viernes, 13 de diciembre de 2013

Los problemas de peso del perro podría ser metabólicos

¿Por qué mi perro está tan gordo? Susana está cada vez más frustrada, ya que ha visto a su perro Bobby un Teckel de 8 años de edad, que se está convirtiendo en lo que describe como una gorda salchicha. Dándose cuenta de que este no está en su mejor interés, Susana puso a Bobby en una dieta, pero después de tres meses de control de los alimentos, Bobby ganó 1 kg. Ciertamente, puedo ver por qué esto debe ser muy frustrante.

La obesidad en nuestras mascotas es un problema creciente. Pero, como es el caso de los humanos, no es una simple cuestión. Puesto que somos responsables de cuidar a nuestros compañeros, la solución está en nosotros. Ninguna vez en toda mi carrera he visto a un paciente mío voluntariamente que intente reducir su peso corporal.

El exceso de masa corporal en nuestros compañeros puede tener problemas metabólicos subyacentes que contribuyen a este problema. Puede haber componentes genéticos implicados o problemas hormonales a veces adquiridos que pueden conducir a la obesidad. Estos posibles problemas de fondo que habrá que resolver en el marco de un programa de pérdida de peso. Esto implicará un examen físico completo y análisis de sangre en busca de algunas de estas posibilidades. Aquí es precisamente donde Susana tiene que comenzar con Bobby.

Una de las enfermedades más comunes hormonales que conduce a la obesidad es hipotiroidismo. Esta afección está causada por la falta de la hormona tiroidea en el cuerpo. Esto provoca una disminución de la tasa metabólica y una disminución en la actividad. Sin embargo no causa una reducción en el apetito. Esta combinación puede conducir a la obesidad. El hipotiroidismo se diagnostica fácilmente con las pruebas de sangre e igualmente fácil de tratar con suplementos de una hormona tiroidea. Mientras podemos esperar de estos problemas subyacentes fácilmente tratables como la causa de la obesidad de nuestra mascota, es mucho más común que nuestro amigo corpulento ha ampliado su postura porque sus cuidadores lo alimentan demasiado.

Sin lugar a dudas la causa número uno para la obesidad en nuestras mascotas somos nosotros los humanos. Tenemos la tendencia a sobrealimentar a las mascotas tanto con su comida regular y luego muchas veces, con varios tipos de golosinas. Cuando se debe tener en cuenta la cantidad de calorías consumidas por nuestro perro o nuestro gato si se excede en sus necesidades diarias, el extra se almacena en forma de grasa. Cuanto más tiempo se permita que este proceso de la ingesta excesiva de calorías pueda continuar, nuestra mascota estara poniendose más gorda. Para combatir este proceso, primero hay que admitir que somos la causa probable. El siguiente paso consiste en dar con una solución. Aquí es donde nosotros, como veterinarios podemos ayudar.

Susana tiene que pedir una cita a Bobby para ver a su veterinario. Después de descartar cualquier problema metabólicos u hormonales subyacentes que puedan estar contribuyendo a la obesidad de Bobby, un plan de pérdida de peso puede ser desarrollado específicamente adaptados a Bobby. Esto, sin duda, puede incluir algún tipo de modificación en la dieta, que pueden incluir formulaciones de alimentos especiales, así como las técnicas de alimentación. En función de la puntuación del cuerpo de Bobby y la salud del esqueleto en general, un régimen de ejercicio también debe ser parte de su programa de pérdida de peso.

El resultado aquí para Rufus es que necesita poder bajar de peso, algo de lo que Susana está muy convencida. Bobby será un perro mucho más saludable y feliz a largo plazo a pesar de que no pueda pensar en lo que pueda durar el proceso de la pérdida de peso.

Por: Jeff Kahler veterinario en Modesto, California – Trd: Erik Farina

Copyright © Psicolmascot. Por: Erik Farina (Psicólogo Canino, Especialista en Comportamiento Canino)


Copyright 2013 Psicolmascot. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed. - Derechos de autor 2013 Psicolmascot. Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, transmitido, reformado o redistribuido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario