miércoles, 10 de septiembre de 2014

El Adiestramiento con Collares Eléctricos presentan riesgos mentales en el bienestar del Perro.

Los resultados de un estudio reciente ha puesto de manifiesto que los efectos inmediatos de los perros de entrenamiento del animal doméstico con un collar electrónico causan signos conductuales del malestar, especialmente cuando se utiliza en ajustes altos.

La investigación, llevada a cabo por especialistas en comportamiento animal en la Universidad de Lincoln, Reino Unido, indica que, en la muestra de los perros estudiados, hay mayores preocupaciones sobre el bienestar de todo el uso de los llamados "collares eléctricos" que con la formación basada en la recompensa positiva.

Hay argumentos a favor y en contra del uso de los collares de adiestramiento electrónicos (o e-collares), por grupos de ambos lados que tiene una verdadera preocupación por el bienestar del perro y con ganas de hacer lo que es mejor para su mascota.

Sin embargo, estudios limitados han realizado estudios sobre el uso de collares eléctricos en la población de mascotas. Los académicos de la Universidad de Lincoln investigaron el rendimiento y bienestar por consecuencias del adiestramiento de los perros en el campo con dispositivos electrónicos activados manualmente.

La investigación siguió un estudio preliminar usando una pequeña muestra en los perros que en gran medida habían sido remitidos para la formación debido que perseguían ovejas. Los resultados mostraron cambios en el comportamiento de los perros durante el entrenamiento, que eran compatibles con el dolor o aversión, así como aumento de cortisol salivar que indican aumento de la excitación.

Sin embargo, estos instructores no seguían las directrices de formación publicados por los fabricantes del collar por lo que se llevó a cabo un estudio más amplio que implica la industria aprobada por adiestradores para evaluar si los collares de entrenamiento pueden ser utilizados con eficacia para mejorar la obediencia sin comprometer el bienestar del perro.

El nuevo estudio incluyó a 63 perros que se refiere a mal recuerdo y otros problemas conexos, incluyendo un ganado preocupante, que son las principales razones para el uso del collar en el Reino Unido. Los perros se dividieron en tres grupos, uno que utilizaban collares eléctricos y dos como grupos controlados.

Los adiestradores utilizaban los ajustes más bajos con una función de preaviso y las respuestas de comportamiento son menos marcadas que en el estudio preliminar. A pesar de esto, los perros adiestrados con collares eléctricos mostraron cambios de comportamiento que fueron consistentes con una respuesta negativa. Entre ellos mostrando más signos de tensión, más bostezos y menos tiempo dedicado a la interacción del medio ambiente que los perros de controlados.

Después del entrenamiento la mayoría de los propietarios informaron unas mejoras en la conducta problemática de su perro. Los propietarios de los perros entrenados usando los collares eléctricos estaban sin embargo, se demostraron con menos confianza de la aplicación del enfoque en el adiestramiento.

Estos resultados indicaron que no hay ningún beneficio consistente que se deriven con la formación con collares eléctricos, pero las mayores preocupaciones fueron sobre todo el bienestar en comparación con el adiestramiento basado en la recompensa positiva.

El autor principal, Jonathan Cooper, profesor de Comportamiento y Bienestar Animal de la Universidad de Lincoln de la Escuela de Ciencias de la Vida, dijo: "El adiestramiento con collares eléctricos no dio lugar a una respuesta sustancialmente superior al adiestramiento en comparación con los adiestradores con experiencia similar que no usan los collares eléctricos para mejorar la memoria y el control del comportamiento de perseguir. En consecuencia, parece que el uso rutinario de los collares eléctricos, incluso de acuerdo con las mejores prácticas, según lo sugerido por los fabricantes de los collares, presenta un riesgo para el bienestar mental de los perros. La escala de este riesgo se espera que aumente cuando la práctica se encuentra fuera de este ideal".

En consecuencia, los collares electrónicos causan daños en el cerebro del perro a largo plazo, pasando factura en su comportamiento, provocando agresividad en ciertas razas, nerviosismo, pánico, etc.. El mejor adiestramiento es el cognitivo emocional, o positivo.

Este artículo se basa en los materiales proporcionados por la Universidad de Lincoln.

Copyright © Psicolmascot. Por: Erik Farina (Psicólogo Canino, Especialista en Comportamiento Canino)

Contacto: psicolmascot@gmail.com







Copyright © Psicolmascot. Por: Erik Farina (Psicólogo Canino, Especialista en Comportamiento Canino)


No hay comentarios:

Publicar un comentario