martes, 18 de diciembre de 2012

Una Catedrática y un veterinario tienen como objetivo calmar el dolor crónico de los perros.



Una catedrática de la Universidad de Colorado y su compañía biomédica spin-off se han unido con el veterinario Lafayette en el despliegue de una nueva terapia génica dirigida para el dolor crónico en los perros, con la esperanza de que algún día podría ser aplicable en los seres humanos.

Linda Watkins, una distinguida catedrática en el departamento de psicología de la Universidad de Colorado y del Centro para la Neurociencia, dijo que el estudio implica el tratamiento de los perros enfermos con una terapia génica con interleucina-10 o IL-10, una proteína y anti-inflamatorio que los perros y los seres humanos producen naturalmente.

Watkins participa en su trabajo con el Dr. Robert Landry, del Hospital Animal Mountain Ridge y el Centro de Tratamiento del Dolor en Lafayette, quien está con un tratamiento para los perros que sufren de enfermedades crónicas y dolorosas, y no están respondiendo de manera significativa a otros fármacos.

El Dr. Landry, uno de los pocos del Estado que está acreditado por la Academia Americana de Profesionales de Tratamiento del Dolor en Colorado, dijo que los niveles de dolor de los animales que experimentan, son similares al de los humanos, y que el dolor crónico puede incluso acortar la vida de las mascotas. Él está buscando los propietarios locales de perros cuyas mascotas sufren dolor crónico, y le gustaría tener a sus perros participando en el estudio, que se puede hacer sin costo alguno.

"Estamos buscando a los perros que no puede comer, que no se puede subir o bajar una rampa, que en realidad no pueden realizar una funcion nunca más por el dolor debilitante que sienten", dijo el Dr. Landry.

Dos perros hasta ahora han sido tratados con la terapia experimental hasta la fecha, dijo Landry. Ambos mostraron resultados positivos.

"Son más juguetones, pueden bajar y pueden subir una rampa. No hay efecto placebo en los perros. El tratamiento es o va a ser funcionalmente eficaz o no."
Linda Watkins Premio Príncipe de Asturias a la investigación científica y técnica
El estudio se basa en la investigación dirigida por la catedrática Watkins y centrado en lo que se conoce como células gliales que se encuentran en el sistema nervioso de los mamíferos, que tienen un papel clave en la comunicación de dolor.

En condiciones normales, las células gliales actúan en el sistema nervioso central como "amas de casa", la limpieza de los desechos celulares y proporcionar apoyo a las neuronas, según Watkins. Las células gliales, sin embargo, también pueden desempeñar un papel fundamental en la mejora del dolor por las neuronas emocionalmente que transmiten señales de dolor y liberan una gran cantidad de compuestos químicos que provocan tantos problemas tales como dolor crónico neuropático y otros problemas médicos.

Landry usó una analogía diferente, comparando las células gliales a un "control de volumen" que puede ser manipulado para dar a los perros gravemente enfermos un mayor confort.

"Queremos bajar el volumen, queremos reducir la magnitud de su malestar, por lo que pueden tener más funciones y una mejor calidad de vida", dijo Landry.

Watkins y su empresa biomédica spin-off Xalud Therapeutics Inc., de San Francisco, junto con Landry, están usando el producto candidato líder del Xalud, el XT-101, una terapia genética que aprovecha la IL-10 para normalizar la actividad glial y parar el dolor neuropático. El alivio puede durar durante mucho tiempo tanto como 90 días, con una sola inyección.

Según Watkins, la terapia génica basada en IL-10 tiene una serie de ventajas, incluida la supresión de la actividad glial en la médula espinal, estimulando la regeneración de los tejidos y el crecimiento, en la disminución de la producción de sustancias proinflamatorias y el aumento de la producción de sustancias anti-inflamatorias.

Watkins y Landry está trabajando con el American Kennel Club en la obtención de una posible financiación para seguir los estudios clínicos con el tratamiento del dolor crónico en los perros.

Los resultados positivos observados hasta ahora en la aplicación limitada de la terapia para los perros, sigue con un éxito similar al que se ha logrado en el uso en las ratas de laboratorio. El objetivo, en el caso de Watkins y Landry que continúan viendo resultados positivos, es pasar con el tiempo a la cadena alimentaria.

"Nuestro objetivo final es encontrar un medio por el cual se pueda controlar y mejorar el dolor clínico con el fin de aliviar el sufrimiento humano", dijo Watkins en una declaración preparada.

La catedrática Watkins que en enero recibió de la Universidad de Colorado la Artifice del Año para el campus de Boulder, para el desarrollo de nuevos fármacos y nuevos usos para fármacos conocidos en la orientación de los trastornos con necesidades médicas no satisfechas, como el dolor crónico y neuropático, esclerosis lateral amiotrófica, esclerosis múltiple y la adicción.

Por: Charlie Brennan - Trad: Erik Farina, Psicolmascot

No hay comentarios:

Publicar un comentario