martes, 14 de febrero de 2012

Podemos prevenir la mordedura de un perro.

Cualquier perro puede morder

Incluso el cachorro más adorable, cariñoso y dulce puede morder si se le
provoca. Muchas personas son mordidas por su propio perro o por uno que
conocen. De hecho, algunos dueños promueven la agresión en sus perros o
permiten la agresión sin control.
Aunque a menudo los reportes de los medios y los rumores dan la impresión de
que existe mayor probabilidad de mordeduras con ciertas razas de perros,
existe muy poca evidencia científica que apoye dichas afirmaciones.
Desde mordiscos a mordeduras y verdaderos ataques, las mordeduras de perro
son un problema serio. Las víctimas de mordeduras de perro que requieren
atención médica en los Estados Unidos ascienden a 800,000 personas por año.
Y existen incontables mordeduras más que no son tratadas. En promedio,
alrededor de una docena de personas mueren cada año por lesiones de
mordeduras de perro. Afortunadamente, existen medidas que podemos tomar
para tratar este problema.

¿Quién está siendo mordido?

El número de lesiones por mordedura de perro
que han sido registradas es significativamente
más alto en niños que en adultos. Las personas de
la tercera edad y las personas que ofrecen servicios
a domicilio como los carteros y los lectores de
medidores también están muy arriba en la lista
de víctimas frecuentes de mordeduras de perro.

¿Qué debe de hacer el dueño de un perro?

Seleccione cuidadosamente a su mascota. No elija por impulso a un
cachorro. Antes y después de la selección, su veterinario es la mejor fuente de
información sobre conducta, salud e idoneidad.
Asegúrese de que su mascota esté socializada mientras sea un cachorro
joven para que se sienta cómodo junto con las personas y demás animales. De
manera gradual, exponga su cachorro a diversas situaciones bajo
circunstancias controladas; continúe con esa exposición de manera regular
conforme su perro vaya creciendo. No ponga a su perro en una situación
donde se sienta amenazado o provocado.
Espere hasta que su hijo tenga más edad. Ya que muchas lesiones por
mordedura de perro son sufridas por niños pequeños, se sugiere a los padres que
esperen a tener un perro hasta que sus hijos sean mayores de 4 años de edad.
Entrene a su perro. Las instrucciones básicas “siéntate”, “alto”, “no” y
“ven” pueden incorporarse en actividades divertidas que formen un vínculo de
obediencia y confianza entre las mascotas y las personas. Evite juegos
altamente excitantes como lucha o juegos de tira y afloja. Utilice una correa al
estar en público para asegurarse de poder controlar a su perro.
Mantenga a su perro saludable. Lleve a su perro a vacunar contra la rabia y
contra enfermedades infecciosas que son prevenibles. Son importantes el
control parasitario y el cuidado de la salud general porque según como se
sienta el perro, eso afectará directamente a su conducta.
Castre a su mascota. La ciencia actual sugiere que los perros castrados son
menos propensos a morder.

Sea responsable al tener una mascota. Matricule a su perro con su
comunidad como es requerido. Obedezca las leyes sobre correas. Si usted tiene
un patio cercado, asegúrese de que las puertas estén bien cerradas. Los perros
son animales sociables; pasar tiempo con su mascota es importante. Los perros
que se dejan solos con frecuencia tienen mayores probabilidades de desarrollar
problemas de conducta. Camine y ejercite a su perro de manera regular para
mantenerlo saludable y ofrecerle una estimulación mental.
Esté alerta. Conozca a su perro. Esté pendiente de cualquier señal de
enfermedad. También esté pendiente de cualquier señal de inconformidad o de
conducta agresiva en su perro.


¿De qué forma mi familia y yo podemos evitar ser mordidos?

Tenga precaución al estar cerca de perros
desconocidos y trate a su propia mascota con
respeto. Ya que los niños son las víctimas más
comunes de mordeduras de perros, los padres y
los cuidadores deberían:
• Procurar NUNCA dejar a un bebé o a un
niño pequeño solo con un perro.
• Estar pendiente de situaciones
potencialmente peligrosas.
• Enseñar a los niño incluso a los más pequeños a tener cuidado con
las mascotas.
Se les debe enseñar a los niños a NO acercarse a perros desconocidos ni tratar
de acariciar perros que estén tras una cerca. Enseñe a sus hijos a que pidan
permiso al dueño del perro antes de acariciarlo.

Otros consejos que podrían evitar o detener una mordedura de perro

No pase corriendo junto a un perro.
Por naturaleza, a los perros les encanta perseguir y atrapar cosas. No les dé
razón alguna para que se alteren o se pongan agresivos.
Nunca moleste a un perro cuando cuide de sus cachorros o cuando esté
durmiendo o comiendo.
Nunca acaricie a un perro a través o sobre una cerca.
Los perros pueden ser muy protectores de su territorio, y su acción puede ser
interpretada como una amenaza.
Si un perro se acerca a olerlo, permanezca quieto.
En la mayoría de los casos, el perro se irá cuando determine que usted no es
una amenaza.
Si usted se siente amenazado por un perro, conserve la calma.
No llore ni grite. Si necesita hablar, hágalo de manera tranquila y firme.
Evite el contacto a los ojos. Trate de permanecer quieto hasta que el perro
se vaya, o regrésese lentamente hasta que el perro esté fuera de su vista. Nunca
trate de voltearse y correr.
Si usted se cae o es tirado al suelo, hágase bola colocando sus manos
sobre su cabeza y cuello. Proteja su rostro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario