jueves, 18 de julio de 2013

Los perros imitan las nuevas acciones humanas y las almacenan en la memoria

Los perros, desde hace mucho tiempo se creyó que vivían el momento, pero pueden recordar los acontecimientos del pasado.

Los perros pueden aprender, a retener y reproducir las acciones impartidas por los seres humanos después de un breve periodo de tiempo. Según un nuevo estudio realizado por Claudia Fugazza y Adam Miklosi, de la Universidad Eötvös Loránd en Budapest, Hungría, esta imitación diferida proporciona la primera evidencia de la capacidad cognitiva de los perros tanto a codificar y recordar las acciones. La investigación se publica en la revista Cognicion Animal.

Los perros domésticos tienen particular interés en confiar en las señales de comunicación humana. Ellos aprenden mediante la observación de los seres humanos y son fácilmente influenciables por los seres humanos en situaciones de aprendizaje. Vivir en los grupos sociales humanos puede haber favorecido su capacidad de aprender de los humanos.

Fugazza y Miklosi analizaron si los perros tienen la capacidad cognitiva de la imitación diferida. Ocho perros adultos fueron adiestrados por sus propietarios con el método "Haz lo que yo hago" y luego hicieron que esperaran en intervalos cortos (de 5-30 segundos) antes de que se les permitiera copiar la acción humana observada, por ejemplo, caminar alrededor de un cubo o tocar una campana.

Los investigadores observaron si los perros eran capaces de imitar las acciones humanas esperando un rato de entre 40 segundos y 10 minutos, tiempo durante el cual los perros se distrajeron al ser alentados a participar en otras actividades. Los investigadores estaban buscando pruebas de la capacidad de los perros para codificar y recuperar la acción demostrada después de un intervalo. 

 Fugazza describió como una de las pruebas se llevó a cabo: "La propietaria, Valentina, hizo que su perro, Adila, estuviera quieto y le prestara atención a ella, siempre con la misma posición de inicio. Tres objetos elegidos al azar fueron establecidos, cada uno a la misma distancia de Adila. Cuando Adila estaba en posición, Valentina demostró una acción relacionada con el objeto, como tocar una campana con la mano.

Entonces Valentina y Adila hicieron un descanso y se fue detrás de una pantalla que se utiliza para ocultar los objetos, de modo que Adila no pudo mantener su mente en la manifestación por mirar el objeto. Durante el descanso, Valentina y Adila ya fuera jugando con una pelota o practicando una actividad de formación diferente, por ejemplo, Valentina ordenó a Adila a tumbarse. O que ambos se relajaron en el césped y Adila era libre de hacer lo que quisiera, husmear, ladrar a la gente que pasa, y así sucesivamente.

Cuando el descanso había terminado, Valentina se acercó con su perro de nuevo a la posición inicial y dio la orden de “Hazlo”. En una condición de control, la orden de "¡Hazlo!" Estuvo a cargo de una persona distinta del propietario, que no sabía qué medidas había sido demostrada por el propietario. Después de la orden "¡Hazlo!" , Adila realizó normalmente la acción que se había demostrado anteriormente ".

Las pruebas demuestran que los perros son capaces de reproducir las acciones conocidas y acciones novedosas después de diferentes pausas de tiempo, las acciones conocidas después de intervalos de hasta diez minutos y las nuevas tareas después de un retraso de un minuto. Esta capacidad se ve en diferentes condiciones, incluso si se distraen con diferentes actividades durante el intervalo.

Los autores concluyeron: "La capacidad de codificar y recuperar una acción después de una breve pausa de tiempo implica que los perros tienen una representación mental de la manifestación humana. Además, la capacidad de imitar una nueva acción después de una demora sin la práctica anterior sugiera la presencia de un. tipo específico de la memoria a largo plazo en los perros. A esto se le llamaría "memoria declarativa", que se refiere a los recuerdos que se pueden recuperar conscientemente, como hechos o conocimientos ".

Referencia: Fugazza C & Miklósi A (2013). La Imitación diferida y la memoria declarativa en los perros doméstico.

Este estudio demuestra por primera vez la imitación diferida de acciones novedosas en los perros (Canis Familiaris) con intervalos de retención de 1,5 min y la memoria de las acciones conocidas con intervalos que van desde 0,40 hasta 10 min. Ocho perros fueron adiestrados usando el método "Haz lo que yo hago" para que coincida con su propio comportamiento a las acciones mostradas por un manifestante humano.

Luego fueron adiestrados para esperar un corto intervalo que transcurra antes de que se les permitiera mostrar la acción demostrada anteriormente. A los perros que se le hicieron las pruebas para la memoria demostraron un comportamiento en diversas condiciones, también con el llamado procedimiento de dos acciones y en una condición de control sin demostración.

Los perros eran por lo general capaces de reproducir las acciones conocidas después de intervalos de hasta 10 minutos, aunque distraídos por diferentes actividades durante el intervalo de retención y eran capaces de igualar su conducta a la demostración de una nueva acción con un retraso de 1 min.

En el procedimiento de las dos acciones, los perros eran generalmente capaces de imitar lo nuevo demostrando un comportamiento después de intervalos de retención de 1,5 min. La capacidad de codificar y recuperar una acción después de un breve tiempo implica que los procesos de facilitación no pueden explicar de forma exhaustiva la similitud de comportamiento observado y que las capacidades imitativas de los perros se basan más bien en una representación mental duradera de la demostración. Por otra parte, la capacidad de imitar una nueva acción después de un periodo de tiempo, sin la práctica anterior sugiere la presencia de la memoria declarativa en los perros.

Copyright © Por: Erik Farina, Psicólogo Canino y Adiestrador Profesional


No hay comentarios:

Publicar un comentario