sábado, 26 de mayo de 2012

SCHUTZHUND - ¿Que es el Schutzhund?

¿Qué es el Schutzhund?

Schutzhund es una palabra alemana que significa "perro de protección". Se refiere al deporte que se centra en el desarrollo y evaluación de esas características en los perros haciéndolos más útiles y felices compañeros de sus propietarios.

El trabajo del Schutzhund se concentra en tres partes. Muchos familiarizados con el trabajo de obediencia de los afiliados al American Kennel Club reconocerán la primera y segunda parte, rastreo y obediencia. Las normas del Schutzhund para la tercera parte, el trabajo de protección, son parecidas a las de los perros de trabajo policial.

Mientras perros de otras razas se admiten también en pruebas Schutzhund, este test de evaluación de raza, se desarrolló específicamente para el Perro de Pastor Alemán. El Schutzhund está destinado a demostrar la inteligencia y utilidad del perro. Como prueba de trabajo, el Schutzhund mide la estabilidad mental del perro, resistencia, rendimiento estructural, capacidad para rastrear, voluntad de trabajo, coraje y adiestrabilidad.

Este deporte de perros de trabajo ofrece una oportunidad para los propietarios de perros de entrenar su perro y competir unos con otros para el reconocimiento de la capacidad del guía para entrenar y del perro para desempeñar lo que de él se requiere. Es un deporte disfrutado por personas de variadas profesiones, quienes se unen por un compañerismo nacido de su interés común en trabajar con sus perros. Personas de todas las edades y condiciones de vida (incluso aquellos con incapacidades significativas) disfrutan del Schutzhund como deporte. Asiduamente es un deporte familiar..

Las tres partes de una prueba Schutzhund

La fase de rastreo incluye un test de temperamento por la cual el juez supervisor asegura la solidez mental del perro. Cuando se aproxime muy cerca con la traílla floja, el perro no debería actuar tímida o agresivamente. La pista se traza primero por una persona que camina con normalidad sobre una superficie natural tal como tierra o hierba. La pista incluye un número de giros y un número de objetos pequeños, dejados por esta persona sobre su propia pista. Al final de una cinta de 30 pies, el guía sigue al perro que aguarda para olfatear la pista e indicar la ubicación de los objetos, comúnmente tumbándose con ellos entre sus patas delanteras. La fase de rastreo se destina para probar la adiestrabilidad del perro y la capacidad para olfatear, así como también su resistencia mental y física.

La fase de obediencia incluye una serie de ejercicios al pie, alguno de los cuales son alrededor de un grupo de gente. Durante el seguimiento, hay una prueba de disparo de revólver para asegurar que el perro no reacciona abiertamente a tales ruidos bruscos. Hay también una serie de ejercicios de campo en que al perro se le manda sentarse, tumbarse, y quedarse mientras el guía continúa caminando. Desde estas diversas posiciones, el guía vuelve al perro. Con pesas de diversos pesos, se requiere al perro para que cobre sobre una superficie plana, sobre una valla de un metro y sobre una empalizada de seis pies. Al perro se le pide también que corra en dirección recta desde su guía a la orden y se tumbe a una segunda orden.

Finalmente, cada perro permanece en posición de tumbado lejos de su guía, a pesar de las distracciones, mientras otro perro finaliza los ejercicios de obediencia. Todos los ejercicios de obediencia son pruebas de temperamento canino, de rendimiento estructural, y muy notablemente, de voluntad para servir al hombre o a la mujer.

La fase de protección prueba el coraje del perro, la fortaleza física, y la agilidad. El control del perro por parte del guía es absolutamente necesario. Los ejercicios incluyen una búsqueda de escondites, búsqueda de una persona oculta (que actúa como señuelo), y vigilar a ese señuelo mientras se aproxima el guía El perro aguarda para perseguir al figurante cuando intente escapar y para sujetarlo con un agarre firme. El figurante es cacheado y llevado al juez con el guía y el perro caminando detrás y luego al lado derecho. Cuando el figurante intenta atacar al guía, el perro ataca y agarra firmemente sin vacilación.

La prueba final de coraje sucede cuando el figurante es requerido para que salga fuera del escondite por el conductor del perro desde el lado opuesto del campo de pruebas. El perro se envía tras el figurante cuando éste intenta salir corriendo. Justo cuando el perro está a punto de agarrar al figurante, el juez da la señal para que éste se vuelva y corra directamente hacia el perro, amenazándolo con un bastón. Todas las mordidas durante la fase de protección se espera que sean firmemente colocadas sobre la manga de protección y soltadas a la orden y/o cuando el figurante interrumpa la lucha. Las pruebas de protección se destinan a asegurar que el perro no es ningún cobarde ni una amenaza criminal.

El Schutzhund alrededor del mundo

La primera prueba Schutzhund tuvo lugar en la Alemania en 1901 para acentuar el correcto temperamento de trabajo y la aptitud en la raza Pastor Alemán. Originalmente, estos perros eran perros de pastor, pero la industrialización de Alemania animó a los criadores a promocionar el uso de sus perros como policías y perros militares. El Verein für Deutsche Schaferhunde (SV), el club padre, llegó a la conclusión de que esto conduciría a una crianza descuidada y a rasgos indeseables tales como la inestabilidad mental, así que desarrollo la prueba Schutzhund.

Desde entonces, muchos otros países y organizaciones de perros de trabajo tienen también adoptado el Schutzhund como deporte y prueba de rendimiento y trabajo canino cuyas reglas internacionales han sido establecidas y son administradas por el Verein für Deutsche Hundesport Alemán (VDH).

En el 1970 tuvo lugar en U.S.A. la primera prueba Schutzhund, fue en California. En 1987, el United Schutzhund Clubs of América solo da la conformidad aproximadamente a 300 pruebas con una admisión total de alrededor de 1,800 equipos perros/guías. Más de 17 países enviaron equipos de competición al Campeonato Mundial de perros Schutzhund de la Unión Mundial de Clubes de Perros de Pastor Alemán.

Los títulos de Schutzhund

Hay tres de niveles en las pruebas Schutzhund. Para Schutzhund I, los perros deben tener por lo menos 14 meses de edad y pasar una prueba inicial de temperamento por el juez. El perro debe caminar al pie con la traílla y sin ella, dejar constancia de las pruebas del sentado sobre la marcha, tumbado sobre la marcha y quedarse quieto, así como el envío hacia adelante. Debe cobrar sobre el terreno y sobre una valla. En el rastreo, debe ser capaz de seguir una pista trazada por su guía de por lo menos 20 minutos de antigüedad. También hay pruebas de protección.

Para Schutzhund II el perro debe tener por lo menos 16 meses de edad y haber obtenido ya el grado de Schutzhund I Debe pasar de nuevo todas las pruebas de obediencia y protección requeridas por el Schutzhund I, pero esas pruebas, para Schutzhund II, se hacen más difíciles y requieren una resistencia mayor, agilidad y sobre todo, control. Se requiere un cobro adicional sobre una empalizada de 6 pies. En rastreo, el candidato a Schutzhund II debe ser capaz de seguir una pista trazada por un extraño de por lo menos 30 minutos de antigüedad.

Para Schutzhund III, el grado de los expertos, el perro debe tener por lo menos 18 meses de edad y debe haber obtenido tanto el título de Schutzhund I como el de Schutzhund II. Nuevamente, las pruebas ahora se hacen mucho más difíciles. Todos los ejercicios en la obediencia y en la protección se efectúan sueltos de traílla. Se añade un ejercicio de quedarse de pie sobre la marcha andando y a la carrera. En rastreo, el perro debe seguir una pista que fue trazada por un extraño por lo menos de 50 minutos de antigüedad. La pista tiene cuatro ángulos, comparados con los dos ángulos para Schutzhund I y II, y hay tres objetos, antes eran dos, que deben ser encontrados por el perro. La imagen de obediencia, fortaleza, afán, y confianza presentada por un excelente equipo de Schutzhund III es una hermosa ilustración de la asociación de hombre y perro.

Además de las pruebas de temperamento del Schutzhund, el United Schutzhund Clubs of America ofrece tres grados de adiestramiento: el FH: grado avanzado de rastreo; el B, un grado básico de obediencia para el perro de compañía en el tráfico y el WH, o grado básico de protección que incluye obediencia básica.

El valor de la cría

Cualquier Pastor Alemán registrado que ha obtenido un grado de Schutzhund ha demostrado capacidad suficiente como perro de trabajo para dar la talla en el apto para la cría. El apto para la cría es un examen muy detallado de la estructura del perro, temperamento, y pedigree y requiere tanto una certificación de articulaciones de cadera correctas como un rendimiento suficiente en una prueba de resistencia (AD). Los perros que lo hacen bien en el apto para la cría reciben un Koerklasse I o Koerklasse II. Esta es una recomendación y evaluación por un adiestrador y juez experto reconocido en la que se valora el mérito del perro como semental. Los perros clasificados Koerklass II son "adecuados como sementales" y los perros clasificados Koerklass I son "recomendados como sementales". De esta manera, hay un muy alto nivel de seguridad de que los cachorros nacidos y engendrados por perros Schutzhund sean de temperamento serio, alta inteligencia, nervios estabilizados, extrema resistencia, gran fuerza y estructura correcta.

¿Qué busca el juez en el perro?

En todas las tres etapas, -Schutzhund I, II, y III - cada una de las tres fases: obediencia, rastreo, y protección, valen 100 puntos, para un total de 300 puntos. Si un perro no recibe un mínimo del 70% de los puntos en el rastreo y obediencia y el 80% de los puntos en la protección, o si el perro fracasa en la pre-prueba del test de temperamento, no se le otorga un grado ese día y debe repetir la prueba entera, pasando todas las fases de ésta en otra posterior. En cada acontecimiento, el juez busca el entusiasmo, la concentración, precisa en un perro de trabajo. Clasificaciones y puntuaciones altas, se dan al animal que muestra una capacidad y una voluntad fuerte para trabajar para su guía humano.

El perro Schutzhund en el hogar

Desde que el Schutzhund es la manifestación de la mayoría de las características deseables del Pastor Alemán, los perros bien entrenados en Schutzhund usualmente son los compañeros excelentes en el hogar. El perro de Pastor Alemán -como cualquier otro perro de trabajo que posee estabilidad mental- tiene la confianza en sí mismo, que le permite estar en paz con su entorno.

Además de correcto rendimiento estructural para el largo y arduo trabajo, el estándar del Perro de Pastor Alemán, requiere estabilidad mental y voluntad para trabajar. El perro debería ser amistoso, permanecer tranquilo en su lugar, mostrar confianza y una voluntad para convivir, Debe ser audaz, pero también bondadoso con los niños.

El Perro de Pastor Alemán no debería ser tímido o reaccionar nerviosamente a señales o sonidos inusitados. Un perro que es demasiado agresivo a causa de su total temor a la gente y a los acontecimientos, puede ser sumamente peligroso. El deporte del Schutzhund fue ideado para identificar y eliminar tales perros de los valores de la raza. Puesto que el adiestramiento en Schutzhund, da al propietario gran cantidad de control sobre el perro, el propietario es capaz de dejar al perro tener más diversión. No solamente el adiestramiento en Schutzhund es así mismo agradable para el perro, sino que el perro de Schutzhund sabe como complacer a su propietario, creando un lazo más fuerte entre perro y dueño.

El perro Schutzhund en el trabajo policial

Un perro que desempeña bien el trabajo en Schutzhund, es obviamente un candidato muy bueno para el trabajo policial. Los perros policías, como otros perros de servicio, deben tener temperamento, con un buen asentamiento de la inteligencia y utilidad. Una mínima cantidad de entrenamiento adicional hace que muchos buenos perros Schutzhund estén listos para el eficaz nivel policial. Tales audaces perros policías pueden evitar niños y muchedumbres sin preocupación por parte de sus guías.

Elegir un cachorro para Schutzhund

En cada raza, el pedigrí es la llave para saber la potencialidad del cachorro. El Schutzhund gira alrededor de líneas de trabajo, generaciones de perros se han acreditado a si mismos y producido características similares en su descendencia. Estas características incluyen no solamente la estructura física del perro, que es muy importante, sino también su temperamento.

La selección de la ascendencia de la cual quiere su cachorro puede necesitar consejo. La Información desde las encuestas de cría pueden ayudar. Por supuesto, tiene sentido discutir sus objetivos con acreditados y expertos guías de Schutzhund o entusiastas.

Una vez usted ha determinado que las líneas de sangre de la madre y del semental son de alta calidad, debería observar a los padres, especialmente la madre, si es posible. La hembra será la principal influencia sobre el joven cachorro durante las primeras semanas de vida. Si la hembra es nerviosa o poco segura, las casualidades serán las incertidumbres que se transferirán a la descendencia.

