jueves, 20 de diciembre de 2012

¿Tu perro come las cacas? Evite que su perro coma las cacas con los tratamientos para la Coprofagia.



Un perro que come las heces puede ser bastante repulsivo desde la perspectiva del dueño del perro, especialmente cuando el perro decide venir y darte unos cuantos besos justo después de consumir la caquita. Pero por mucho que este comportamiento conduce a reacciones desagradables de los seres humanos, el acto de comer las heces no es típicamente un comportamiento anormal entre los caninos.

De hecho, hay una variedad de factores de motivación de los perros a tal comportamiento y algunos incluso están vinculados a la supervivencia.

Sin embargo, hay también muchas implicaciones de salud a tener en cuenta, por lo tanto, este comportamiento se debe desalentar tanto como sea posible.

Entendiendo el comportamiento del perro que come las heces


Como se mencionó, la coprofagia, el término técnico para el que come las heces, no es un comportamiento poco común en el mundo canino. Por ejemplo, la madre de un perro ingiere las heces de los cachorros para evitar las condiciones antihigiénicas, que podría conducir a la enfermedad.

A medida que los cachorros crecen, también pasarán por una etapa oral normal donde van a experimentar comiendo casi cualquier cosa, incluyendo las heces. Sin embargo, el perro que come las heces, puede seguir siendo el perro cuando madura y puede afectar a cualquier edad en los perros.

Erik Farina

Como seres oportunistas y carroñeros, los caninos pueden realizar con las heces los comportamientos alimentarios cuando se presenta la oportunidad adecuada. Este comportamiento con el tiempo puede llegar a ser difícil de erradicar, ya que puede ser muy auto-gratificante.

Las heces ingeridas por los perros que comen la caca no tiene que ser necesariamente de los perros, de hecho, muchos perros encuentran las heces del gato, el caballo, la vaca, el pollo, el conejo y la cabra también muy atractivas.

El candidato típico que come las heces.

Algunos perros pueden estar más predispuestos a comer las heces que otros. Por ejemplo, los perros afectados por ciertas condiciones médicas pueden recurrir a comer las heces como resultado. Un perro con problemas digestivos como la mala absorción, por ejemplo, puede encontrar las heces atractivos porque están sólo parcialmente digeridas. Por esta razón, es importante si tiene un perro que come las heces ir a ver a un veterinario para descartar cualquier problema médico.

En algunos perros los hábitos alimenticios de comer las heces se desarrollan como resultado de aburrimiento, ansiedad o frustración. Si un cachorro es a menudo castigado por la suciedad en el hogar, el cachorro puede decidir ingerir las heces, ya que se han asociado a la ira del dueño.

Algunos perros pueden comer de vez en cuando las heces si son lo suficientemente atractivas como, por ejemplo, cuando algunos perros se sienten especialmente atraídos por las heces sueltas o heces de gatos es porque son muy ricas en proteínas.


Las consecuencias para la salud por comer las heces

¿Preocupado porque su perro come las heces? Existen varios riesgos de salud en los perros que están expuestos a la hora de comer las heces. Las heces son notorias para contener los huevos de varios parásitos intestinales y otras bacterias potencialmente dañinas.

Los seres humanos también pueden estar expuestos indirectamente a dichas bacterias en ponerse en contacto con la saliva de un perro que acaba de comer las heces. Los buenos hábitos de lavarse las manos son una necesidad para los propietarios de los perros afectados por la coprofagia.

Los perros que participan en este hábito desagradable, por otra parte, deben ser sometidos a frecuentes exámenes de heces para descartar la presencia de parásitos y bacterias dañinas.

Cómo evitar que el perro coma las heces

¿Tiene un perro que come las heces? Independientemente de la causa, que sin duda va a querer poner fin a ese comportamiento. Hay varios métodos para lograr esto.

Uno de los más eficaces es la gestión. Esto significa limitar la exposición de su perro para las heces por recogerlos a menudo y participar en una supervisión más estrecha. Si un perro hace incursiones en la caja de arena del gato, una buena administración se recomienda usar una caja de arena con tapa o impidiendo el acceso a él con barreras y puertas para bebés.

Otras técnicas de gestión incluyen la enseñanza del perro con la orden “suéltalo”, evitando el aburrimiento en virtud de los perros estimulados y mantener al perro con una correa cuando lo sacan para hacer sus necesidades. Si usted tiene una de las razas más grandes, considerar la obtención de un bozal para su perro. Él será capaz de hacer todo lo posible para comer y morder con el hocico.


También puede probar este ejercicio ...

Cuando usted camina cerca de algunas heces, camine más despacio. Si su perro muestra interés, con voz firme, diga "NO". Si eso no es suficiente, tirar de la correa y repetir "NO". Si su perro se detiene, lo elogia y premia. Con el tiempo, aprenderá que no aprueban sus malos hábitos alimenticios.

El enriquecimiento del estilo de vida, incluyendo el mantenimiento y adiestramiento del perro, que lo hace participar en las actividades diarias, tales como ir a buscar, la formación persecución o el agílity, también pueden ayudar a los perros para parar de comer la caca, el tener el pensamiento de comer las heces y en la reducción de su frecuencia.

El tratamiento del perro con coprofagia

Al comer las heces si es causado por condiciones médicas, la enfermedad subyacente debe ser abordada a fin de reducir el comportamiento de comer las heces. Cuando la causa de la coprofagia se determina que no es médica, los veterinarios pueden sugerir una variedad de opciones de tratamiento.

Una forma común de que el perro deje de comer caca, es introducir algo a su dieta que hace que las heces sean de mal gusto. No, no estoy bromeando. Los Productos como el "Aglio Plus Dog" cuando se añade a la comida del perro, le confieren un sabor imponente en las heces después de ser digeridos.

Algunos veterinarios también recomiendan añadir piña a la alimentación, la cual debe cumplir con los mismos resultados. Algunos propietarios también han encontrado que el vertido de Tabasco o una pizca de pimienta en las heces, puede impedir que los perros puedan incurrir en la conducta alimentaria del perro que come heces. Pero antes de introducir estos ingredientes a la dieta de su perro, consulte a su veterinario.

Si bien existen diferentes tratamientos para el perro con coprofagia, por lo general un programa completo para los perros, incluyendo una variedad de diferentes estrategias y enfoques que mejor funcionen.

Como se ve, el comportamiento del perro de comer las heces, puede ser causado por una variedad de factores. La identificación de la última causa y el uso de distintos enfoques pueden ser útiles en el tratamiento y la prevención del perro que está comiendo las heces y el problema de las recaídas.

Porque comer heces puede tener consecuencias perjudiciales sobre la salud general del perro, es muy recomendable poder hacer frente a la conducta del perro de comer las heces rápidamente antes de que ponga raíces y se convierta en un mal hábito.

Por: Erik Farina, Psicólogo Canino y Adiestrador Profesional. psicolmascot@gmail.com  Tlf: 659962747

No hay comentarios:

Publicar un comentario