jueves, 6 de junio de 2013

Trastorno Obsesivo Compulsivo en los perros, nuevo estudio.

Los veterinarios de Tufts y las universidades de Purdue colaboraron con el Hospital McLean en Massachusetts para el estudio

Al parecer, el mejor amigo del hombre, el perro, puede sufrir de trastorno obsesivo compulsivo (TOC) y compartir anormalidades cerebrales similares a sus dueños humanos, sobre la base de una nueva investigación, publicada en Neuropsicofarmacología y Psiquiatría biológica.

El TOC es un fenómeno psicológico conocido en los seres humanos, se demostró en un ataque de lavarse las manos repetitivos, continuas compulsiones y rituales de ansiedad o tareas impulsadas, pero ¿sabía usted que aflige también a los perros?. La investigación ha determinado que el TOC afecta a 1 de cada 50 perros.

No hay una causa definitiva para el trastorno obsesivo compulsivo canino (TOC), pero algunos sugieren un posible componente genético, especialmente en las razas muy nerviosas. Sin embargo es por la primera vida de estrés que han sido acusados, el abuso, el destete prematuro, falta del imprinting, restricción física excesiva, aislamiento prolongado y ambientes caóticos y desencadenantes primarios considerados para la enfermedad en los caninos.

Cuando el animal se destacó como a través de la ansiedad por separación, por ejemplo, el TOC, como comportamientos puede emerger. En los caninos, la condición se manifiesta persiguiendo la cola, persiguiendo sombras, girando sobre si mismo, consumo excesivo de agua, lamiéndose, ladrido persistente, perseguir moscas, y una costumbre de comer compulsivamente cuando devoran sustancias no nutritivas como el caucho, plástico, ropa, e incluso las heces.

Aquí nos dimos cuenta de que iban a ser muy bonitos, sedientos, como reaccionan a los movimientos de las personas extrañas, y le gustaba mascar nuestro mando a distancia y los calcetines sucios en el cesto.

Muchas veces el perro tendrá una afinidad particular por un juguete o una manta que parece calmarlos. 

El TOC no representa un alto riesgo para la salud general de las mascotas, sin embargo la persecución de la cola o el aseo obsesivo puede resultar en algún daño físico y alopecia psicógena.

Para esta investigación, se observaron anomalías estructurales del cerebro en los Dobermans Pinschers que padecian el Trastorno Obsesivo Compulsivo. Los Dobermans (también deletreado Dobermann) son una de las razas más comunes de perro doméstico desarrollado a finales del 1800 por Karl Friedrich Louis Dobermann. 

Esta raza es muy conocida por ser muy inteligente, estar siempre alerta y ser muy leales, y por lo general se utilizan como perros de guardia. Los Dobermans han sido un estereotipos como perros feroces y agresivos, pero en general se consideran ecuánimes y obedientes.

Un esfuerzo de colaboración entre los veterinarios de la Escuela Cummings de Medicina Veterinaria de la Universidad de Tufts y los investigadores en el Centro de Imagen McLean en el Hospital McLean, en Belmont, Massachusetts fue utilizado con el fin de estudiar los trastornos obsesivos compulsivosen los perros con la esperanza de descubrir nuevas terapias destinadas a tratar a los humanos .

Las causas de este trastorno obsesivo compulsivo, que afecta a cerca del el dos por ciento de la población humana, no se conocen bien y el trastorno no se trata o no fue diagnosticado durante décadas. 

Las personas con este trastorno a menudo muestran comportamientos reiterativos o pensamientos persistentes que requieren mucho tiempo e interfieren con las rutinas diarias. 

Los perros con TOC también se involucran en conductas repetitivas y destructivas.

El equipo de investigación, dirigido por Niwako Ogata, BVSc, PhD, profesora asistente de la conducta animal en el Purdue Colegio Universitario de Medicina Veterinaria, que examinó las imágenes de resonancia magnética en una muestra de 16 Dobermans, la mitad de los cuales representa el grupo de control.

Ogata encontró que el grupo con el TOC tuvieron mayor cerebro total y el volumen de materia gris, menor densidad de materia gris en la corteza cingulada dorsal anterior y la ínsula anterior derecha y mayor anisotropía fraccional en el esplenio del cuerpo calloso, interrelacionada con la gravedad de los rasgos de comportamiento compulsivo y en consonancia con los seres humanos que sufren TOC, como síntomas.

Los hallazgos complementan la etiología de los trastornos compulsivos existentes en los animales, y puede allanar el camino para los tratamientos beneficiosos en los seres humanos.

Copyright © Por: Erik Farina, Psicólogo Canino y Adiestrador Profesional


ARTÍCULOS RELACIONADOS: 




 

No hay comentarios:

Publicar un comentario