jueves, 7 de junio de 2012

Las Estaciones afectan el apetito de las mascotas


Todos sabemos que durante el caluroso verano nuestra comida diaria no es tan interesante como lo es en los días fríos de invierno, sobre todo si se trata de una comida caliente. ¿Sabes una cosa? La misma verdad le pasa a nuestras mascotas. Resulta que los gatos están menos interesados ​​en comer durante el tiempo caluroso.

Hallazgos recientes 

Existen numerosos estudios documentados en los animales con las fluctuaciones estacionales en la ingesta de los alimentos. Sin embargo, pocas investigaciones precisan que se ha hecho con los perros y los gatos en esta área. Un grupo de investigadores ingleses y franceses publicó recientemente los resultados de un estudio de seis años de los hábitos de la alimentación de 38 gatos alimentados con la elección libre. El estudio se llevó a cabo en el sur de Francia con un grupo formado por 22 gatos con peso normal y 16 gatos con sobrepeso. Treinta de los gatos fueron alojados en zonas que tenían acceso tanto al interior como al aire libre, mientras que ocho gatos fueron alojados solamente en el interior. La ingesta diaria de alimentos de cada gato se determinó durante todo el período de los seis años.

 
Los investigadores encontraron que los gatos comían más durante los meses de enero, febrero, octubre, noviembre y diciembre. El consumo de alimentos en los meses de marzo, abril, mayo y septiembre fue intermedio. Los gatos comían menos durante junio, julio y agosto, con menos consumo de alimentos de un 15 por ciento en julio a diciembre. Debido a que sólo había ocho gatos que fueron alojados solamente en el interior, los investigadores no fueron capaces de demostrar estadísticamente las diferencias en la ingesta de alimentos para los gatos que estaban solamente en el interior porque no estaban sujetos a las diferencias de temperatura que pueden haber influido en la ingesta de alimentos en los gatos al aire libre e interior.

El mensaje principal 

Los cambios estacionales en la luz del día y la temperatura desencadenan importantes cambios hormonales en los mamíferos, la alteración del metabolismo e influye en la ingesta de alimentos. Al aumentar la temperatura todos los días, los mamíferos se vuelven menos activos y necesitan menos energía. El alargamiento de la luz del día durante los meses más cálidos señala este cambio en la parte más primitiva del cerebro y sus respuestas hormonales, lo que resulta en el comportamiento de los alimentos disminuyeron la búsqueda y los cambios en el metabolismo celular.

Al acercarse el invierno, la respuesta ocurre lo contrario. Las temperaturas más bajas requieren un mayor consumo de energía para mantener la temperatura corporal. El acortamiento de la luz del día durante este tiempo señala al mismo cerebro primitivo para promover la conducta alimentaria y la búsqueda de alterar el metabolismo con el fin de promover el almacenamiento de grasa en la preparación de las fuentes de alimentos magros durante los meses de invierno.

La investigación discutida anteriormente confirma que estos ciclos de alimentación se siguen produciendo en nuestros gatos domésticos. Esto significa que el tamaño de nuestro enfoque único en la alimentación de la misma cantidad de alimentos a lo largo del calendario puede ser incorrecto. En cambio, debemos alimentar a nuestros gatos, y, probablemente, los perros, a pesar de la falta de investigación, menos en la primavera, otoño y los meses de verano, y tal vez aumentar la cantidad de alimento en el invierno, a finales del otoño y primeros meses de primavera, especialmente para aquellas mascotas que están sujetos a la exposición a temperaturas más bajas.

 
Aunque los investigadores no pudieron demostrar diferencias en la ingesta de alimentos entre los gatos de interior y exterior y los gatos de solamente interior, los cambios estacionales siguen afectando a los gatos de interior. A pesar de una relativa estabilidad en la temperatura interior durante todo el año, las ventanas todavía permiten que los cerebros de los gatos de interior reaccionen a los cambios de luz que activan el comportamiento y las respuestas metabólicas. Los niveles de actividad todavía pueden disminuir en el verano a pesar de las temperaturas más frías en los interiores. En el invierno, el comportamiento de búsqueda de alimento puede aumentar a pesar de que las temperaturas más cálidas en los interiores no requieren un aumento de la ingesta de calorías.

Alimentar a los animales es mucho más complicado de lo que queremos pensar. Es por eso que la mitad de todas las mascotas tienen sobrepeso o son obesos. Mantener a nuestra mascota en forma requiere la misma diligencia para investigar el estilo de vida que requerimos para nosotros y para nuestra propia salud. Espero que este blog, les esté ayudando.

Dr. Ken Tudor

No hay comentarios:

Publicar un comentario