jueves, 5 de abril de 2012

Una investigación ayuda a predecir y controlar las convulsiones en perros epilépticos.


Las personas con epilepsia también podrían beneficiarse del dispositivo y la medicina preventiva.

Las investigaciones realizadas por la Universidad de Minnesota, Colegio de Medicina Veterinaria, podría ayudar a predecir a los propietarios de los perros epilépticos graves, y controlar más eficazmente el tratamiento de las convulsiones de sus mascotas.

La investigación se centra en un pequeño dispositivo implantado que monitorea continuamente la actividad cerebral mediante EEG o electroencefalograma, dando las lecturas.

El dispositivo, que ya ha sido probado para detectar los ataques en ciertas especies, se está desarrollando para el tratamiento de convulsiones preventivas, no sólo en los perros, también en los humanos.

“Qué sería más importante, que nadie lo ha hecho todavía, es que puede predecir un ataque antes de que ocurra, y luego intervenir con los medicamentos", dijo Ned Patterson, investigador principal del estudio y co-fundador de la Red de epilepsia en perros.

Mientras que el dispositivo no está implantado en los perros en la clínica de Patterson, predice que el dispositivo será "totalmente en marcha y funcional" en los pacientes caninos en los próximos seis meses.

En todo el país, se informó que 2.1 millones de perros - entre el 1 y el 5 por ciento de todos los perros en los EE.UU. - sufren de algún tipo de epilepsia o convulsiones recurrentes, incluyendo JD, un terrier Jack Russell propiedad de Elizabeth Prescott estudiante de tercer año de veterinaria.

JD comenzó a tener convulsiones a los 5 años, dijo Prescott, y sufrió de cerca de un mes antes de ser atendido en la clínica veterinaria de la Universidad.

La crisis
 afectó no sólo en el comportamiento de JD y la salud, sino en su dueña también.
"No quería salir mucho, no quería caminar tanto tiempo, parecía un poco nervioso", dijo. "Tiene un poco de miedo cuando le pasa [tienen un ataque]. Es muy estresante”.

JD es uno de los cerca de 300 perros que reciben tratamiento en las clínicas veterinarias de la Universidad de crisis epilépticas o que se repiten cada año.

Ahora con 12 años de edad, JD sólo experimenta una convulsión de un año, una mejora que Prescott cree a Patterson, que sirve no sólo como médico de su perro, sino como uno de sus profesores también.

"Ha sido muy agradable como estudiante saber que alguien que está haciendo una gran investigación y es realmente un experto en el campo se está haciendo para enseñarnos", dijo Prescott. "Y me ayuda a sentirme realmente bien acerca de cómo estamos tratando a mi perro."

La investigación de Patterson, incluyendo su trabajo actual con el dispositivo implantado, tiene como objetivo ayudar a los dueños de los perros alcanzar la paz mental, el saber siempre y cuando su mascota tendrá un ataque y cómo se puede tratar usando la medicación.

El estudio del dispositivo, la colaboración entre los investigadores interesados de la salud ​​en los varios ataques, tanto en los humanos como en los perros, también pueden ayudar a dar a las personas con epilepsia, la misma paz en la mente.

Financiado a través de una subvención del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebro vasculares, la investigación es una colaboración entre la facultad de veterinaria de la Universidad y la Facultad de Farmacia, de la Clínica Mayo, de la Universidad de Pennsylvania y Neuro Vista Corporation, la compañía que está detrás del dispositivo.

Las pruebas preliminares de la eficacia del dispositivo en los seres humanos se están llevando a cabo en 15 pacientes humanos en Australia, agregó Patterson.

Con el dispositivo, a una persona con epilepsia que se le advierta cuando un ataque se produce y evitar que con menos fármacos que se requiere para detener un ataque que ya está ocurriendo, dijo James Cloyd, un profesor en la Facultad de Farmacia y un investigador en el estudio.

En la investigación, Cloyd se centra en el uso de los medicamentos ya existentes para tratar con eficacia las crisis previstas en pacientes que usan el dispositivo implantado.

"Este estudio nos da esta maravillosa oportunidad para determinar cómo este sistema puede funcionar, y lo podemos hacer en los perros que tienen casi el mismo tipo de epilepsia, que los seres humanos", dijo Cloyd.

Si bien la investigación de Patterson normalmente se centra en los animales, él está muy entusiasmado con los beneficios potenciales de este estudio presenta a los pacientes humanos.

"Soy, ante todo, un veterinario, así que sólo voy a hacer la investigación si se va a ayudar a los perros", dijo. "Pero si también ayuda a los humanos, es realmente genial."

No hay comentarios:

Publicar un comentario