jueves, 15 de noviembre de 2012

La diabetes en las mascotas – 5



Información importante para los dueños de las mascotas sobre la diabetes

Pregunta: Últimamente mi perro mestizo de  9 años de edad, ha estado bebiendo mucha más agua de lo habitual, luego el orina con más frecuencia. Tampoco parece tener tanta energía como la tenía antes. ¿Qué cree usted que el podría tener mal?

Respuesta: Lo que ha descrito son tres síntomas clásicos de la diabetes, una enfermedad grave pero tratable.

Durante la digestión, el alimento se descompone en componentes muy pequeños que pueden ser utilizados por el cuerpo. Los hidratos de carbono, o almidones, se convierten en azúcares, incluyendo la glucosa. La glucosa es absorbida en la sangre y proporciona energía a las células del cuerpo. A fin de que las células puedan absorber la glucosa, es necesaria una hormona llamada insulina. La insulina es producida por células específicas en el páncreas. Cuando el páncreas no puede producir suficiente insulina, o las células no responden a la insulina, se produce la diabetes.

Un diagnóstico de la diabetes se confirma a través de análisis de sangre y orina.

El tratamiento consiste en encontrar la dosis correcta de la insulina que se inyecta diariamente para recuperar los niveles de insulina de una mascota y controlar los niveles de glucosa en la sangre. Muchos propietarios se sienten preocupados por la aplicación de las inyecciones, pero es más fácil de lo que piensa, y usted puede dominarlo haciéndolo con un mínimo de estrés para usted y su mascota. Su veterinario puede desarrollar una dieta con un alto en proteínas y baja en carbohidratos que proporcionará energía sin los carbohidratos adicionales que pueden convertirse en exceso de azúcar. También es importante el ejercicio regular, debe mantenerlo constantemente cada día.

La diabetes puede ocurrir en los perros y en los gatos, por lo general en las mascotas de mediana edad o mayores, a pesar de que les afecta de manera diferente. Las cataratas son comunes a ambas especies, pero se desarrollan mucho más lentas en los gatos. Los perros que desarrollan las cataratas están a veces ciegos en un año.

Los perros de mediana edad y mayores que sufren de obesidad, incluyendo las hembras no esterilizadas, están en mayor riesgo, y algunas razas están en riesgo debido a la genética.

Los factores de riesgo en los gatos incluyen la edad (los gatos de edad avanzada son más susceptibles), la obesidad y la inactividad física. Los gatos de interior, machos castrados y gatos con otras enfermedades resistentes a la insulina, como la pancreatitis y el hipertiroidismo, se encuentran en mayor riesgo.

Algunos de los síntomas más comunes de la diabetes son: excesiva sed, aumento de la micción - su mascota va a orinar más a menudo o tiene "accidentes" en la casa (perros) o fuera de la caja de arena (gatos), hambre excesiva, mientras hay pérdida de peso, letargo (menos actividad, dormir más); ojos nublados (perros); no se asean (gatos), adelgazamiento, el pelaje seco y sin brillo.

La diabetes está en aumento tanto en los perros y como en los gatos, por lo que los dueños de las mascotas deben hacer todo lo posible para evitarlo. Mantenga el peso de su mascota en su nivel normal, asegúrese de que hace suficiente ejercicio, consulte a su veterinario por lo menos dos veces al año y aprender las señales de advertencia. Con un manejo adecuado, los perros pueden tener una excelente calidad de vida y vivir una vida larga y saludable con la diabetes.


Pregunta: Mi gato ha sido diagnosticado con diabetes. Me siento abrumada con toda la información que me dio de mi veterinario. ¿Qué es lo que primero que debo hacer?

Respuesta: Siga los consejos de su veterinario. Si no lo ha hecho, hable con él o ella acerca de la dieta adecuada para su gato. Si usted se siente insegura acerca de la inyección de la insulina o tienen miedo de lastimar a su gato, pida cita con uno de los técnicos veterinarios para la práctica de inyectarse. La comunicación abierta es esencial, así que no tenga miedo de expresar sus preocupaciones.

Aunque la diabetes es una enfermedad grave y no hay cura, no es una sentencia de muerte. Se puede tratar con éxito con la terapia de insulina, la dieta, una rutina de ejercicio constante y los chequeos regulares. Así que no cunda el pánico! Con paciencia y diligencia, usted y su veterinario le pueden tener la diabetes de su mascota bajo control y mantenerse sana durante los próximos años.

Por: Dra. Julianne Miller es una veterinaria Flagstaff – Trad: Erik Farina, Psicolmascot
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario