martes, 20 de noviembre de 2012

El primer ensayo controlado aleatorio para mostrar la regeneración de la médula espinal en los perros


Nuestros resultados son muy interesantes porque muestran por primera vez que el trasplante de estos tipos de células en la médula espinal dañada severamente puede producir una mejora significativa. " - Robin Franklin

Los investigadores han demostrado que es posible restaurar la coordinación de los movimientos de las extremidades en los perros con una lesión grave de la médula espinal (SCI).

En una colaboración entre la Facultad de Veterinaria de la Universidad y el Centro de Medicina Regenerativa del MRC, los científicos utilizaron un tipo único de células para regenerar la parte dañada de las espinas dorsales de los perros. Los investigadores son cautelosamente optimistas de que el trabajo podría tener un futuro papel en el tratamiento de los pacientes humanos con lesiones similares si se utiliza junto con otros tratamientos.

Los científicos han sido conscientes durante más de una década que las células olfativas ensheathing (OEC) pueden ser útiles en el tratamiento de la médula espinal dañada debido a sus propiedades únicas. Las células tienen la capacidad para apoyar el crecimiento de las fibras nerviosas que mantiene una vía entre la nariz y el cerebro.

Investigaciones previas con animales de laboratorio ha revelado ya que las OECs pueden ayudar a la regeneración de las partes de las células nerviosas que transmiten señales (axones) de modo que se forme un "puente" entre el tejido de la médula espinal dañada y en buen estado. Un ensayo de fase 1 en pacientes humanos con lesiones medulares estableció que el procedimiento es seguro.

El estudio, publicado en el último número de la revista Brain neurología, es el primer estudio doble ciego aleatorizado controlado con placebo para evaluar la eficacia de estos trasplantes para mejorar la función del daño 'en la vida real' de la médula espinal. El ensayo se realizó en animales que tenían una lesión accidental y espontánea en lugar de en el ambiente controlado de un laboratorio, y ocurrió algún tiempo después de la lesión. Esta medida se asemeja más a la forma en que puede utilizarse el procedimiento en los pacientes humanos.

Los 34 perros habían sufrido toda lesión severa de la médula espinal. Doce meses o más después de la lesión, no fueron capaces de usar sus patas traseras para caminar y no podían sentir dolor en sus cuartos traseros. Muchos de los perros eran dachshunds que son particularmente propensos a este tipo de lesión. Los perros también son más propensos a sufrir de LIC porque la médula espinal puede sufrir daños como el resultado de lo que en los seres humanos es la condición relativamente menor de una hernia discal

En el estudio, financiado por el MRC, un grupo de perros tenían células olfativas ensheathing del revestimiento de su propia nariz, inyectadas en el sitio de la lesión. El otro grupo de perros se les inyectó sólo el líquido en el que las células fueron trasplantadas. Ni los investigadores ni los propietarios (ni los perros!) sabían que inyección estaban recibiendo.

En los perros se observaron reacciones adversas durante 24 horas antes de ser devueltos a sus propietarios. A partir de entonces, ellos se pusieron a prueba en intervalos de un mes para la función neurológica, ya que su modo de andar analizado en una cinta mientras estaba sujeto con un arnés. En particular, los investigadores analizaron la capacidad de los perros para coordinar el movimiento de sus extremidades delanteras y traseras.

El grupo de los perros que habían recibido la inyección OEC mostraron una mejora considerable que no se observó en el otro grupo. Estos animales trasladados previamente con las extremidades traseras paralizadas y coordinado con el movimiento de sus patas delanteras. Esto significa que en estos perros los mensajes neuronales se llevan a cabo a través de la parte anteriormente dañada de la médula espinal. Sin embargo, los investigadores establecieron que las nuevas uniones del nervio, explican que esta recuperación se produce en distancias cortas dentro de la médula espinal y no sobre las distancias más largas necesarias para conectar el cerebro con la médula espinal.


El profesor Robin Franklin, co-autor del estudio, del Wellcome Trust-MRC del Cambridge Instituto de Células Madre de la Universidad de Cambridge, dijo: "Nuestros resultados son muy interesantes porque muestran por primera vez que este tipo de trasplante celular en una médula espinal dañada gravemente puede provocar una mejoría significativa. Estamos seguros de que la técnica podría ser capaz de restaurar por lo menos una pequeña cantidad de movimiento en los pacientes humanos con lesiones en la médula espinal, pero que está muy lejos de decir que podría ser capaz de recuperar todas las funciones perdidas. Es más probable que este procedimiento un día podría ser utilizado como parte de una combinación de tratamientos, junto con los medicamentos y las terapias físicas, por ejemplo. "

El Dr. Rob Buckle, Jefe de Medicina Regenerativa de la MRC, comentó: "Este estudio de prueba de concepto en los perros con el tipo de lesión sufrida por los pacientes humanos con la columna vertebral es tremendamente importante y una excelente base para futuras investigaciones en un área donde las opciones del tratamiento son extremadamente limitados. Es un gran ejemplo de colaboración entre los investigadores de medicina veterinaria y regenerativa que ha tenido un excelente resultado para los participantes de mascotas y, potencialmente, para los pacientes humanos."

Los investigadores subrayan que los pacientes humanos con una tasa de lesión en la columna con una vuelta de la función sexual y la continencia muy superior a la mejora de la movilidad. Algunos de los perros en el estudio realmente recuperaron el control del intestino y de la vejiga, pero el número de éstos no fue estadísticamente significativo.

La Sra. May Hay, propietaria de Jasper que tomaron parte en el camino (y se puede ver en el video), dijo: "Antes del juicio, Jasper no podía caminar en absoluto. Cuando lo llevamos a cabo se utilizó un cabestrillo durante sus patas traseras para que pudiera ejercer las delanteras. Fue desgarrador. Pero ahora no podemos detenerlo zumbando alrededor de la casa e incluso puede seguir el ritmo con los otros dos perros que poseemos. Es absolutamente mágico. "

Texto por cortesía del Consejo de Investigación Médica

Universidad de Cambridge,( University of Cambridge)

Trad: Erik Farina, Psicolmascot

VIDEO: 



1 comentario:

  1. Mi perro tiene fisura en la médula espinal y anda en carrito pero todavía no a podido caminar solo ahí veces que se para con una patita y vuelve a caer y la cola no la mueve daría todo por que este método y recuperación llegará al Uruguay

    ResponderEliminar