viernes, 19 de julio de 2013

Desde Darwin a Belyaev, el estudio del zorro

Brian Hare es un antropólogo evolucionista en la Universidad de Duke y fundador de Dognition, un sitio web que le ayuda a encontrar el genio en su perro. Este artículo es una adaptación de su libro "El genio de los Perros", co-escrito con Vanessa Woods (Dutton, 2013).

Brian Hare: El 17 de julio fué el cumpleaños de uno de los científicos más importantes que usted probablemente nunca ha oído hablar, el de Dimitri Konstantinovich Belyaev. En el telon de acero de la Rusia de Stalin, en el que ser un especialista en genética era probablemente estar encarcelado, fusilado o ambos, el Dr. Belyaev condujo quizás el mayor experimento de la genética del siglo 20 y, finalmente resuelto el enigma de cómo el lobo se convirtió en el perro.

Durante casi un siglo, la mayor idea de Darwin tenía un vacio para él. Para ilustrar la selección natural, Darwin no sugiere directamente que los seres humanos comparten un ancestro común con los simios. En su lugar, utiliza un concepto que todo el mundo conocía, la domesticación. Todo el mundo sabía que se podía criar selectivamente a los perros con ciertas características físicas, como el tamaño o el el color del pelaje. Darwin quería extender esta idea un poco más allá y sugerir que en vez de la mano del hombre, fue una selección natural lo que llevó a evolucionar.

El problema era que Darwin no podía decir cómo se inició el principio de la domesticación. Nadie estaba tomando notas mientras el primer lobo fue transformado en un perro, o un jabalí en un cerdo. Aquí es donde el Dr. Belyaev intervino y en silencio comenzó una tarea hercúlea que nadie hubiera creído posible, poder domesticar una especie desde cero.

Después de la Segunda Guerra Mundial no era un buen momento para ser un genetista en Rusia. El Darwinismo fue visto como una justificación de el que los capitalistas deben tener los millones y los trabajadores vivir en la pobreza porque los capitalistas tenían la fuerza o la inteligencia superior.

En 1948, la genética fue prohibida en Rusia. Las instituciones genéticas estaban cerradas y la información sobre la genética fue retirada de los libros de texto. El castigo para el ejercicio de trabajo genético fue rápida y severa. El propio hermano del Dr. Belyaev, un genetista, fue detenido por la policía secreta y fue fusilado sin un juicio.

El Dr. Belyaev comenzó su experimento con el zorro plateado, porque podía disimular su trabajo como un esfuerzo comercial. Los zorros de plata eran muy apreciados en Rusia por su piel, y el objetivo de la investigación oficial del Dr. Belyaev estaba tratando de criar zorros para tener un mejor pelaje.

En lugar de tratar de crear una especie domesticada, seleccionada para cada rasgo físico, el Dr. Belyaev la había seleccionado por un rasgo de comportamiento sencillo, si los zorros se acercaban a una mano humana.

Después de sólo 45 generaciones, los zorros experimentales comenzaron a cambiar en formas que podrían tener miles no solo miles de años, si no millones de años en el medio silvestre. En el momento en que llegue años después de ver la obra en curso, los zorros experimentales del Dr. Belyaev eran radicalmente diferentes de la población control. Ellos tenían cráneos más pequeños y los dientes caninos. Sus pies estaban manchados y sus colas se cerraron. También tenían las orejas caídas y ladraban.

Cuando conocí por primera vez a los zorros criados, uno saltó en mis brazos y me lamió la cara. La diferencia entre zorros del grupo experimental y el de control, eran tan notablemente como las diferencias entre los lobos y los perros.
 
El Dr. Belyaev lo había hecho. Había tomado una población de animales salvajes y, esencialmente, domesticado. Y no sólo eso, había descubierto el mecanismo por el que pasó, no por la cría de forma intencionada para cada rasgo físico, pero si al ser seleccionado sólo por el comportamiento. Es decir, el permitir poder criar a los animales que fueron amables hacia las personas.

Hubo un cambio me interesaba más cuando examiné los zorros en el 2004. Las investigaciones anteriores de mi equipo había demostrado que los perros son notables en la lectura de gestos comunicativos humanos. Los perros son mejores que los lobos, y mejor que los parientes vivos más cercanos, que los incluso los humanos y los chimpancés. La cuestión era si los zorros del Dr. Belyaev compartirían este talento para la la lectura de los gestos humanos.

Lo hicieron. Esto tuvo enormes implicaciones para saber cómo los científicos piensan acerca de la domesticación de los perros. El supuesto más común es que algunos cazadores recolectores con cierta debilidad por la ternura encontraron algunos cachorros de lobo y los adoptaron.

En cambio, los zorros plantean la posibilidad real de que la selección natural puede tener la forma de los lobos en los proto-perros primeros de una manera muy similar, sin intervención ni control humana intencionada. Ray Coppinger del Hampshire College y otros han especulado que los seres humanos comenzaron a formar asentamientos más permanentes en los últimos 15.000 años, una nueva fuente de alimento canino parecía que condujo directamente a la evolución de los perros que conocemos y amamos, con las sobras de la comida.

Sólo los lobos que eran menos temerosos y agresivos hacia los seres humanos serían capaces de tomar ventaja de esta nueva fuente de alimento. No habría tenido muchas generaciones para esos lobos amigables el sufrir los cambios físicos, como el color del pelaje. Pronto, los lobos dejaron de buscar como lobos.

Muchos tendrían el pelaje con manchas y algunos incluso habrían tenido las orejas caídas o la cola rizada. Al igual que los zorros, ellos también accidentalmente se hicieron más hábil en respuesta al comportamiento de los seres humanos, y en la que se inició una nueva relación.

No siempre es fácil ser un biólogo evolutivo en este día y edad. Pero cada vez que empiezo a sentir lástima por mí mismo, pienso en el Dr. Belyaev, trabajando encubierto con la muerte que nunca estaba lejos de su puerta. El heroísmo silencioso del Dr. Belyaev es algo deseable, y aunque la verdadera magnitud de sus descubrimientos no se realizó hasta después de su muerte en 1985, su trabajo fue una contribución inestimable que tendrá implicaciones en el futuro.

Aqui mostramos pruebas de coeficiente intelectual de los perros que no son tan inteligentes en (Op-Ed). Las opiniones expresadas son las del autor y no reflejan necesariamente las opiniones del editor. Este artículo fue publicado originalmente en LiveScience.com.


Por: Brian Hare, Duke University

Copyright © Por: Erik Farina, Psicólogo Canino y Adiestrador Profesional

No hay comentarios:

Publicar un comentario