lunes, 24 de marzo de 2014

La Depresión y Ansiedad en los Perros

Erik Farina
Muchos propietarios de perros tienen dudas acerca de si un perro puede tener depresión o si puede tener ansiedad. En estos años la moda de la ansiedad por separación les parece más claro a los propietarios, recurriendo a personas para tratarla sin estar cualificadas, a adiestradores sin tener una titulación para tratar una patología, al Dr. Google, o simplemente de boca de amigos. Muchos propietarios de los perros tienen claro, o más bien piensan que su perro tiene ansiedad. Pero la diferencia entre la ansiedad y la depresión es donde les entra las dudas.

Los perros si que tienen depresión y si que tienen ansiedad, el problema es que no pueden hablar para contarnos su estado o problema. Esta situación es debida, casi sin lugar a dudas, a que con cierta frecuencia aparecen síntomas depresivos en perros con problemas de angustia o síntomas de angustia en los cuadros depresivos. Esto significa que los síntomas de estos dos procesos se encuentran solapados y por lo tanto atribuir lo que el perro presenta son dos patologías muy confusas y dificultosas.

Sin embargo, otras veces los cuadros que presentan los perros son típicos y no ofrecen dudas de diagnóstico. A lo largo de este Blog, en varios artículos por capitulo, vamos a tratar de discernir entre estos dos grupos de patologías para aclarar dichos conceptos, cómo tratarlos y cómo ayudar a su perro.

El gran problema es que los propietarios de los perros recurren a personas sin estar tituladas y cualificadas para abordar estas patologías, pues solamente un veterinario puede diagnosticar esta patología o un psicólogo canino titulado que pueda reconocer el cuadro y poder tratarlo. Estos artículos serán escritos por veterinarios y psicólogos caninos titulados en biología.

Casi a diario, me cuentan problemas de estos casos de patología, mal tratados por ciertos nuevos adiestradores, que no están cualificados para este problemas y tampoco para educar los perros. Pues muy a la ligera tienden a ponerles collar eléctrico para un simple adiestramiento o educación básica a cualquier raza de perro y de ahí surgen la mayoría de los trastornos.

Trataremos de ampliar los artículos centrándonos mucho en los perros adoptados de las protectoras, o de los particulares que los recogieron cuando estaban abandonados y se los llevaron a su casa. Sin saber que este perro pudiera ya presentar una patología y no haberlo llevado aun veterinario primero y poder dejarlo en un protectora bajo supervisión, para poder evaluarlo.

Copyright © Psicolmascot. Por: Erik Farina (Psicólogo Canino, Especialista en Comportamiento Canino)

No hay comentarios:

Publicar un comentario