lunes, 4 de junio de 2012

Senderismo con el Perro

El perro en la montaña: elegir la ruta adecuada

El itinerario de senderismo con el perro debe evitar los obstáculos insalvables para el perro y contar, cuando sea posible, con puntos de agua potable

Antes de realizar una ruta de montaña con nuestro perro, conviene planificar el itinerario con detenimiento: recuerde que no todos los canes tienen las mismas capacidades físicas. Seleccionar la ruta de montaña adecuada para cada perro, evitar obstáculos insalvables para el can, contar con agua suficiente y tener cuidado con las alturas son algunas claves para que tanto el dueño como el perro disfruten del trayecto.

Los amantes de la naturaleza y de los perros a menudo coinciden: realizar una ruta de montaña en compañía del can es una gran oportunidad para ver disfrutar al animal. "Para nuestros perros, la naturaleza es un lugar terapéutico donde podemos verlos desarrollarse socialmente, ejercitarse física y mentalmente, divertirse y ser felices", aseguran desde Punkan Montaña, especializados en adiestramiento canino y en organizar rutas de senderismo con perros.

Seleccionar la ruta de montaña adecuada para cada perro

Como ocurre con las personas, no todos los perros están igual de preparados para enfrentarse a ciertos itinerarios de montaña. El tamaño y las capacidades físicas del animal deben ser dos de los primeros factores que considerarse al seleccionar el itinerario. No es lo mismo que el animal sea un Bulldog francés, que un potente Pastor alemán o un atlético Galgo.

El entrenamiento físico del perro es otra cuestión importante al seleccionar el itinerario más adecuado para realizar con el perro. "Es importante conocer las limitaciones físicas y técnicas de uno mismo y de nuestro perro, las cuales pueden dificultar o impedir la participación en alguna salida", señalan desde Punkan Montaña.

Evitar obstáculos insalvables para el can

Algunos recorridos no son apropiados para nuestro can. Un río muy ancho o profundo puede suponer un problema para algunos perros en la montaña. "Debemos preparar la ruta para que nuestros perros puedan disfrutar de esta actividad con nosotros, pensando en sus necesidades, evitando pasos difíciles o imposibles para ellos y situaciones que dificulten el disfrute total de nuestros perros", aconsejan desde el grupo de senderismo con perros Botes i Potes, asentado en Cataluña.

No debe faltar el agua para el can en la montaña

La mochila de montaña también debe atender los requerimientos de nuestro perro durante el trayecto. No olvide que, como usted, su can necesitará beber a lo largo del recorrido. Numerosas rutas de senderismo cuentan con puntos de avituallamiento de agua potable durante el camino (manantiales o fuentes).

No obstante, en especial durante la época seca en la que muchos cursos de agua reducen su caudal de forma significativa, conviene portar agua suficiente para usted y para su perro en la mochila. Así se evitan sorpresas. "Nuestro perro necesita mantenerse hidratado durante todo el viaje, así que debemos llevar agua también para él", advierten desde el grupo de montañismo con canes Pirineos con Perros. No solo el agua es esencial para nuestro amigo de cuatro patas en la montaña. "Si vamos a realizar una marcha de varios días, tenemos que llevar comida para ellos", recuerda este grupo.

La sierra es impredecible: cuidado con las alturas

En la montaña, las condiciones meteorológicas pueden cambiar de forma brusca durante la ruta. No es lo mismo atravesar una zona húmeda de valle que recorrer una ladera de solana o subir en altura y exponerse a posibles vientos fuertes.

Este cambio de condiciones no solo afectarán al dueño, sino que también pueden condicionar el recorrido para el perro. "El sol en la montaña es mas fuerte y el frío o la nieve también les afecta", advierten desde Pirineos con Perros.

Cuando se ha planeado realizar un ascenso importante, considere que el perro también puede verse afectado por los cambios de presión que supone la subida. "La altura afecta a nuestro perro", concluyen desde la citada agrupación, por lo que se debe procurar que tanto los dueños como los perros se adapten a la misma.

Consejos

-El tamaño y las capacidades físicas del animal deben ser las primeras características que determinen la selección del itinerario de montaña.

-El entrenamiento físico del perro es otra de las cuestiones que influye en la elección de la ruta.

-No todos los recorridos son igual de apropiados para nuestro animal. Un río extremadamente ancho o profundo puede suponer un problema para algunos perros en la montaña.

-Recuerde que, como usted, el perro necesitará agua durante el recorrido: opte por rutas con puntos de agua potable.

-Si planea realizar un ascenso importante, considere que el perro también puede verse afectado por los cambios de presión que supone la subida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario