jueves, 28 de febrero de 2013

Un veterinario quita quirúrgicamente 79 piedras del tracto GI de un perro


Barney el Labrador marrón comió más de 100 piedras durante un paseo por la playa.

Los propietarios sentían un "traqueteo" en su estómago lleno de piedras y lo llevaron al veterinario.

Cuando Barney el perro de Kim Woollard comenzó a sentirse indispuesto, no tenía ni idea de lo equivocado que podría estar.

Había estado un largo paseo por la playa el día anterior y le había parecido perfectamente alegre. Pero cuando la señora Woollard lo llevó al veterinario y le dieron una radiografía - la respuesta estaba justo en frente de élla.

Barney se había comido la asombrosa cifra de 109 piedras durante su paseo por la playa.

Una radiografía muestra el estómago de Barney que estaba atascado con muchas piedras después de su paseo marítimo con su propietaria Kim Woollard.

Los veterinarios encontraron 79 piedras en la cavidad del estómago - y la señora Woollard encontró otras 30 piedras en su cesta cuando volvió a casa, que ya había pasado a través de su sistema.

La Sra. Woollard, de 52 años, que vive con su esposo Andrew, de 58 años, un constructor, en Chessington, Surrey, dijo: "Estábamos absolutamente asombrados cuando vimos los rayos X y nos mostró por qué Barney se sentía indispuesto.

"No me extraña que se había sentido débil cuando tenía más de un centenar de piedras en su estómago.

"Cuando el veterinario nos mostró la radiografía me quedé atónita. Se podía ver un montón de las piedras aún en el estómago y el intestino.

La Sra. Woollard, una joyera, había disfrutado de un paseo en una playa de Kent el día anterior en septiembre, con Barney su labrador chocolate.

Ella dijo: Que Barney estaba siempre lleno de energía y le gustaba salir a caminar por la playa. Era una playa de piedras y lo dejé allí sin correa ya que no había nadie en la playa aparte de nosotros.

"Andrew y yo estábamos charlando y viendo a Barney, pero no lo vi hacer nada fuera de lo común. Fue corriendo a lo largo disfrutando de sí mismo.

El Sr. Woollard había notado algunas piedras en la cesta de Barney cuando la pareja regresó a su casa, pero no creo que fuera nada de eso.

Pero al día siguiente, Barney parecía descolorido y las piedras eran muchas más en su cesta, por lo que la señora Woollard decidió que lo llevaría hasta el veterinario.

Ella dijo: "Parecía que había pasado algunas piedras, así que lo llevé al veterinario para un chequeo.

'Andrew le había pasado la mano debajo de su vientre y de hecho podía oír ruidos, así que sabíamos que había un poco más todavía allí dentro.

Los rayos X mostraron que Barney había engullido más piedras de lo que la señora Woollard había sospechado.

Ella dijo: "Me sorprendió cuando vi cuantas había comido, y no habíamos visto ninguna cosa mientras estábamos en la playa.

"Él había seguido su camino en el mar y si hubiera tenido la boca abierta y luego él pudo haber tragado las piedras entonces. Pensé que podría haber ingerido unas cuantos, y luego los pasó en su cesta, pero nunca había imaginado que sería tantas. El veterinario nos dijo que había sido un buen trabajo que habíamos actuado rápidamente. "

Barney ha tenido una operación para extraer las piedras - y los veteranos cuentan la asombrosa cifra de 79 piedras en total, además de las 30 piedras más tarde encontradas en su cesta.

Por suerte Barney tuvo una recuperación completa de la operación. Sin embargo, los veterinarios también descubrieron que el consumo de las piedras le habían dañado los dientes y que necesitaba una operación sobre uno de sus dientes delanteros un par de semanas atrás.

La Sra. Woollard, quien tiene tres hijas Katie, 17, Holly, 15 años, y Emily, 13, agregó:

"Desde que era un cachorro Barney siempre ha masticado cosas. Siempre está robando de la lavadora la ropa y arrancando los tejidos. Él los agarra y los esconde en su cesta.

"Pero nunca nos imaginamos que estaríamos para verle tragar piedras, cuando lo llevamos a la playa. Creo que las playas de piedras están fuera de la cuestión para él por ahora. "

Por: Lucy Laing Traducido y Publicádo Por: Erik Farina, Psicolmascot



No hay comentarios:

Publicar un comentario