jueves, 19 de diciembre de 2013

Una Perra de asistencia protege a una niña durante el procedimiento anestésico

Un miembro muy importante del equipo de manejo de la cirugía de Kaelyn Krawczyk una niña de 7 años en el Centro Médico de la Universidad de Duke el miércoles 18, no tiene un título de medicina, o incluso un pedigree.

JJ es una perra mestiza de terrier que fue invitada a la sala de procedimiento, porque su nariz es más sensible que cualquier instrumento médico para detectar cuando Kaelyn está teniendo una reacción alérgica peligrosa.

Era un poco lógico, en realidad, "dijo el Dr. Brad Taicher, el anestesiólogo de quién fue la idea de obtener la aprobación del hospital para dar cabida a la perra JJ durante el procedimiento, para asegurarse de Kaelyn no entrara en un shock anafiláctico. como ya lo había hecho antes. "Saber lo que JJ podía hacer, nos dimos cuenta de que JJ no era muy diferente de otros monitores que utilizamos."

Desde que JJ se convirtió en una perra de asistencia para Kaelyn hace 18 meses, ha superado las expectativas incluso de su adiestrador, Deb Cunningham del centro Ojos, Oídos, Nariz y Patas en Carrboro. Cunningham sabía que era posible adiestrar a un perro para ayudar cuando una persona tiene problemas médicos. Pero no estaba seguro de que un perro puede aprender a avisar a alguien de algo que sucede a nivel molecular antes de que la persona pueda mostrar signos de tener un problema.

En el 2012, Cunningham adiestraba a JJ, una bola de pelusa blanca rescatada de un refugio de animales, para alertar de lo que sea, incluso de lo que los alergólogos no saben realmente, Kaelyn exhala o exuda de su piel cuando sus células están cebadas, que normalmente ayudan al proceso de curación , se están tirando de los pelos.

Kaelyn Krawczyk tiene una enfermedad poco frecuente llamada mastocitosis, en el que sus cuerpo liberan unas sustancias químicas de "alerta", tales como las histaminas que reaccionan al calor, el frío y los desencadenantes a veces desconocidos. Los signos externos de un ataque puede ser tan sutil como enrojecimiento de la cara o tan grave como una fuerte caída en la presión arterial que sin control, podría conducir a un ataque al corazón.

Antes de que que la perra JJ entrara en la vida de Kaelyn Krawczyk, ella tenía entre tres y cuatro reacciones graves al año. Desde que JJ vino a vivir con la familia el año pasado, no ha tenido ni una sola.

Esto se debe a que JJ avisa antes de que la reacción se produzca, dando tiempo a los padres de Kaelyn para tomar medidas. Michelle Krawczyk, la madre de Kaelyn, dice que el perro a menudo detecta un problema antes de Kaelyn siente algún síntoma, y mucho antes de Kaelyn esté dispuesta a confesar que ella no se siente bien, especialmente si esto significa que va a tener que dejar lo que está haciendo para dar a su cuerpo tiempo para calmarse.

A medida que aumenta la reacción de Kaelyn, también lo hacen las alertas de JJ. Ella comienza mostrando agitación, levantándose y a dar vueltas. A medida que la situación se vuelve más urgente, el perro se pone a ladrar y a se va a buscar a Michelle tirándola de su ropa. En casa de la familia en Cary, JJ puede ir a un gabinete y buscar un kit que contiene un EpiPen, que se lleva a uno de los padres de Kaelyn. Si la familia está fuera de casa, el perro va a ir al bolso de Michelle y obtener el kit.

"JJ ha hecho posible para nosotros darle una vida más normal a Kaelyn", dijo Michelle. Este año, Kaelyn es una estudiante de primer grado en la Escuela Primaria Green Hope, aunque JJ y Michelle van con ella. Michelle, una enfermera practicante y con profesor universitario en línea, tienen un ordenador portátil, y ella y JJ se sientan en la parte trasera de la sala de clase de la manera de que Kaelyn y ambos estén haciendo tranquilamente sus puestos de trabajo. Así es como JJ trabajó el miércoles, también.

JJ no es ajena a Duke, después de haber acompañado Kaelyn en el hospital por lo menos una media docena de veces por diversos procedimientos y una visita a la sala de emergencia. Los animales de servicio no son poco comunes en el hospital, y los médicos de Kaelyn están acostumbrados a su presencia. Taicher, el anestesiólogo, tiene que luchar contra las ganas de acariciarla. "Sé que está trabajando", dijo Taicher, "pero la perra es tan linda."

Mientras que a JJ no le puede permitir entrar en un quirófano esterilizado, la perra podía entrar en una sala de procedimientos menos estrictos. Como siempre lo hace antes de una visita al hospital, Michelle le dio a JJ un buen baño antes de que nos registramos en la noche del martes.

En la madrugada del miércoles, JJ entró en la sala de procedimientos con Cunningham, el adiestrador y se sentó en el suelo debajo de la silla de Cunningham. Cunningham miraba a JJ mientras el anestesiólogo observaba sus monitores electrónicos.

Taicher dice que entrando en la sedación y saliendo de ella son los veces más probables para cualquier paciente para reaccionar ante un sedante, por lo que vería por cualquier señal de que Kaelyn estaba teniendo problemas.

"Es como volar en un avión", dijo. "En el despegue y en el aterrizaje es cuando usted tiene mayor probabilidad de experimentar un viaje lleno de baches."

Aunque sus monitores no mostraron cambios en Kaelyn en sus los signos vitales, JJ se levantó y giró en círculos cuando Kaelyn estaba bajo los efectos de la medicación, Taicher dijo, que era una alerta leve. Entonces la perra JJ se sentó de nuevo.

La Dra. Sherry Ross, quien realizó el procedimiento del miércoles en busca de una causa de infecciones renales recurrentes de Kaelyn, dijo que otra oportunidad para Kaelyn en reaccionar fue la inyección de un medio de contraste para realizar una prueba durante el procedimiento. No hay ningún problema, dijo.

Cuando a Kaelyn le fue retirada la sedación, JJ se levantó y se giró un par de círculos de nuevo.

"Era justo lo que esperábamos", dijo Taicher. "Si hubiéramos tenido un guión, ella lo siguió a la perfección.."

Aunque Ross y Taicher son conscientes de los muchos usos médicos con los perros, incluyendo la detección de las fluctuaciones de azúcar en sangre en los diabéticos, Taicher dijo que estaba impresionado con las habilidades de la perra JJ.

"Suena tonto, en esta era de la tecnología, cuando tenemos unos equipos de sonar de millones de dólares a mi alrededor, pero teníamos a una pequeña perrita que era más sensible que todas las máquinas", dijo.

Por: Martha Q. - Tra: Erik Farina

Copyright © Psicolmascot. Por: Erik Farina (Psicólogo Canino, Especialista en Comportamiento Canino)


Copyright 2013 Psicolmascot. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed. - Derechos de autor 2013 Psicolmascot. Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, transmitido, reformado o redistribuido.




 

Copyright © Psicolmascot. Por: Erik Farina (Psicólogo Canino, Especialista en Comportamiento Canino)


Copyright 2013 Psicolmascot. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed. - Derechos de autor 2013 Psicolmascot. Todos los derechos reservados. Este material no puede ser publicado, transmitido, reformado o redistribuido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario