martes, 8 de diciembre de 2015

Un estudio revela el estado salvaje de los perros domésticos


Una perra madre cuidando a su camada de cachorros puede parecer la última altruista, sobre todo si está desnutrida y que viven en las calles de la India. Pero debajo de su imagen de corazón de oro se esconde un lado oscuro, según dicen los científicos, que sale al instante si alguien le ofrece un poco de carne. Gruñendo y enmarañándose, ella va a arrebatar la carne de sus cachorros y la consuma sola, informan los investigadores en la actualidad. Los resultados, según dice el equipo, refuerzan la idea de que los ancestros de los perros primero se unieron a los seres humanos como carroñeros, no como cachorros robados de la guarida de un lobo.

"No esperábamos ver este tipo de comportamiento de una madre", dice Paul Manabí, etólogo conductual en el Instituto Indio de Educación la Ciencia y la Investigación (IISER) en Calcuta, India, y el autor principal del estudio. "A veces, una madre luchaba y mordía a los propios cachorros para mantener la carne para ella. Ella les decía: "No, yo no te daré ninguna! '"

Pablo y sus colegas descubrieron el comportamiento mientras estudiaba el cuidado de los padres en los perros vagabundos, los perros domésticos que viven en las calles. Estos perros son comunes en la India, donde han estado en parte en la ciudad y en la vida del pueblo, al menos desde 2000 aC, dice el coautor del estudio Anindita Bhadra, etóloga conductual también en IISER.

A pesar de la larga historia de los perros con los humanos, los científicos saben muy poco sobre ellos. Están sin supervisión por la gente, pero todavía dependen de nosotros para la comida, ya sea a través de dádivas o basura. "Ellos no ven a los humanos como parte de su manada, sino como un recurso", dice Bhadra.

Las madres son conocidas por su cuidado de sus parientes. Pablo señala que los cachorros menores a menudo se quedan con sus madres, incluso después de ser destetados, a cerca de 7 semanas de edad. Pero a medida que los científicos observaron a los perros, vieron signos de conflictos de descendencia parental clásicos: Las madres en ocasiones se negaron a mamar a sus crías o lucharían con ellos por la comida. Los etólogos del comportamiento dicen que tales conflictos surgen porque aunque la madre quiere que sus cachorros para sobrevivir, ella también necesita poder recuperar su salud para que pueda tener otra camada maximizando así su éxito reproductivo.

Para averiguar si la alimentación proporcionada por los humanos llevaba a más conflictos entre los cachorros y la madre, Paul y sus colegas diseñaron dos experimentos, cada uno que abarca las 5 semanas de edad después de que en la mayoría de los cachorros se hace el destete. En uno, dos veces al día durante tres días consecutivos, Paul arrojó galletas a los perros en 15 camadas diferentes, de uno a siete cachorros cada una. En el segundo experimento, se lanzó trozos de pollo crudo a otras 16 camadas, una vez más hicieron esto dos veces al día durante 3 días seguidos durante 6 semanas.

A partir de los vídeos de Pablo con estas comidas, los científicos calcularon la cantidad de intercambio y conflicto dentro de cada camada, y cuantificados el nivel del conflicto por cada semana de cada madre. Encontraron que en cada camada, las madres rara vez dejaban que ningún cachorro cogiera un trozo de carne. En la primera semana, al dar las galletas a las camadas, las madres tenían un nivel de conflicto de un sólo 25% de la escala de los científicos. Pero el nivel de conflicto de las madres sobre la carne comenzó en el 80%, según informaron los científicos.

Algunas madres estaban tan necesitadas de carne, que saltaban sobre sus crías para agarrar cada trozo de carne, y no quisieron compartir ni un poco, dice Pablo. Pero a medida que los cachorros maduraban, la conducta generosa de sus madres con las galletas también se redujo, informó el equipo en la Real Sociedad de Ciencia Abierta. Cuando los perras madre ya no comparten ningún alimento con sus crías, los jóvenes se consideran totalmente destetados y están por su propia cuenta.

El juego desesperado de las madres con la carne proviene de sus necesidades nutricionales, según los científicos. Aunque los perros, a diferencia de los lobos, pueden digerir carbohidratos, todavía necesitan proteínas. Las madres lactantes y los cachorros requieren una dieta que consta de al menos de un 28% de proteína.

Es esa necesidad de las proteínas que pueden haber llevado a los ancestros de los perros de hoy a separarse de sus manadas y se unieron a los seres humanos, dice Bhadra. "En lugar de conducir a una mayor cooperación entre los grupos de lobos ancestrales, los ricos recursos de los cazadores humanos pueden que ellos han inducido a separarse", dice ella, una división que con el tiempo produjo el perro doméstico. No hubo por lo tanto, la necesidad de los humanos de coger a los cachorros de los lobos de sus guaridas para domesticarlos; los cánidos se unieron a la gente por su cuenta, según especulan los autores.

Tal escenario es plausible, dice Adam Miklosi, un etólogo del comportamiento en la Universidad Eötvös Loránd de Budapest. Pero señala que cuando esta "disminución de las tendencias de cooperación" en los perros se llevó a cabo "es todavía una cuestión abierta."

Miklosi y otros, sin embargo, dicen que el estudio arroja una luz sobre las pequeñas vidas conocidas de los perros vagabundos, especialmente en su comportamiento maternal. "Ese comportamiento no ha sido estudiado en detalle", dice, "y puede ser la clave para entender el éxito de estos perros."

"Este estudio nos recuerda que los perros no viven en un mundo de fantasía de Disney, como de las madres cariñosas con sus hijos", añade Julie Hecht, una etóloga aplicada en la Universidad de Ciudad de Nueva York en el estado de Nueva York. "El conflicto entre los perros de la madre y sus cachorros es real y complejo."

Este conflicto no puede limitarse a los perros callejeros, señala Monique Udell, etóloga conductual de la Universidad Estatal de Oregon, Corvallis. "Puede ser una coincidencia que los cachorros son adoptados en casas nuevas en alrededor de las 8 semanas de edad", señala, la misma edad que los perras madre criadas en libertad en la India va a morder sus propios hijos para tomar un poco de carne.

Por: Virginia Morell

Erik Farina www.psicolmascot.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario