viernes, 26 de octubre de 2012

Poniendo en marcha la Bioseguridad.



El gobierno federal refuerza las regulaciones sobre el SARS y otros virus mortales, pero los cambios podrían obstaculizar la investigación.

A principios de este mes, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) tomó la decisión de incluir el virus SARS como un agente de selección, junto con el recientemente descubierto de fiebre hemorrágica del virus, Lujo y el Chapare. Esta clasificación, que clasifica a los agentes patógenos o toxinas que tienen el "potencial de representar una amenaza grave para la salud pública y la seguridad," requerirá en los laboratorios de los EE.UU. participen en la actualización de estos virus pero que no está equipados para calificarlos como la bioseguridad de nivel-4 (BSL-4) y los laboratorios puedan mejorar sus medidas de bioseguridad o deshacerse de sus reservas, informó Nature.

Mientras que los movimientos tienen por objeto garantizar la seguridad de los trabajadores del laboratorio y al público en los EE.UU., muchos científicos se preocupan de que interfieran con la investigación. "La amenaza de enjuiciamiento criminal y penas severas [asociados con el intercambio de los virus de alta seguridad entre los laboratorios] tendrá un efecto negativo sobre el tipo de colaboración que han caracterizado al SARS trabajar hasta ahora," Michael Buchmeier, director adjunto del Pacífico Centro del Suroeste de Excelencia para Biodefensa y Enfermedades Infecciosas Emergentes de la Universidad de California, Irvine, dijo a Nature. Alrededor de 38 laboratorios de todo el país se verán afectados por las nuevas normas.

Otro virus que es un problema de seguridad superior en este momento es el virus H5N1 de la gripe aviar, en particular aquellas cepas que han sido manipuladas o desarrolladas en el laboratorio para ser transmisible entre los mamíferos. En una reunión pública de la semana pasada, el Departamento de Salud y Servicios Humanos y el CDC propuso agregar estas cepas de virus transmisibles a una lista de "Nivel 1" de agentes selectos, una nueva clasificación aplicada sólo a principios de este mes (05 de octubre), que incluye sólo la mayores amenazas a la bioseguridad, tales como los patógenos responsables de la viruela, Ébola, el ántrax, la fiebre aftosa y peste bovina. Los laboratorios de manipulación de Nivel 1 de los agentes selectos deben erigir barreras más físicas que se requieren para trabajar con otros agentes selectos, así como la instalación de las cámaras de vigilancia y la aplicación de veto más cuidado y la supervisión del personal del laboratorio. El público tiene 60 días para responder a la propuesta de añadir algunas cepas del H5N1 a esa lista.

Mientras que algunos científicos están de acuerdo en que los mamíferos transmisibles del virus H5N1 deben ser incluidos en el Nivel 1, existe la preocupación acerca de sofocar la investigación. Ron Fouchier del Centro Médico Erasmus en Rotterdam, en Holanda, quien dirigió uno de los dos estudios polémicos del H5N1 que se han convertido en el virus transmisible entre hurones, incluso sugiere que un listado de Nivel 1 podría poner el mundo en mayor peligro, al restringir severamente los laboratorios que puedan estudiarlo. "Necesitamos tanto los laboratorios para poder hacer una investigación como sea posible, ya que este virus sigue siendo una amenaza directa para la sanidad animal y la salud pública", dijo a Nature. "La restricción de la investigación sobre este patógeno no aumentará la seguridad global y la seguridad, sino que empeorará las cosas."

Por: Jef Akst – Trad: Erik Farina, Psicolmascot

No hay comentarios:

Publicar un comentario