miércoles, 12 de diciembre de 2012

Boo, el perro que enseña a los niños a hablar



Boo, es un perro de un cruce de Labrador negro que tiene 12 años de edad, no es muy inteligente, pero ha ayudado a los niños con discapacidad aprenden a leer, e incluso hablar.

Antes de conocer a Boo, Marc Oliviere, de 6 años, no había dicho ni una sola palabra. Si su madre April, le decia: "Buenos días," Marc solamente la miraba. Las comidas eran un juego de adivinanzas como los Mahopac, la madre le levantó varios alimentos y esperó a que se apunte a sus decisiones.

Y cuando él llegó a casa del jardín de la infancia con heridas en la espalda, abril tuvo que llamar a la escuela para averiguar lo que pasó. Resultó que otro chico le había mordido durante el recreo. Pero Marc no le decía quién lo hizo, o si tenia dolor.

El poder curativo de un animal

"No teníamos ni idea de lo que pasaba por su pequeña cabeza," April me dijo. "Fue triste y frustrante no saber lo que quería o lo que sentía." Un terapeuta le diagnosticó el mutismo selectivo, un trastorno de ansiedad en la infancia en la que los niños callan en ciertos ajustes, tales como la escuela o no hablar en absoluto.


Tras la intervención y la terapia conductual no le ayudaban, la familia Oliviere, matricularon a Marc en un programa para niños con dificultades de aprendizaje. La profesora de Marc, Penny Weiser, nunca había tenido antes un alumno con mutismo selectivo. "Incluso en los libros de texto para los educadores, no se han encontrado tratamientos para ayudar a Marc a salir de su caparazón", dice Weiser, que esperaba trabajar con un perro de terapia que le ayudaría. "Pensé, 'Tal vez el poder curativo de un animal ayudaría a Marc a pronunciar las palabras'". 

Un avance sorprendente

Lisa Edwards y su perro Boo, se ofreció a trabajar con la clase una vez a la semana. Durante la primera sesión, los niños se dieron un codazo el uno al otro, cuando Edwards explicó que algo estaba mal en el cerebro de Boo: Como un cachorro, él era un niño de lento aprendizaje que necesitó dos años para dominar simples trucos, como "siéntate" o "quedarse quieto. "

"Pude ver a los niños hacer la conexión con Boo y que tenían discapacidades al igual que ellos", recuerda Edwards, que ha escrito un libro de memorias, un perro llamado Boo: Cómo un perro y una mujer se rescataron entre sí, y la vida de ellos se transformaron a lo largo del camino.

Cuando Marc abrazó a Boo y se frotó la cara con suavidad contra la suave piel del perro, Edwards oyó salir de la boca del estudiante de segundo grado las palabras: "Buen chico".

Sin palabras, pero con alegría

Cuando Marc se bajó del autobús escolar por la tarde, April, su madre,  podría ver que estaba lleno de emoción. "¿Pasó algo en la escuela?", Preguntó la madre, quien sabia que el perro de terapia tenía previsto visitar a la semana siguiente.


Marc con los ojos brillando. Susurro "Boo",  y luego su voz se hizo más fuerte como un torrente de palabras que se derramaron. "Yo le acariciaba! Le abrazaba! Lo amo! "El niño corrió a su habitación, cogió su juguete Scooby Doo, y actuó la sesión de terapia completa, utilizando el perro de peluche como apoyo.

Por una vez, fue su madre April quien se quedó sin hablar, con tanta la alegría. "Fue tan increíble que no podía creer lo que escuchaba", recuerda. "Fue como si una puerta se había abierto y por fin podía ver lo que había dentro. Gracias a Dios por Boo, ese perro es un creador de milagros. "Esa noche, Marc dormía con una foto del perro de la terapia bajo la almohada, le daba caricias a la foto como a una manta de seguridad. 

Desde entonces, el niño tímido ha crecido tanto socialmente como académicamente. Ahora está en clases regulares en la escuela media y tiene un perro de su propiedad, un terrier llamado Black Jack. "Ahora que por fin nos puede decir cómo se siente, descubrimos su personalidad," Abril me dijo. Sigue siendo muy dulce, un niño cariñoso, pero ahora él está encanto de hablar mucho y poder  decir todo. "

Enseñando a los niños a leer

Boo también trabaja como voluntario en Amigos de la Biblioteca Pública de Lectura del programa Mahopac Animales (ARF), en el que de los niños-muchos de los cuales son disléxicos, tartamudean, o muy tímidos, están con la lectura de los perros de terapia. El programa es particularmente significativo para Edwards, que es disléxico y una vez que se esforzaba con la lectura.

Cuando Erich Schneider comenzó en el programa, entonces tenía  8 años de edad, el estaba tan avergonzado y decepcionado por los errores que cometía que él estaba al borde de llorar, dice su madre, Maurene, una enfermera. "Sentía  la presión estaba en el y odiaba a leer en voz alta."

Cuando Boo se reunió con Erich, instintivamente sabía lo que tenía qué hacer. Olió los zapatos del muchacho y le hizo cosquillas en la oreja con sus bigotes y nariz húmeda, haciéndole reír y calmándole la tensión. Gracias al estímulo del perro, Erich decidió que la lectura era muy divertida y regresó  mes tras mes.


"A veces Boo ponía su nariz en el libro, como queriendo saber lo que pasaba después", recuerda Erich. "Él era muy amable y me ayudó a ser un buen lector."


¿Podría ser su Perro un Animal de Terapia?

Para poder calificarlo, su perro debe ser amable, de buen comportamiento, y por lo menos tener un año. Observe cómo su perro actúa con los extraños, sugiere Edwards. "¿Es seguro y con ganas de ser acariciado? Estas son señales de que él sería un buen perro de terapia. "

La Sociedad Delta ofrece cursos sobre cómo manejar a su perro en diversos ámbitos, tales como el trabajo con las personas que están en sillas de ruedas, tiene vías intravenosas, o equipo médico. Después de que usted y su perro pasan una evaluación, la Sociedad Delta le emparejará con oportunidades de trabajo voluntariado en las escuelas locales, hospitales o bibliotecas que se ajustan a los talentos de su mascota.

Por: Lisa Collier Cool – Trad: Erik Farina, Psicolmascot

No hay comentarios:

Publicar un comentario