jueves, 25 de abril de 2013

La diferencia entre el Gato y el Perro; El lenguaje corporal

¿Podrían los gatos y los perros ser siempre amigos? Algunos pueden, mientras que otros lucharán como... bueno, como perros y gatos. ¿Por qué esta contradicción? El problema puede ser que las dos especies no siempre hablan el mismo lenguaje.

Los gatos y los perros se comunican con nosotros, y entre sí, a través del lenguaje corporal. Al utilizar el lenguaje corporal para interpretar lo que nuestras mascotas están diciendo, es importante tener en cuenta el contexto y la personalidad de la mascota. Mientras que ciertas señales físicas aparecen ser comúnmente en los perros y los gatos, esas señales no siempre significan lo mismo, y es importante conocer las diferencias con el fin de comprender mejor a su gato o a su perro.

Su gato está diciendo una cosa, pero su perro está diciendo Algo Más

Aquí hay algunos ejemplos de los comportamientos que pueden comunicar cosas radicalmente diferentes para cada especie.

La cola en alto: Cuando un gato tiene su cola alta, puede indicar que el está amable y relajado. Cuanto mayor esté la cola del gato, más seguro estará. Sin embargo, si la cola está en alto con el pelo erizado e hinchado, por lo general indica un aviso o una agresión potencial. A medida que se hace más inseguro o temeroso, es más probable que baje la cola y se escabulla.

Cuando un perro tiene su cola alta, por otro lado, a menudo son señales de una alta excitación y la posibilidad de una conducta agresiva. Un perro que se agita y se acerca a agredir también puede agitar su cola hacia atrás y adelante con fuerza. Es más probable que un perro lleve su cola en una posición neutral, extendida por detrás de él, cuando él está relajado.

 
El Meneo de cola: Los perros amistosos menean su cola sueltamente de un lado a otro teniéndola medio alto. Cuando la cola de un gato comienza a menearse de un lado a otro, esto es un encuentro poco amistoso o el ataque del predador probablemente ocurrirán.

La Boca cerrada: Los gatos relajados tienen la boca cerrada, los perros relajados pueden tener la boca cerrada o parcialmente abierta. El perro cuando está más tenso, tiene la boca cerrada más fuerte, aunque un perro muy estresado puede estar jadeando mucho o bostezando.

Orejas hacia arriba para el saludo: Un gato confiado que saluda a la gente tendrá normalmente sus orejas hacia adelante y en alerta. Si las orejas se mueven hacia atrás o se contraen, puede indicar la incertidumbre o que el encuentro no va bien. Por el contrario, un signo de un perro amistoso es que las orejas se mueven de nuevo ligeramente. Un perro sumiso moverá aún más sus orejas hacia atrás como un gesto de apaciguamiento. Los perros con las orejas erguidas muy tiesas pueden estar dispuestos a mantenerse firmes contra otro animal si es necesario, pero este comportamiento es específico de cada perro.

Cuando se arquea: Tanto los perros como los gatos arquean sus cuerpos al lado intentando cortar una amenaza potencial. Un perro puede hacer esto a fin de mostrar que él no quiere hacer daño, mientras que un gato puede tratar de parecer más grande y más amenazante a su opositor.

Tumbado panza arriba: Un perro probablemente estará tumbado panza arriba como un comportamiento de saludo sumiso o como un modo de que alguien que está cerca de el le frote el vientre. Un gato, por el contrario, se tumba sobre su espalda en legítima defensa, está posición le permite tener las cuatro patas, con garras sacadas, preparadas para reaccionar ante cualquier amenaza. A veces, un gato se acuesta sobre su espalda para que la gente que está cerca de el frote su vientre, pero muy pocos gatos realmente disfrutan teniendo este gesto y pueden responder agresivamente.

Erik Farina, 2012
A veces, su gato y su perro está hablando el mismo lenguaje

El gato y el perro no puede estar siempre en la misma página, pero sí compartir algunos comportamientos. Aquí están algunos de los que tienen en común.

Las Orejas erguidas: Gatos y perros tanto comunican a través de sus oídos. Cuando están relajados, los oídos por lo general apuntan hacia adelante. Cuando ellos están muy entusiasmados o interesados ​​en algo, sus orejas son propensos a moverse totalmente hacia adelante y en posición vertical. Cuando las orejas se mueven hacia atrás y se aplanan contra la cabeza, a menudo hay miedo o sumisión subyacente.

El Pelo erizado: Cuando los gatos y los perros se sienten asustados o estimulados, el pelo en la espalda y la cola se erizan hacia fuera y los pelos están de punta. En los perros y en los gatos, los pelos de punta indica un animal listo para reaccionar.

Dilatación de la pupila y el parpadeo: Las pupilas de un gato se dilatan cuando tiene miedo o está a punto de atacar. Del mismo modo, las pupilas de un perro se dilatan cuando está temeroso o agresivo. Las pupilas dilatadas también pueden indicar alta excitación en ambas especies. El parpadeo de los ojos en los perros y en los gatos indican el deseo de un saludo pacífico, mientras que el contacto directo con los ojos, sin parpadear o mirando a otro lado, puede ser señal de un problema en los perros y en los gatos.

El cuerpo encogido: Cuando un perro o gato tiene miedo de algo, él hará que su cuerpo parezca tan pequeño como sea posible, por lo general con la cabeza gacha. Del mismo modo, los perros y los gatos curvan la cola debajo de sus cuerpos para indicar un miedo extremo.

Los bigotes rígidos: Los perros y los gatos tanto tienen una medida normal y la estructura de sus bigotes. Cuando están estimulados por algo y están a punto de reaccionar, los bigotes están más propensos a endurecerse y ponerse rígidos hacia fuera.

Estar Jadeando: Estar jadeando puede indicar varias cosas en los perros, pero en ambas especies puede significar que el animal está muy estresado o asustado. En un gato que está jadeando y que no está interactuando con otro animal o en una situación de miedo puede indicar una enfermedad grave, y debe de contactar inmediatamente con un veterinario.

El Bostezo: Mientras que el bostezar en los perros puede indicar estrés, los perros y los gatos pueden bostezar como un comportamiento que les calma en situaciones de conflicto.

Por: Mikkel Becker - Erik Farina, Psicólogo Canino y Felino.


No hay comentarios:

Publicar un comentario