viernes, 30 de noviembre de 2012

Los juguetes de plástico para el adiestramiento del perro tienen fugas químicas.



Los perros que muerden en los objetos de adiestramiento y juguetes de plástico pueden estar expuestos a productos químicos que alteran las hormonas, según un estudio de la Universidad de Tecnología de Texas. El bisfenol A (BPA) y los ftalatos - los ingredientes de los plásticos duros y vinilos - fácilmente se filtran desde los juguetes mordedores, que se utilizan para entrenar a los perros a recuperar. El nuevo estudio es uno de los primeros en examinar los productos del perro como una fuente potencial de exposición para las mascotas. No se sabe, sin embargo, si los rastros de las sustancias químicas no suponen ningún riesgo para la salud de los perros. "Algunos de los perros están expuestos a los mordedores de plástico desde el momento en que nacen hasta el día de su muerte. Todos queremos a nuestras mascotas para que  estén  sanas ", dijo el toxicólogo Philip Smith, co-autor del estudio, que aún no se ha publicado.

Los perros que muerden en los objetos de adiestramiento y juguetes de plástico pueden estar expuestos a productos químicos que alteran las hormonas, según un estudio de la Universidad de Tecnología de Texas.

Los investigadores encontraron que el bisfenol A (BPA) y los ftalatos - los ingredientes de los plásticos duros y vinilos - fácilmente pueden filtrarse desde los juguetes para morder, que se utilizan para adiestrar a los perros en recuperar.

El nuevo estudio es uno de los primeros en examinar los productos del perro como una fuente potencial de exposición para las mascotas. No se sabe, sin embargo, si los rastros de las sustancias químicas no suponen ningún riesgo para la salud de los perros. Las investigaciones anteriores se han centrado en los riesgos para los bebés y los niños pequeños desde los biberones, los juguetes y otros artículos que contenían los productos químicos.

"Una gran cantidad de productos de plástico se utilizan para los perros, así que para entender el potencial para lixiviar de algunos de los productos químicos de los juguetes es un área nueva e importante de la investigación", dijo el veterinario Safdar Khan, director general de la investigación de toxicología de la Sociedad Americana para la Prevención de la Crueldad contra los Animales 'Centro de Control de Envenenamientos en Illinois. El Dr. Khan no estuvo involucrado en el estudio actual.

Philip Smith, un toxicólogo en el Instituto del Medio Ambiente y Salud Humana en la Tecnológica de Texas, se interesó por la exposición de las sustancias químicas de los mordedores después de usarlos para entrenar a sus propios perros Labradores Retrievers.

"Algunos de los perros están expuestos a los mordedores  de plástico desde el momento en que nacen hasta el día de su muerte. Todos queremos a nuestras mascotas que sean  saludables ", dijo Smith, co-autor del estudio, que aún no se ha publicado, que fue presentado este mes en la conferencia de la Sociedad de Química y Toxicología Ambiental en California.

En los seres humanos y roedores, los BPA y ftalatos se han relacionado con un número de problemas de salud, incluyendo trastornos en el desarrollo de los órganos reproductivos, disminución de la fertilidad y los cánceres. Los Estados Unidos y la Unión Europea han prohibido algunos ftalatos en los juguetes de los niños, y en julio en los EE.UU. la Administración de Alimentos y Medicamentos prohibió los BPA en los biberones y tazas para bebés.

Los investigadores, dirigidos por Kimberly Wooten, un estudiante de posgrado en toxicología ambiental en la Tecnológica de Texas,  estudiaron  los factores que afectan la cantidad de BPA y ftalatos lixiviado de los mordedores de plástico en platos llenos de saliva artificial de perro.

Probaron mordedores de color naranja y blanco de dos fabricantes no identificados.  Los mordedores  sometidos a situaciones simuladas de morder, estaba  lixiviado más BPA y ftalatos que los flamantes de los nuevos mordedores y los que están fuera  a la intemperie durante un mes.

"Piense en las moléculas que componen los plásticos como los ladrillos en una pared. Con los juguetes del animal doméstico, con el desgaste de la masticación pondría presionar  sobre los enlaces químicos - el mortero - permitiendo que las moléculas individuales a ser liberadas ", dijo Laura Vandenberg, una científica en reproducción de la Universidad de Tufts en Massachusetts.

Ya que fue usada  la saliva artificial, es difícil decir cuanta lixiviación actual ocurriría en la boca de un perro, los investigadores dijeron. “No tenemos bastante información en este momento para comenzar a estimar la exposición actual,” dijo Smith

Smith dijo que sospechan que los niveles de sustancias químicas observadas a partir de los mordedores  se consideran muy altos si se comparan con los juguetes de los niños.

Los investigadores también observaron ftalatos y el bisfenol A en los juguetes para las mascotas que venden a través de los principales minoristas. Se encontró una mayor lixiviación en concentraciones de los mordedores que de otros juguetes, pero los resultados preliminares sugieren que algunos juguetes comprados en la tienda podrían haber lixiviado otras sustancias químicas hormonalmente activas.

Un estudio previo realizado por el Grupo de Trabajo Medio Ambiental,  encontraron que la sangre y la orina de los perros contenían los productos de degradación de los ftalatos en varios niveles que van desde 1,1 hasta 4,5 veces superior a la media que se produce en las personas.

"Los perros están más cerca del suelo que los seres humanos, por lo que el polvo doméstico es otra fuente potencial de exposición a sustancias químicas ambientales", dijo el Dr. Khan.

Sin embargo, poco se sabe acerca de los riesgos potenciales para la salud de los perros expuestos a sustancias químicas similares a las hormonas.

Dado que existen pocos datos de toxicidad para los perros, es difícil evaluar los riesgos, dijo Smith. Sin embargo, "la educación del consumidor sobre el riesgo potencial parece estar justificada sobre la base de nuestros datos", dijo.


Por: Lindsey Konkel, Environmental Health News – Trad: Erik Farina, Psicolmascot
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario