilar que se realicen diariamente los cuidados básicos. El cuidado dental, veterinario y de los cascos también son vitales para mantener saludable a su caballo o poni.

¿Quién cuidará de su caballo o poni?

El alojamiento en las caballerizas ofrece un nivel de cuidado que va desde el servicio completo (donde la caballeriza proporciona alimento, asistencia y cuidado básico) hasta el cuidado en persona (donde el dueño efectúa todas las tareas, incluyendo la limpieza del establo). Los dueños pueden optar por tener a sus caballos en los establos, sacarlos a pastar o una combinación de ambos. Antes de comprar un caballo para sus hijos, los padres deberían evaluar su nivel de compromiso. Los caballos brindan mucha diversión, pero también implican mucho trabajo. Una manera de evaluar el compromiso y la capacidad de cuidado de un niño hacia un caballo es programar unas lecciones de equitación en unas caballerizas locales, alquilar un caballo de manera parcial o compartida, o pasar tiempo ayudando a cuidar el caballo de otra persona. Una vez que el niño esté consciente de la cantidad de tiempo y esfuerzo que se requiere para cuidar apropiadamente a un caballo, será más fácil decidir si se compra el caballo en ese momento o después.

¿Se adapta un caballo o un poni a su estilo de vida?

Determine si su estilo de vida le permite tomarse el tiempo para dedicarse a un caballo o poni. Determine dónde albergará al animal y cuánto le costará. Aunque el alojamiento en caballerizas puede satisfacer las necesidades básicas de su caballo o poni, estos animales merecen más atención de su parte que sólo un paseo de fin de semana. Considere el tiempo que se tomará para ir y regresar de la caballeriza. Si usted vive en una propiedad donde puede mantener a un caballo , y físicamente, asegúrese de tener una caballeriza adecuada para proteger al caballo de las inclemencias del tiempo. Piense en el tiempo que necesita para cumplir con la alimentación
diaria, aseo y otras tareas de mantenimiento que se presentan al tener un caballo, de igual forma, piense en alguien que pueda cuidar a su caballo o poni cuando usted se vaya de vacaciones o salga de viaje por más de un día. Si usted vive en una zona de clima frío, considere alojar al animal en
un establo con un ruedo interior si planea montar durante los meses más fríos. Montar a temperaturas congelantes puede ser muy desagradable y peligroso tanto para el caballo como para el jinete.

¿Puede usted mantener a un caballo o un poni?

Cuando se tiene un caballo, los gastos pueden incrementarse rápidamente, e incluyen alojamiento (si lo lleva a una caballeriza), alimentación, cuidado veterinario, cuidado de los cascos y equipo de
equitación. Otros gastos potenciales incluyen los costos del equipo (silla de montar, manta para la silla de montar, brida, cabestro y otros accesorios), cuotas de entrenamiento, uniforme de equitación (que incluye un casco), cuotas de registro al evento y transporte. En muchos casos, el precio de compra es menor a la cuota de las caballerizas y los gastos de mantenimiento.

¿Dónde puede conseguir un caballo o un poni?

Un buen lugar para comprar un caballo o un poni incluyen: la caballeriza donde usted monta o donde planea alojar al caballo; con los instructores o entrenadores de equitación; los criadores de
caballos; amigos que sean entusiastas de los caballos; los anuncios clasificados; el tablero de anuncios de la tienda de artículos para caballos; y por Internet. A menudo, los grupos de rescate tienen caballos adecuados para adopción. Cada fuente tiene sus ventajas y sus riesgos. Sea cual sea la fuente, los compradores novatos de caballos deberían buscar la ayuda de una persona confiable y bien informada sobre caballos.

¿Qué debería buscar en un caballo o un poni sano?

El temperamento del animal debería ser la característica más importante para usted. Observe su comportamiento general y la manera de reaccionar ante las personas y su entorno. Asegúrese de
observar al animal en un lugar bien iluminado, de preferencia al exterior, a la luz del sol. Observe al dueño mientras cepilla y ensilla al caballo y nunca compre un caballo que muestre un mal
comportamiento en la caballeriza. Pídale al dueño que monte al animal y lo lleve a andar. Si usted está comprando un caballo especialmente entrenado para cazar, saltar o para otra actividad, pídale al dueño que le demuestre sus habilidades. Cuando sea su turno para montar, trate de
realizar alguna habilidad especial que el caballo sepa hacer. Ésta es una inversión importante y se le debería permitir que evalúe al animal a conciencia. No se apresure a tomar una decisión: programe una segunda visita para observar una vez más la conducta del caballo. Durante la
segunda visita, usted puede hacer observaciones importantes que no notó la primera vez. Muchas veces, se puede programar un breve “período de prueba o de alquiler” (de 7 a 10 días) para un comprador potencial, para tener tiempo de determinar si usted y el caballo son realmente compatibles. Finalmente, no compre un caballo o un poni sin antes haber sido examinado a conciencia por un veterinario con experiencia en llevar a cabo exámenes de pre-compra. Dicho examen puede revelar problemas de salud que podrían afectar de manera negativa el desempeño y la calidad de vida del caballo. Éste consiste en realizar al caballo un examen y una evaluación física completa de sus ojos, orejas, corazón, pulmones, patas, cascos, sistema digestivo y piel. Además, el caballo es evaluado en su movimiento para detectar
cualquier evidencia de cojera. Otros procedimientos que pueden llevarse a cabo en base al uso previsto del caballo, por petición del comprador, o por recomendación del veterinario, incluyen
radiografías (rayos-x), pruebas de sangre, pruebas de sustancias tóxicas, examen de ultrasonido, evaluación reproductiva o examen endoscópico. Recuerde que después de que usted haya comprado su caballo, su veterinario es la mejor fuente de información sobre sus vacunas, control parasitario, cuidado dental y otros asuntos rutinarios de salud, así como de la atención médica de
emergencia.

Cuando usted adquiere un caballo

Usted acepta la responsabilidad por la salud y bienestar de otro ser vivo. Usted también es responsable por el impacto que su caballo pueda tener en su familia, sus amigos y su comunidad. Un caballo será parte de su vida durante muchos años. Invierta el tiempo y esfuerzo necesarios para hacer que los años que pasen juntos sean muy felices. Cuando usted elige un caballo, se compromete a cuidarla para toda su vida. ¡Elija sensatamente, mantenga su promesa, y disfrute una de las experiencias más gratificantes de la vida!

No hay comentarios:

Publicar un comentario