lunes, 26 de agosto de 2013

Adiestramiento Canino - Controlar La Orina y La Caca del cachorro

Erik Farina y Nacho Karballido Staffs
Aprendizaje Sin Error


No es lógico esperar que un cachorro muy joven controle perfectamente sus necesidades, el pipí o la caquita, y es inevitable que se produzca algún accidente de vez en cuando. A pesar de ello, utilizando el método denominado “de aprendizaje sin error” lograremos que entienda lo antes posible qué es lo que esperamos de él y aprenda a hacer sus necesidades en el lugar indicado desde el primer momento. Este sistema, simplemente, hace imposible al cachorro aliviarse en un lugar inapropiado.


El Lugar Apropiado


Es importante en qué momentos es más probable, que un cachorro sienta ganas de hacer sus necesidades. Esto suele ocurrir, por ejemplo, después del juego, nada más despertarse, cuando se acaba de llevar una alegría o después de comer.


Este procedimiento le ayudará a enseñar a su cachorro eficazmente el lugar adecuado:


-Saque al cachorro al aire libre, siempre en el mismo lugar y espere imperturbadamente a que haga sus necesidades, aunque esté lloviendo. Repetir con dulzura alguna palabra que elija como por ejemplo “pipí” o “caquita”, esto le ayudará a recordar por qué se encuentra allí con usted. Cuando empieze a olfatear por todos lados, o a caminar en círculo, prémielo o felicítelo.


-En cuanto termine de hacer sus necesidades, felicítelo con granentusiasmo y ofrézcale una golosina especial para cachorros. Después, juegue un rato con él y vuelva a entrar en casa.


-Mientras esté aprendiendo no es mala idea sacarlo al aire libre cada hora y estar pendiente de sus gestos (si olfatea por todas partes caminando en circulos, significa que tiene ganas)


-Si está en el exterior con el cachorro y no hace nada, vuelva a casa y téngalo controlado en todo momento hasta que vuelvan a salir. Si tiene que atender otro asunto, déjelo en un espacio cerrado y en el suelo cubierto de periódicos.


-Si lo descubre haciendo sus necesidades dentro de casa, o bien a punto de hacerlas, diga “No” en tono suave y llévelo fuera al lugar seleccionado anteriormente. No pasa nada si se despista, pero entonces hay que sacarlo inmediatamente, incluso cuando lo está haciendo. Si logra dejar aunque sea una sola gotita en el lugar indicado, felicítelo y prémielo.


-Encerrado en las zonas donde duerme es más fácil que se aguante hasta que le toque salir, y es posible que le llame para que lo saque. Los cachorros tienden de forma natural a no ensuciarse en la cama.

No Perder Los Nervios


No tiene sentido enfadarse con él porque se le ha escapado algo. Podría asociar su ira con el pipí o la caca en sí, en vez de con el hecho de haber elegido un mal lugar, y entonces se limitaría a tener miedo de que usted descubriese sus deposiciones. A los niños les cuesta años controlar por completo sus esfínteres, y a nadie se le ocurre castigar a un bebé por ensuciarse. Los métodos de castigo que se utilizaban antiguamente, como meterle el morro en su pis o caca, son totalmente contraproducentes y una aberración, además de repugnante y deben ser evitados, prohibidos y multados por maltrato animal.


Muchos propietarios enseñan primero al cachorro a hacer sus necesidades en un papel de periódico y después trasladar el papel al lugar definitivo, pero este sistema supone un doble esfuerzo, puesto que obliga al cachorro dos veces, una para hacerlo en el papel y otra para hacerlo al aire libre. El método del aprendizaje sin error es mucho más facil. Puede ponerse en contacto con un profesional escribiendo al correo; psicolmascot@gmail.com


Orinar Por Sumisión


Los Perros que se hacen pis al ver a una persona o a otro perro no es que no sepan controlar sus esfínteres, sino que utilizan la micción para expresar deferencia. Tal vez se pongan también boca arriba, o separen una pata trasera mostrando el vientre, o se revuelquen en el suelo cuando vean algo o a alguien que les parezca de superior jerarquía.


Si su cachorro orina cuando lo ve a usted llegar, ignórele hasta que estén al aire libre y salúdelo sólo cuando haya hecho pis fuera. Otra posibilidad es agacharse y saludarlo de costado, evitando mirarlo cara a cara. De este modo le parecerá menos terrible y él no se sentirá obligado a orinar para aplacarle.


Copyright © Por: Erik Farina, Psicólogo Canino y Adiestrador Profesional


Contacto: psicolmascot@gmail.com


Copyright 2013 Psicolmascot. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed. - Derechos de autor 2013 Psicolmascot. Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, transmitido, reformado o redistribuido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario