viernes, 13 de abril de 2012

Un Perro se somete a un procedimiento de la técnica de Kishigami


Blueberry un chihuahua de dos años de edad,  fue trasladado de urgencia al Centro Médico Animal, en una noche después de pensar sus dueños que podría ser un ataque. Cuando llegó a la AMC y se encontraba bajo observación por el personal de Urgencias, Blueberry tuvo otro terrible episodio de dolor, que parecían ser originarios en su cuello. El dolor de cuello era insoportable, junto con la debilidad en las cuatro patas, que ayudó al personal de Urgencias a formular una breve lista de posibles diagnósticos para una mayor investigación.

Los Dres. John McCue y Joshua Gehrke y el Servicio de Neurología del AMC consultaron sobre el caso del Blueberry, y confirmó una lista de diagnósticos posibles: una protuberancia de disco en el cuello presionando la médula espinal, síndrome de malformación craneal occipital o una luxación atlanto-axial. Más tarde, ese mismo día, bajo anestesia general,  se realizó una resonancia magnética para determinar el diagnóstico.

El uso de AMC 1,5 Tesla MRI, el imán más potente en uso para los pacientes veterinarios en el área metropolitana de Nueva York, el radiólogo de AMC confirmó uno de los diagnósticos posibles, luxación atlanto-axial, una condición común de los perros de razas toys. Además, el radiólogo AMC también tomó nota de que la médula espinal de Blueberry la tenía doblada, dando lugar a una hemorragia en la médula espinal.

Inmediatamente, Blueberry fue envuelto en un vendaje del cuello y el resto lo estabilizaron en una jaula, hasta que la cirugía pueda ser realizada. El servicio de neurología de AMC no estaba satisfecho con las técnicas estándar que a menudo se utilizan para reparar la alineación de los huesos del cuello el primero y el segundo. Las técnicas actuales se llenan de complicaciones potenciales, y el pequeño tamaño de Blueberry hizo que muchos de ellos sean arriesgados. Una estabilización dorsal (superior) fue considerada el mejor enfoque. La estabilización de los huesos de la parte superior requiere un cable que pasa sobre la médula espinal y anclada en la apófisis espinosa de las vértebras cervicales del segundo hueso y que suena complicado y lo es.
 
Para Blueberry, el Servicio de Neurología recomienda una técnica de reparación del estado, de la técnica cinta de tensón Kishigami para la atlanto-axial. La técnica fue desarrollada hace 25 años por un veterinario japonés, pero el procedimiento no se utiliza ampliamente. En el 2010, un grupo de veterinarios franceses publicaron los resultados de la utilización de la técnica de Kishigami en ocho perros de raza pequeña y el equipo de Neurología AMC estaba ansioso por utilizar este procedimiento mejorado en un perro con una luxación atlanto-axial. Para reparar el cuello del Chihuahua, el dispositivo especial tuvo que ser comprado y enviado desde España ya que una empresa española en la actualidad es el único fabricante de este dispositivo. Debido a las dificultades en la adquisición y el transporte del dispositivo de Kishigami, Blueberry esperó un mes después de su diagnóstico para la cirugía, envuelto en un vendaje cerebral para estabilizar el cuello, para prevenir un mayor daño a su tronco.

En estos tres meses, después de la operación de verificación, a Blueberry se le dio un certificado de buena salud por el Dr. McCue. "Blueberry está completamente a la normalidad." Me dijo el Dr. McCue. "Incluso mejor, el dispositivo Kishigami que tiene Blueberry en la primera vértebra cervical y en la segunda está en una alineación estable, perfecta, y que deben seguir así para hacerle bien a largo plazo." Sobre la base del éxito que goza Blueberry con su dispositivo de Kishigami, tienen guardados en una caja  los dispositivos esterilizados, para que estén listos para poder introducírselo a otro perro y así no tienen que esperar a la operación.

Blueberry, será homenajeado como una leyenda viva de AMC en el Cuarto de estar con un almuerzo anual de Leyendas el 9 de mayo. Blueberry está siendo reconocido por su paciencia durante una hospitalización de un mes y por su espíritu pionero en ser el primer paciente de AMC tratados con la técnica Kishigami.

No hay comentarios:

Publicar un comentario