lunes, 17 de junio de 2013

Adiestramiento canino con los niños, la agresividad.

Para los padres, los niños son una pequeña amenaza que pueden ser difíciles de predecir y controlar. Para los perros, los niños son una amenaza de tamaño medio que pueden ser difíciles de predecir, pero una amenaza que dependen de los padres para controlar.

Con el fin de evitar la agresión de su perro en compañía de sus hijos, hay varias reglas importantes para ponerlo por debajo. Básicamente, los propietarios tienen que formar a sus hijos en nombre de su perro.

No deben jugar con un mordedor, peluche o ropa a un tira y afloja o un juego de competición. Ciertas actividades lúdicas fomentan una respuesta elevada a la agresión del perro, ya que provocan los "instintos" de los perros de presa. Puede parecer muy divertido y bonito cuando los cachorros retuercen un juguete de peluche, sacudiendo su cabeza de lado a lado. Pero esto es un vestigio de cuando los lobos tenían que romper la columna vertebral de su presa protestando. El jugar a morder con un tira y afloja, en particular, alienta también al perro para hacer valer su fuerza y el dominio a través de una competición. Estos juegos son una mala idea para los niños.

No debe empujar a un perro a jugar o a saltar. Los perros responden a esta fuerza como un compromiso adicional de juego. Ellos están programados para responder a esta fuerza con una fuerza igual y opuesta. Traducido: los van a hacer retroceder. En situaciones donde usted quiere que un perro deje de saltar, usted necesita poder asegurarse de que el perro con el niño está lo suficientemente tranquilo para evitar que se fomente el comportamiento, que es donde se pone difícil cuando las risas en tono alto, estar gritando, llorando o incluso dándole patadas.

Los tonos altos son música para los oídos hipersensibles de un perro emocionado. Tendrá que trabajar con toda la familia en poder tener las mismas órdenes para interrumpir este comportamiento (por ejemplo, "Tumbarse" o "Fuera", seguido de ignorar o separar físicamente el niño del perro).

Que no le coja por la cola o por las patas. Los perros no pueden ver lo que hay detrás de ellos. Si algo está tirando de su cola, incluso si es sólo un curioso tirón, van a responder con rapidez y firmeza, a menudo con la boca abierta y preparada. Los niños no tienen cola. Es por eso que tienen curiosidad acerca de ellas. Todo depende de que usted pueda ser cauteloso también. Lo mismo ocurre con sus patas. Los perros son muy protectores de sus patas, ya que desde sus días de caza de carga eran los medios para su supervivencia.

No debes enseñarle al niño que aprenda las órdenes de ataque para el perro, incluso para la diversión. La orden "ataca" no debe formar parte del vocabulario de sus hijos, ya sea que se dirija a una ardilla o para intimidar a alguien malo en el camino.

Después de que haya terminado con la formación básica para sus hijos, hay algunos consejos que usted debe darles cuando se trata de los perros de otras personas, que después de todo, estos son los que comienzan una gran cantidad de problemas de agresión del perro:

-Siempre pregunte primero al propietario si el niño puede decirle hola a su perro, para poder saludarlo.

-Al hacer saludarle a un perro nuevo, siempre es mejor que la mascota esté con la correa bien sujeto con la mano, el primer contacto debe ser por debajo de la mandíbula del perro. Se trata de un contacto no amenazante que le permite al perro poder ver la mano, y lo que está haciendo en cada momento.

-Nunca debe acariciar o incluso acercarse a un perro atado solamente por su cuenta, aunque parezca un perro muy agradable y tranquilo. Los perros que están atados pueden fácilmente sentirse acorralado por un niño que se acerca o un grupo de niños, y puede actuar a la defensiva.

-Evite que la cabeza del niño, tenga un contacto visual directo a la altura de la cabeza del perro, mirada con mirada. Para los perros esto puede ser un signo de confrontación o desafío.

A los niños les encanta enseñar a otros niños lo que saben. Usted encontrará que si usted comienza con unas cuantas reglas sencillas en el adiestramiento canino, el conocimiento se extenderá y vamos a tener una relación más segura con los niños y los perros.

Copyright © Por: Erik Farina, Psicólogo Canino y Adiestrador Profesional

No hay comentarios:

Publicar un comentario