jueves, 24 de mayo de 2012

Los ácaros del oído no son del todo la terrible experiencia que solía ser.

La semana pasada hablé acerca de cómo los gatitos y la tiña (dermatofitosis) van mano a mano. Hoy en día, vamos a tocar en otra condición que se diagnostica con mayor frecuencia en animales jóvenes: los ácaros del oído.

Los ácaros del oído son pequeños parásitos de las familias de las garrapatas que infestan a un animal en la zona y alrededor de los canales del oído externo. Los ácaros se transmiten fácilmente por contacto directo con un individuo parasitado. Los gatitos son las víctimas más frecuentes, pero los cachorros y animales adultos que han sido alojados en estrecho contacto unos con otros (por ejemplo, en un refugio o colonia de gatos callejeros) también están en riesgo mayor que el promedio. La Otodectes cynotis más comúnmente afecta a perros y gatos. Otras especies tienen sus propios ácaros. Por ejemplo, Psoroptes cuniculi normalmente infecta a los conejos.

No es difícil imaginar cómo los ácaros del oído estos pican y molestan. Recuerdo a un profesor en la facultad de veterinaria sobre la historia de cómo alguien a quien conocía fue tan lejos como para ponerse los ácaros del oído para que supiera lo que realmente se sentía. Dijo que en realidad oía masticando su cera del oído. Eso sí que es dedicación. Afortunadamente, en condiciones normales (es decir, no ponerse directamente los ácaros en los oídos), es extremadamente raro que las personas se vean afectadas por los ácaros del oído de su mascota.

Los animales con los ácaros del oído se rascan alrededor de las orejas, cabeza y cuello, y sacuden sus cabezas en exceso. También suelen tener una secreción en el oído que se parece a los granos de café (una mezcla de ácaros vivos y muertos, la caca de ácaros, y escombros). Para diferenciar una infestación de ácaros de una infección bacteriana o por levaduras, los veterinarios observaran los oídos con un otoscopio y ver una muestra de los restos bajo el microscopio. Con la ampliación, los ácaros son fácilmente visibles.

Si desea comprobar si hay ácaros en casa, coloque un trozo de suciedad recogida desde el conducto auditivo externo sobre un fondo oscuro. Los ácaros vivos parecen motas blancas, que se desplazan sobre el tamaño de una cabeza de alfiler. Si usted los ve (con ayuda de una lupa), enhorabuena usted tiene su diagnóstico. Si no, usted no puede excluirlos completamente, porque alo mejor una pequeña muestra no puede contener ácaros vivos.

El tratamiento de los ácaros del oído que solía ser un calvario, lo que exige el día final de gotas óticas para matar los ácaros nuevos, a medida que han nacido de sus huevos y se repite una limpieza para remover los restos que se acumularon en el tiempo. Ahora, hay medicamentos disponibles que matan a todos los ácaros con una sola aplicación en la piel o en las orejas, lo que es una mejora. Yo trato a mis pacientes en general, mediante la realización de una limpieza profunda del oído (yo uso un otoscopio para asegurarme de que toda la suciedad se ha ido) y la aplicación de uno de estos productos de un solo uso, mientras que la mascota se encuentra en la clínica. También le mando dosis para su casa al dueño para tratar cualquier otro tipo de mascotas susceptibles en el hogar. Es muy importante que todos los animales que puedan ser portadores de los ácaros sean tratados para evitar que los parásitos que se pasan de ida y vuelta entre las mascotas. La única vez que no va a tratar compañeros de piso es si ya se encuentran en una prevención de pulgas mensual que también previene las infestaciones del ácaro del oído.
Dado que los ácaros del oído se diagnostica con más frecuencia en animales jóvenes o aquellos que se acaba de aprobar, por lo general tienen la oportunidad de volver a revisar los oídos (y tal vez a limpiar otra vez) cuando vacunamos de las tres o cuatro semanas. Si este no es el caso para usted, y usted está preocupado de que el tratamiento no ha erradicado completamente la infestación del ácaro de su mascota, programe una revisión en progreso con su veterinario.

Dra. Jennifer Coates

No hay comentarios:

Publicar un comentario