viernes, 31 de mayo de 2013

¿Cómo puedo preparar a mis perros para las visitas con niños?

Pregunta: Mi marido y yo tenemos dos perros grandes y muy activos. No tenemos hijos, pero muchos de nuestros amigos y familiares si los tienen. ¿Cuáles son algunos consejos que podemos hacer para preparar a nuestros perros para los niños pequeños que nos visitan, cuando sea posible? ¿Y hay algún consejo que debemos hacer mientras los niños nos están visitando para asegurarse de que todo va bien?

Respuesta: La primera pregunta que debemos hacernos es si los perros quieren interactuar con los niños. A veces, simplemente asumimos que nuestros perros deben ser de un tipo social con todos los seres humanos, cuando en realidad, eso no es lo que prefieren. Algunas personas prefieren no interactuar con los niños y los perros no son diferentes.

La mejor predicción del comportamiento futuro es el comportamiento pasado. ¿Han estado sus perros expuesto a los niños en el pasado, y lo cómo fue esa experiencia? Tenga en cuenta que los bebés, niños pequeños, niños adolescentes y adultos son muy diferentes, son animales para un perro, por lo que considera que cada experiencia con esos grupos de edad. Si un perro no ha tenido experiencia con un niño, que a menudo equivale a una mala experiencia en el futuro. Esto es especialmente cierto si un perro no cumplía con los niños durante la etapa de cachorro, especialmente de las 4 a 12 semanas de edad.

¿Es su perro bueno con los niños?

El segunda aspecto a considerar es si sus perros tienen las características que las convierten en un buen candidato para interactuar con los niños.

-¿Han tenido una experiencia positiva con los niños en el pasado?

-¿Son sociales y disfrutan con los visitantes, en lugar de evitar a los extraños o ladran, retroceden o se esconden detrás de usted?

-¿Pueden calmarse a sí mismo y no estar demasiado excitado o está buscando su atención?

-¿Han sido adiestrados en una formación basada con técnicas positivas? ¿Pueden ir fiablementa a su lugar seguro, sentarse, estar atentos y pueden venir felizmente a usted cuando usted los llama?

-¿Son capaces de recuperarse rápidamente de situaciones sorprendentes?

-¿Pueden detenerse en una persecución a su orden?

-¿Están cómodos cuando son tocados por cualquier parte de su cuerpo?

-¿Tienen un historial de no haber mordido a ningún ser humano?

-¿Ellos nunca protegen los objetos, la alimentación o su lugar de espacio?

Si usted cree que a sus perros les gusta estar cerca de los niños, tomen la iniciativa y establezcan reglas de juego antes de que los visitantes lleguen. Asegúrese de consultar también las normas específicas con los padres de los niños.

Primera Regla: El perro y el niño deben estar activamente supervisados

La supervisión es el componente clave para mantener a su mascota y al niño feliz durante la visita. No es posible evitar o intervenir en una experiencia potencialmente aterradora si no estás allí para verlo. La supervisión debe ser de un trabajo en equipo tanto debe estar el dueño de la mascota y como los padres del niño en el equipo. Como dueño de la mascota, su supervisión debe centrarse en la forma en que su mascota está controlando al visitante, mientras que la supervisión de los padres debe ser el comportamiento del niño. Si las funciones de supervisión se examinan antes de tiempo, se reducirá la falta de comunicación, sentimientos de dolor y confusión durante la visita.

Usted debe utilizar tanto la supervisión proactiva (preparando el ambiente para evitar problemas, tales como la planificación de sus perros para ir a un lugar seguro cuando el niño tiene un bocadillo) y vigilancia activa (con ambos ojos en el niño yen los perros en todo momento) . Evite la supervisión pasiva, lo que significa que puede estar viendo pero distraído. La vigilancia pasiva es una receta para el desastre porque las señales de estrés a sus perros podrían perderse, que le puede poner en una situación reactiva con poca información sobre lo ocurrido.

 Segunda Regla: Estar consciente de lo que sus perros están diciendo

Usted es la voz y el defensor de sus perros, usted habla por ellos cuando ellos no pueden. Así que es importante que usted puede interpretar cuando sus perros se sienten incómodos o estresados ​​y debe modificar el entorno en consecuencia. A menudo, esto significa o bien retirando al niño o permitir que sus perros puedan abandonar esta situación. Estas son algunas de las señales que debe observar y que pueden indicar a sus perros que están experimentando estrés o ansiedad:

Saliendo - Cuando un perro intenta salir de una situación que es incómoda, él está demostrando un excelente dominio de sí mismo. No obligue a su perro a permanecer en la situación. Permítales abandonar y asegúrese de que los niños no los siguen. Es útil poder darles a los niños una barrera visual, tales como una cuerda de saltar en el suelo, y enseñarles que cuando los perros pasan de ese punto, los niños no pueden seguirlos.

Lamiendo los labios - Un perro puede lamer sus labios con pequeñas lamidas rápidas, que pueden ser una indicación de que está incierto y poco ansioso. Si su perro lame aun niño con lamidas rápidas, el perro está dejando que el niño sepa que no está amenazado, pero tampoco está seguro.

Bostezando - Si un perro bosteza, pero no parece estar preparándose para una siesta, esto es una indicación de una tensión potencialmente grave. Determinar lo que está ocurriendo en el medio ambiente y reducir el estrés (sonido, proximidad, movimiento, etc.) Además, debe dar a su perro la oportunidad de tomar un descanso de la actividad.

Sacudirse como un perro mojado - Es posible que haya visto a sus perros hacer esto después de haber sido retirados de la mesa de examen en la clínica veterinaria. Es una indicación de que los recientes acontecimientos fueron intensos y un perro está tratando de "sacudirse el estrés."

Girando la cabeza o el cuerpo a distancia - Un perro puede girar la cabeza o todo el cuerpo a distancia, que puede ser una señal de que le gustaría alejarse de la situación.

Mirando fijamente o mirada vidriosa - Esto es una indicación de que un perro está muy molesto y toman una decisión sobre lo que tiene que hacer ahora para mantenerse a salvo.

Paralizado - Esto es una indicación muy grave que un perro está ansioso y cerca de morder. Mirando a lo largo de la paralización es un signo de sufrimiento extremo, y es una señal de alerta de que una mordedura podría ser inminente.

Gruñendo o levantando el labio - Gruñir es una indicación de que las señales tempranas de un perro pueden haberse perdido. No castigue a su perro si esto sucede. Nos están pidiendo, en el lenguaje de los perros, parar lo que está ocurriendo en el medio ambiente. Al castigar el gruñido, le está quitando su capacidad para hacer eso y les deja con su única otra opción que es el morder.

Un perro que mira fijamente, se paraliza o gruñe no es probable que esté disfrutando de la interacción con la imprevisibilidad de los niños.

Tercera Regla: Crear una asociación positiva

La gente a menudo adora la visita de los niños sin tener en cuenta a sus perros, pero esto crea una asociación negativa para los perros por los niños que significan que son ignorados. En su lugar, asegúrese de que cuando el niño esté presente en la sala que alguien esté dando atención a los perros jugando tranquilamente con su juguete favorito o de adiestramiento o dandole golosinas. 

Cuando el niño no está presente en la sala, finge su animal doméstico es invisible y lo ignoran. Entonces, tan pronto como el niño vuelve a entrar en la habitación, reanudar la interacción. Esto crea una fuerte asociación que los niños son iguales a las cosas buenas.

Los niños que tienen miedo a un perro, se mueven, huelen y hacen sonidos diferentes a los adultos. Cuando algo sorprendente sucede, y lo hará, no importa lo mucho que intente controlar las cosas, debe dar a sus perros una golosina con una voz alegre y luego los llevan a su lugar seguro. 

Por ejemplo, si con los gritos del niño o sus caídas, le dan a sus perros una golosina, esto ayudará a sus perros a saber que no importa que las travesuras de un niño sean "extrañas" o impredecibles, significa algo bueno para ellos.

Cuarta Regla: Enseñe a sus perros habilidades de afrontamiento antes de la visita

La habilidad más importante para hacer frente y ser preventiva puede ser enseñar a sus perros es ir a su "lugar seguro." Este debe ser un lugar donde no se les permite a los niños poder entrar, como su jaula o una habitación que ha sido designada exclusivamente para los perros. 

El objetivo es dar a sus perros una oportunidad para salir de la situación, ya sea por la elección de ir a su lugar seguro o yendo a usted para que luego los puede llevar a su lugar seguro. Si su perro no está seguro o no está seguro de su estado emocional, le llaman a usted y le permitirá elegir si prefería quedarse o irse a su lugar seguro.

Cuando los niños están visitando, es importante que usted sea capaz de decirle a sus perros lo que hacer para sacarlos de situaciones potencialmente pegajosas. Si a los perros se les ha enseñado habilidades básicas como "ven", "siéntate" y "acuestate", que tendrá una manera de comunicarse con ellos. La focalización de las manos es otra herramienta útil que le permitirá poder moverse a su perro en diferentes lugares de una manera no confrontacional.

Erik Farina 2012
Quinta Regla: Mantenga la misma relación

A menudo sentimos una presión social para reprender a nuestros perros cuando los visitantes están presentes, porque se siente como eso es lo que se espera de nosotros. Por ejemplo, puede permitir regularmente a su perro estar en el sofá, excepto cuando los visitantes están presentes. El repentino cambio de reglas puede ser estresante y francamente injusto para su mascota.

Antes de tiempo, determine lo que puede ser necesario para modificar las conductas y formar nuevos comportamientos en su lugar. Por ejemplo, usted puede enseñar a su perro a ir a una colchoneta o una habitación diferente cuando hay invitados. Para practicar antes de tiempo, debe recompensar a sus perros por lo que les permite jugar con su juguete favorito en la ubicación deseada.

Como amantes de las mascotas, sabemos la profundidad de la compasión y la empatía que nuestras mascotas nos enseña. No todos los niños toleran bien a los perros, y no todos los perros toleran bien los niños. Al ser proactivo, el trabajo en equipo con los padres del niño y la defensa de su perro, usted puede crear una experiencia maravillosa para todos.

Puede ponerse en contacto con nosotros si necesita ayuda en su domicilio o para un pequeño cursillo de modificación de conducta con los niños o una educación avanzada. Siempre utilizando la psicología canina en el procedimiento, siempre tiene que ser positivo para su perro y el hogar.

Copyright © Por: Erik Farina, Psicólogo Canino y Adiestrador Profesional

No hay comentarios:

Publicar un comentario