lunes, 19 de noviembre de 2012

El tratamiento y la prevención del envenenamiento por anticongelante en las Mascotas



Ayer hablamos sobre la fisiopatología de la intoxicación por anticongelante en las mascotas. Hoy vamos a tocar en lo que se puede hacer para tratar y prevenir la misma.

Si sospecha de que su perro o su gato podría haber tomado el anticongelante, llévelo a la clínica veterinaria de inmediato. Los medicamentos y procedimientos que impiden la absorción del glicol de etileno (por ejemplo, la inducción del vómito y de la administración de carbón vegetal activado) puede ayudar, pero desde que el EG se absorbe tan rápidamente por lo general es imposible asegurar que ninguna de la toxina se mete en el torrente sanguíneo.

La Fluidoterapia intravenosa se empezó a dar para restaurar o mantener la hidratación, corregir los desequilibrios de los electrolíticos y promover la función renal y la excreción de glicol de etileno y sus metabolitos. El bicarbonato se añade a menudo a los líquidos para contrarrestar los niveles excesivos de ácido dentro del cuerpo. Un catéter urinario y un sistema de recogida cerrado también debe ser puesto en su lugar para la producción de orina pueda ser estrechamente monitorizados. Si comienza a declinar, los medicamentos (ejemplo el manitol) se puede dar para estimularlo.

Los antídotos para el Glicol de etileno se deben dar a las mascotas dentro de las ocho horas de la intoxicación para ser eficaz. Una solución de etanol diluido es la forma clásica del tratamiento, y es (probablemente) por las que su veterinario tiene una botella en el estante de su farmacia. Funciona por competir con una de las enzimas que convierten EG en sus metabolitos tóxicos de manera que más EG puede ser eliminado sin cambios desde el cuerpo.

El etanol es la mejor manera de tratar a los gatos que se han metido en anticongelante y es considerablemente más barato (y más fáciles de obtener) que fomepizol, la alternativa de uso común en los perros. La desventaja de tratamiento con etanol es que, como EG, que es un depresor y diurético, lo que puede comprometer aún más la condición de la mascota.

EL Fomepizol funciona de la misma manera como el etanol, pero es más fácil de administrar (por ejemplo, a través de cuatro bolos intravenosos más de treinta horas frente a una infusión a velocidad constante durante 48 horas) y no tiene los efectos secundarios asociados con el etilenglicol. Es bastante caro, sin embargo, y sólo es eficaz en los gatos si se les da un plazo de tres horas desde la exposición.


Cuando se diagnostica el envenenamiento por anticongelante después de que los signos de insuficiencia renal están presentes (por ejemplo, el aumento de BUN y la creatinina, o limitada o nula producción de orina), ni el tratamiento fomepizol ni etanol son útiles. En estos casos, la diálisis a largo plazo (ya sea a través de la administración de líquidos a y se drena fuera de la cavidad abdominal o con una máquina de hemodiálisis) es necesario para dar a los riñones de un animal una oportunidad de recuperarse de los daños causados ​​por un gran número de cristales de oxalato de calcio que pasaron a través. Si la función renal no mejora adecuadamente, el trasplante renal o la eutanasia es necesaria.

Obviamente, la mejor manera de prevenir el envenenamiento por anticongelante en las mascotas es eliminar el acceso a la misma, pero esto es más fácil decirlo que hacerlo. Si usted es consciente de que un derrame de anticongelante ha ocurrido, absorberlo con arena para gatos, la disposición segura de la mezcla y enjuague la zona con abundante agua. "Pet-friendly" anticongelantes que contienen un agente amargo que tienen el gusto del producto de mala calidad o que están hechos de glicol de propileno en lugar de etilenglicol están disponibles e incluso obligatorio en algunos estados, pero que ciertamente no significa que todos los coches en la carretera tengan el uso de estas alternativas.

Si usted está buscando un motivo más para mantener las mascotas adentro, en un patio cercado, o con una correa - eso es todo. En el momento en que vagan libremente sus perros y gatos hacen que cuando vuelvan a usted, puede ser demasiado tarde para salvarlos de los efectos mortales de la intoxicación por anticongelante.

Por: Dra. Jennifer Coates, veterinaria – Trad: Erik Farina, Psicolmascot


No hay comentarios:

Publicar un comentario