viernes, 12 de abril de 2013

La doble terapia podría mejorar la visión en los perros y en las personas

Una Terapia para Recuperar la visión en los perros podría ayudar a los seres humanos.

Una nueva investigación de la terapia en la Universidad Estatal de Michigan dirigida a recuperar la visión en los perros podría ayudar a los humanos con trastornos hereditarios de la visión que causan ceguera.

El Oftalmólogo veterinario András Komáromy encontró que dos tratamientos realizados en tándem - terapia génica y una proteína llamada CNTF, que ayuda a mantener las células saludables - puede ayudar a restaurar la visión en los perros, según la MSU. Esto podría ser utilizado también para ayudar a los seres humanos.

Los investigadores han descubierto que el uso de dos tipos de terapia en tándem puede ser una combinación de golpe de gracia contra los trastornos hereditarios que causan ceguera. Aunque su estudio se centró en el mejor amigo del hombre, el perro, el tratamiento podría ayudar a restaurar la visión en las personas, también.

Publicado en la revista de Terapia Molecular, el estudio se basa en un trabajo anterior del Oftalmólogo veterinario András Komáromy de la Universidad del Estado de Michigan y sus colegas. En el 2010, se restauró la visión diurna en los perros que sufren de acromatopsia, una forma hereditaria de ceguera total a los colores, reemplazando el gen mutante asociado con la enfermedad.

Mientras que el tratamiento fue efectivo para la mayoría de los perros más jóvenes, pero que no funcionó para los perros mayores de 1 año. Komáromy empezó a preguntarse si los conos de los perros mayores "- las células fotorreceptoras de la retina que tratan la luz del día y el color – podrían estar demasiado desgastadas.

"La terapia génica sólo funciona si la célula no funcional que se ve afectada principalmente por la enfermedad no está muy degenerada", dijo. "Así es como se nos ocurrió la idea de este nuevo estudio. ¿Qué sucedería si destruimos selectivamente la parte de los conos sensibles a la luz y dejamos que vuelvan a crecer antes de realizar la terapia génica? Entonces tendríamos una célula más joven, menos degenerada que pueden ser más sensibles a la terapia ".

Por lo tanto, Komáromy y sus colegas reclutaron a más perros que tuvieran entre 1 y 3 años con acromatopsia. Para probar su teoría, se realizó de nuevo la terapia génica pero la primera dio a algunos de los perros una dosis de una proteína llamada CNTF, que el sistema nervioso central produce para mantener las células sanas. Con una dosis suficientemente alta, su efecto sobre las fotorreceptoras es un poco como la poda en las flores: Esto parcialmente no las destruye, sino que permite el crecimiento de nuevo.

"Fue una apuesta arriesgada", dijo Komáromy, profesor asociado en el Departamento Veterinario de Ciencias Clinico de Pequeños Animales de la Universidad del Estado de Michigan. ¡¡ Pero funcionó !!

"Nos sorprendió justo con lo que nos encontramos", dijo. "Los siete perros que recibieron el tratamiento combinado respondieron, sin importar la edad."

Mientras la acromatopsia es bastante rara, Komáromy dijo que es un buen modelo para la enfermedad de otros trastornos que afectan a las células fotorreceptoras, condiciones que constituyen una causa importante de la ceguera incurable en los perros y en los seres humanos. Esos trastornos afectan a los individuos de ambas especies en mucho de la misma manera, por lo que la promesa del tratamiento de combinación no es sólo para los perros.

"En base a nuestros resultados, proponemos un nuevo concepto de la terapia de la retina", dijo. "Una opción de tratamiento por sí solo no sería suficiente para revertir la pérdida de la visión, sino que una terapia de combinación puede maximizar el éxito terapéutico".

La investigación fue financiada por el Instituto Nacional del Ojo de los Institutos Nacionales de Salud y la Fundación por la Lucha contra la Ceguera. Científicos de la Universidad de Pennsylvania, Universidad de Florida y la Universidad de Miami también participaron en el estudio.

Andy McGlashen , Andras Komaromy, Universidad del Estado de Michigan

Trad y Publ, Por: Erik Farina, Psicólogo Canino

No hay comentarios:

Publicar un comentario