viernes, 5 de julio de 2013

La Inteligencia y Comunicación del Perro – 3

Erik Farina año 2000
No cabe duda de que si los perros han logrado introducirse hasta tal punto en nuestras vidas y en nuestros corazones, es más que nada gracias a lo inteligentes y rápidos que se muestran a la hora de aprender. Aprenden tan deprisa, tanto las asociaciones simples como las consecuencias de sus actos, les convierte en seres fáciles de adiestrar, sociales y capaces de comunicarse con los humanos.

El problema es que, como son tan inteligentes, algunos propietarios acaban asumiendo que su perro es casi un ser humano y puede comunicarse como las personas. No se engañe creyendo que su perro entiende cada una de las palabras que usted dice. Que los perros sean inteligentes no significa que hablen nuestro idioma. Si consiguen entenderlo es sólo gracias a los gestos que lo acompañan, a la entonación y a un puñado de palabras clave.

El ojo que todo lo ve

Los perros son excelentes observadores. Saben si estamos contentos, tristes, furiosos o cansados al ver nuestras posturas y nuestra expresión facial. Y aprenden rápidamente qué les proporciona experiencias gratificantes y qué no. Les basta con oír cómo introducimos la llave en la cerradura, o con ver el tipo de calzado que nos ponemos cuando los sacamos a pasear, para volverse locos de alegría. Y la mera visión del maletín que llevamos al trabajo o de una maleta puede llegar a deprimirles.

Gracias a su enorme capacidad de observación podemos enseñarlos a comportarse como nosotros queremos. Llega un momento en que asocian nuestros mensajes con una acción concreta por su parte. Pero el lenguaje humano nunca deja de ser para ellos una lengua extranjera. Solo con paciencia, práctica y una buena motivación por ambas partes lograremos que la aprendan.

Erik Farina año 2000
Si usted quiere hacerse entender:

-Tenga mucha paciencia. Piense en cuántos años necesitaría usted mismo para llegar a dominar una lengua extranjera. Un perro necesita tiempo y práctica para aprender las consecuencias de las palabras de su propietario.

-Motive a su perro. Los perros necesitan estar motivados para aprender igual que nosotros.

-Valorar al perro. Deje muy claro a su perro que está orgulloso de él por lo que ha hecho, o bien que desaprueba su conducta. Las reglas, si son claras, justas y consecuentes, contribuyen a hacer que un perro se sienta seguro.

-Las señales. Acompañe sus órdenes de gestos corporales y faciales. Los perros suelen entender mejor las señales visuales que las auditivas.

A veces a los perros parece olvidárseles qué conducta es apropiada y cual no, y necesitan que se les refresquen las órdenes, reforzar las clases de adiestramiento. Pero pensando un poco, y con algo de comprensión por su parte, esto tiene arreglo. Pregúntese por qué su perro se está comportando de forma inapropiada e intente otra vez enseñarle por medio del refuerzo positivo.

Si se porta mal, no le premie: aprenderá que comportándose de determinada manera obtiene recompensas y repetirá la acción que deseada para volver a obtenerlas. Para muchos perros, el castigo más eficaz si se desea evitar que repitan una conducta es ignorarlos o hacer que la familia los ignore temporalmente.

Los perros hacen cualquier cosa por llamar la atención, incluso cuando esta atención, consiste en reñirles o un castigo. Y aprenden muy deprisa cuando el castigo consiste simplemente en privarlos de la felicitación y del premio.

Erik Farina año 2000
Las Expresiones o los Gestos

Al adiestrarlos deben acompañarse los premios, o la degeneración de éstos, con expresiones verbales o gestuales con el fin de que el perro acabe asociando la expresión misma con la recompensa o el castigo (es decir, la ausencia de la recompensa). Estas expresiones de aprobación suelen ser verbales, auque no tiene por qué serlo necesariamente.

Una vez asociado un signo de desaprobación con la privación de la recompensa, éste bastará por sí solo para interrumpir cualquier actitud no deseada sin necesidad de castigar, reñir o pegar al animal.

Los Signos de desaprobación

Se puede expresar desaprobación con la voz (diciendo “NO” por ejemplo) haciendo sonar objetos (como instrumentos de percusión especiales) o por señas (extendiendo una mano abierta con la palma hacia abajo, en dirección al perro). Para lograr que el perro asocie este signo a la negación de una recompensa, se puede:

-Buscar un premio que guste mucho al perro (pequeñas porciones de alimentos).

-Dar al perro dos porciones y a continuación colocar la tercera en el suelo.

-Cuando se disponga a comerla, debes decirle “NO”, o utilizar el signo de desaprobación elegido y recoger la golosina de inmediato.

-Repetir el proceso hasta que el perro retroceda y evite el alimento en cuanto perciba esa señal. Suele hacer falta repetir el ejercicio seis veces.

-Finalmente, repetir todo el proceso desde el principio con otro premio, por ejemplo sustituyendo la golosina por su juguete favorito o por una salida al parque. De este modo se reforzará la asociación en la mente del perro. Ahora ya puede utilizar esta expresión para interrumpir cualquier conducta no deseada.

La Motivación

Los perros necesitan que se les enseñe qué actitud es correcta o incorrecta, es decir, necesitan disciplina. Ahora bien, esta palabra suele asociarse a la imagen del maestro riguroso y el padre severo, y un perro debe obedecernos porque confía en nosotros y está motivado; por tanto, deseoso de colaborar y nunca porque teme el castigo.

Bajo ningún pretexto se debe utilizar el castigo físico al adiestrarlo. Sin embargo, los perros han sufrido a lo largo de la historia castigos tan crueles e innecesarios que solo una lealtad como la suya ha hecho posible que continúe nuestra amistad. En realidad, ni siquiera existe justificación alguna para gritarles, ya que incluso los gritos sobresaltan y atemorizan en exceso a la mayoría de los perros.

Si desea que su perro colabore, motívelo mediante recompensas y felicítelo encarecidamente por sus éxitos. Nunca olvide que él es solamente un perro y usted debe expresarse de forma que él le entienda.

Si tiene dificultades para adiestrarlo, o empieza a observar algún trastorno de la conducta en el perro, puede ponerse en contacto con nosotros y solicitar asesoramiento en los problemas de conducta o en adiestramiento canino a nuestro correo: psicolmascot@gmail.com

La Inteligencia y Comunicación del Perro – 1

La Inteligencia y Comunicación del Perro – 2

Copyright © Por: Erik Farina, Psicólogo Canino y Adiestrador Profesional


No hay comentarios:

Publicar un comentario