martes, 16 de abril de 2013

Su mascota puede estar estresada por su gusto en la música.

Se ha dicho que con la música se dice lo que con las meras palabras no se pueden expresar.

Así que a menos que su mascota pueda de alguna manera entender las complejidades del lenguaje humano, la música podría ser una valiosa herramienta para la comunicación.

No, no son canciones que les dicen "por favor, no hagas la caca fuera de la caja de arena" o "no caves los hoyos en el patio o no ladres en casa", pero varios experimentos han demostrado que los animales responden de manera positiva a la estimulación musical, de acuerdo con Discovery News.

Uno de los ejemplos más famosos provienen de Charles Snowdon psicólogo de animales. Charles, junto con el músico David Teie, descubrieron que la música de los seres humanos tiende a seguir el ritmo de los latidos del corazón y contienen sonidos que se encuentran dentro de un rango cómodo para nosotros.

Lo mismo ocurre con otros animales, dicen los dos. Teie ha compuesto un tipo de música que sea atractiva para los gatos: un poco imitando el sonido de un gato ronroneando, otros el sonido de lactancia. Todos ellos tienen un ritmo más rápido que la típica música humana, porque los latidos del corazón de los gatos son más rápidos que el de los seres humanos ", dice el músico.

Los perros, de acuerdo con el artículo, son más difíciles de poder precisar. Las diferentes razas hacen una variedad de ruidos y tienen una amplia gama de latidos del corazón.

Teie dice que en él futuro buscará llevar la música a más especies en el futuro.

También existe la evidencia de que un poco de la música de los humanos puede calmar a los animales.

Según un estudio, la música del arpa ha tranquilizado a todos los animales desde las vacas a los gorilas. En efecto, algunos terapeutas de la música tienen una fe absoluta en el arpa como un instrumento de curación para los animales enfermos.

Existe la posibilidad de que algunos animales pueden incluso preferir el rock, la música clásica o el jazz, pero es mucho más probable que nuestras mascotas tengan supuestas preferencias musicales tan son sólo por nuestras proyecciones.

La próxima vez que encienda la radio "para su mascota," considere si vale la pena, o sintonice alguna música que le guste.

La música puede calmar a su mascota, pero en realidad, podría también hacer todo lo contrario y no ser nada bueno para su mascota, e incluso podría ser la causa de tener más ansiedad. Molly Willms.

Por: Erik Farina, Psicólogo Canino y Adiestrador Profesional

No hay comentarios:

Publicar un comentario