Si tiene oportunidad de ver la camada, mire los cachorros juntos y también separadamente, para tratar de determinar cual es el mejor. Evidentes defectos estructurales o problemas de salud deberían ser rechazados.

Es importante que el cachorro tenga un intenso instinto para acechar la presa -una pelota, un juguete, etc.- y también ser el líder en el sentido de amedrentar a los otros cachorros. Los cachorros no deben mostrar temor cuando estén lejos de sus compañeros de manada. No debería necesitar permanecer con la madre. El cachorro debe ser audaz y activo, jugando con los objetos mostrados por alguien en el cercado, pero debe ser lo suficientemente independiente para tomar este objeto y apropiárselo.

 La construcción de un cachorro en el trabajo de schutzhund

La época de cachorro es el período más crítico para el desarrollo de las características que usted quiere fomentar. Su club local de Schutzhund puede aconsejarle sobre la nutrición y socialización de su creciente cachorro.

Un cachorro aprende de sus experiencias, así que suminístrele solamente positivas. Se debe abastecer con oportunidades para explorar e investigar nuevas situaciones y nuevas personas, pero nunca de una manera amenazadora. Recuerde que su meta está en construir confianza en el joven animal. Su fin no es el de dominar u oprimir al joven cachorro.

La exposición a ambientes diferentes es crucial en la educación general del perro y también para asegurarle que el mundo es un lugar seguro. Si algo brota para hacer al perro poco seguro, dele la oportunidad de investigarlo lentamente, pero no fuerce la cuestión.

Es de gran importancia evitar situaciones donde su perro pueda ser dominado por otro, más viejo o más fuerte, o por otro cachorro. También debe evitar contar con la disciplina o corrección de su cachorro y así de esa manera desestimular su ánimo o dañar su autoconfianza. Usted puede hacer esto pero nunca dejando al cachorro en una situación donde pueda dañar sus valores o se encuentre en una situación peligrosa.

El área final del desarrollo está en el estímulo del instinto. Los comportamientos naturales que usted quiere fomentar son jugar con la pelota, el tironeo, ocultar y buscar, tirando los juguetes sujetos con una cuerda, perseguiéndole a usted rápidamente cuando sale corriendo, y finalmente defenderle a, a su familia y a su hogar. Lo último realmente sólo se muestra entre los nueve y 18 meses, cuando los cachorros comienzan a madurar, ladrando a los extraños o intrusos.

Es mejor dejar para más tarde el entrenamiento de la obediencia seria con el perro más joven. El carácter de los cachorros no es lo suficientemente fuerte para resistir las correcciones involucradas en el entrenamiento de la obediencia. Formas admisibles en el hogar, en el coche y en el juego, como aprender a sentarse por una golosina alimentaria, sin que implique corrección, son aconsejables. El trabajo verdadero de obediencia debería comenzar sólo después de que el perro está bien en la modalidad del adiestramiento de la protección.

Es la independencia y la confianza, combinada con el contacto positivo con el líder de la manada, (en ese momento la madre) las que se desarrollarán en las características de adiestrabilidad que usted necesita.

¿El adiestramiento de Schutzhund hace disfrutar a los perros?

Si se entrena de la manera correcta, los perros disfrutan del trabajo, como alguien que asista a una competición de Schutzhund puede ver. La alegría de los perros que están trabajando con sus guías es evidente.

Desde hace miles de años, los perros se han adaptado para servir a los humanos en una relación beneficiosa. Mientras los perros podrían moverse rápidamente, cazar la presa, y proteger las manadas y a sus propietarios, los humanos podrían proveer el alimento, darle refugio de los elementos más rigurosos y protección de los depredadores más grandes, además de curando las heridas de los perros. La razón de existir de un perro está en servir a los humanos.

El entrenamiento de Schutzhund ayuda a desarrollar los instintos naturales del perro a un alto nivel. Perros seguros de si mismo, haciendo el trabajo para los que fueron bien entrenados, son perros felices. Meneando los rabos y tirando fuerte de la traílla todos muestran al observador de una prueba Schutzhund cuanto logro hallan en este trabajo. 

Por: Ed Frawley

Copyright © Psicolmascot. Por: Erik Farina (Psicólogo Canino)


Copyright 2013 Psicolmascot. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed. - Derechos de autor 2013 Psicolmascot. Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, transmitido, reformado o redistribuido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario