sábado, 22 de junio de 2013

Cómo mantener a su perro fresco en verano

Erik Farina 1994
Vamos a compartir algunos consejos de como mantener a nuestros perros seguros y saludables durante el verano.

Tenga mucho cuidado con los perros de alto riesgo. Los animales se refrigeran jadeando, y aquellos que no pueden respirar particularmente bien tienen el mayor riesgo de tener problemas de salud durante el verano. Esto incluye a los perros braquicéfalos, o los que tienen un hocico corto o tienen la cara plana, como los Bulldogs y los Carlinos. Preste también una especial atención a las perros mayores y las mascotas con sobrepeso. Si su mascota alguna vez respira hacia dentro y hacia fuera de una manera ruidosa, puede tener algunos problemas con el flujo de aire, que a su vez significa que puede tener más dificultades para poder refrescarse.

No deje nunca a su perro en el coche aparcado. Las investigaciones han demostrado que en 10 minutos, la temperatura dentro de un coche aumenta en 19 grados. Durante 20 minutos los picos de la temperatura sube a los 29 grados, a los 30 minutos va hasta los 34 grados, y después de una hora, la temperatura se eleva a los 43 grados.

Los perros y los gatos tienen una temperatura corporal inicial de 37,7 a 38,8 grados, y sus órganos comienzan a cerrarse en los 41 grados. Demasiado rápido, que, literalmente, puede ser peligroso para la vida de su animal. Advertimos que nunca se debe poner a su mascota dentro de un coche que está aparcado fuera bajo un sol abrasador, los asientos pueden estar tan calientes que pueden quemar a su animal. Asegúrese de que el vehículo se haya enfriado antes de tiempo.

Proporcionar mucha sombra y agua. Parece una obviedad, ¿no? Usted se sorprendería. Asegúrese siempre de que sus mascota tienen abundante sombra y agua cuando están fuera. Las piscinas para niños y los aspersores son una buena idea, también. Una gran parte de su tiempo, los perros sólo van a acostarse en la piscina para niños y conseguir el vientre mojado. Pero nunca rociar a su perro con una manguera sin antes dejar correr el agua hasta que salga fria: Lo más probable es que haya estado expuesta al sol y el agua en el interior está muy caliente, lo suficiente como para quemar gravemente a su mascota.

Erik Farina 2000
Tenga cuidado con los golpes de calor. Es más común en los perros que en los gatos y, a menudo surge en el ejercicio durante el calor, exponiendose al sol. Le sugerimos llevar a su perro a primera hora de la mañana o por la tarde noche, cuando el sol no está tan alto en el cielo. Trate de mantener a los animales dentro de casa de 11:00 am a 6:00 pm, que suele ser la parte más caliente del día.

Los síntomas de un golpe de calor incluyen el aumento de la frecuencia cardiaca, un jadeo excesivo, un aumento de la salivación, una lengua roja brillante, encías rojas o pálidas, vómitos y diarrea. Basta pensar, que nuestras mascotas tiene mucho mas pelo y grasa en la piel que nosotros, y no procesan el calor, así como lo hacemos nosotros, Así que si hace demasiado calor para que pueda estar tumbado en el exterior, es probablemente que esté demasiado caliente para su perro.

Ponerle protector solar. No eres el único que puede quemarse con el sol: Tus mascotas también pueden hacerlo. Los perros son más propensos a quemarse con el sol en el puente de su nariz, en el área de la ingle, en las puntas de las orejas y en sus barrigas y los animales con una capa fina de piel están particularmente en alto riesgo. Invertir tu dinero en la protección solar que está diseñada específicamente para los perros. No comparta su propia crema solar de humanos, debido a que algunos ingredientes comunes, como el óxido de zinc, son tóxicos para los animales.

Proteja las almohadillas de sus patas. Las almohadillas de los perros son muy sensibles y pueden sufrir quemaduras por el calor del pavimento. Si para usted está demasiado caliente para caminar descalzo, está demasiado caliente para su perro. Mantenga a su perro en el césped, o invertir en unas botas o calcetines para perros. Los signos de las almohadillas quemadas son: cojera o negarse a caminar, las almohadillas se han convertido en un color más oscuro, ampollas visibles o enrojecimiento, y partes de una almohadilla que falta. También se puede notar que su perro se lame o mastica las almohadillas en su búsqueda de un alivio.

Enseñe a su perro a nadar. La seguridad en el agua es muy importante, especialmente si su perro va a estar alrededor de una piscina. Es mejor enseñar a su perro de cómo debe entrar y salir de la piscina, por si alguna vez caen dentro en cuando tu no estás cerca, el va a ser capace de salir. La mejor manera de enseñarle es con el uso de la golosina, con elógios y animándolo. Lo debes mover muy suave y ayudarle a aprender cómo hacerlo antes de que se convierta en un problema. Si su perro se están uniendo a usted en un viaje en barco, asegúrese de que lleva el chaleco salvavidas, tiene que ser adaptado a su perro. Y si su perro está nadando en la playa, asegúrese de que no se trague el agua salada, que pueden ser tóxica para los animales.

Mantenga su manto de pelo largo. Parece como si tuviera sentido que tiene que afeitar su perro para el verano, ¿pues no? Todo lo contrario: Sólo va a hacer que sean más propenso a las quemaduras solares, porque su pelaje en realidad actúa como aislante. En efecto, el pelaje de un animal ayuda a regular las temperaturas extremas y mantener su cuerpo a una temperatura moderada.

Adiestre a su perro para tolerar los fuegos artificiales. Algunos perros están tan asustados por los ruidos en pleno estallido de un petardo pueden lograr escapar, y luego pueden seguir corriendo y corriendo. Las protectoras ven un aumento en los perros abandonados después de las vacaciones, como en las fiestas de San Juan. Mantenga a su perro en el interior de la casa durante los fuegos artificiales, y desarrolle una relación positiva con los ruidos fuertes. Debe dar a su perro una golosina con el primer estallido de los fuegos artificiales y continuar con cada estallido, poco a poco ira reduciendo las golosinas con el tiempo, llegando a cero, cuando ya no se inmute con los fuegos artificiales.

Copyright © Por: Erik Farina, Psicólogo Canino y Adiestrador Profesional

No hay comentarios:

Publicar un comentario