sábado, 1 de agosto de 2020

El Adiestramiento del Cachorro Cap-2

Erik Farina año 2014
Erik Farina 2014
                                                                                                 
Acostumbrar al cachorro a hacer sus necesidades fuera de casa.

Esta es con frecuencia la tragedia del que carece de experiencia en el trato con perros pero, con unos conocimientos básicos y algo de paciencia, no es necesario que resulte una carga tan terrible como se afirma que es. En primer lugar, deberemos descubrir el lugar donde un cachorro hace generalmente sus deposiciones y cuando lo hace. Con ello dispondremos de un medio de información previa y pertinente.

Los perros tienden a hacer sus deposiciones en puntos que ellos u otros perros, han utilizado anteriormente, y acudirán de nuevo a dichos puntos si cuentan con la oportunidad para ello. Un cachorro, casi en forma inevitable, hará sus deposiciones inmediatamente después de beber o despertarse, y dentro de un plazo máximo de media hora después de comer. Debe evitar cualquier desastre llevándolo inmediatamente al punto que quiere que utilice.

Si usted lo está preparando para salir fuera de casa, y después de haberlo sacado a la calle, o al parque, ensucia el suelo de la casa en el interior al volver a entrar, deberá volverlo a sacar fuera de casa, y felicitarlo y premiarle si hace algo mas fuera en el exterior. En casa debe limpiar el suelo con un producto antibacterias, a base enzimas, para eliminar totalmente el olor a orina y así su cachorro no puede oler donde lo hizo anteriormente.

Si usted lo sorprende preparándose para hacer sus necesidades dentro de la casa, pronuncie rápido su nombre, con voz alta diga “a la calle” esto le sorprenderá y detendrá la acción y le dará tiempo para sacarlo fuera de casa. Una vez en la calle y haga sus necesidades, lo felicita y premia. Jamas, deberá castigar a su perro si hace algo en casa, y nunca jamas se le ocurra restregar su hocico en sus excrementos u orina, eso está totalmente prohibido, esa acción nunca se puede hacer, y recuerde que nunca se le riñe o castiga al perro por hacer sus necesidades en casa.

Dentro del hogar, puede tener papeles de periódicos, o pañales absorbentes para el suelo, acostumbrarlo a que utilice esto para sus deposiciones será tarea fácil. Cualquier material que haya tenido bajo sus patas cuando era un bebe de un mes y estaba con sus hermanos antes de traerlo usted a su casa, tendrá gran importancia respecto a la rapidez con que vaya a conseguir acostumbralo a hacer sus necesidades sobre ese material. Si era papel de periódico lo que tenían, le será fácil reconocer ese olor y hacer ahí sus necesidades, si era los pañales, pues también. Esto es que ha sido condicionado y por tanto preferirá hacer sus deposiciones sobre la misma clase de material que ha tenido hasta entonces bajo sus pies y que ha venido utilizando para este fin desde que ha nacido.

El papel o pañal, debe colocarse en un lugar específico y no quitarlo de allí, el mejor punto es un rincón cerca de la puerta de salida de la casa. Observará al cachorro para descubrir los indicios que ponen de manifiesto que está a punto de aliviarse y cuando comience a agacharse o girar varias veces en el mismo lugar, lo llevará inmediatamente hasta el punto donde se encuentra el papel o pañal, y lo mantiene ahí hasta que haya terminado. Después le felicitará y premiará, diciéndole lo buen perro que es. Muéstrese consecuente y jamás permita que acuda a otro lugar de la casa sin reñirle, recuérdelo, no se le riñe nunca, y llevándolo hasta el papel o pañal para enseñarle el lugar donde debe hacerlo. Antes de lo que crea, el cachorro se habrá mentalizado en el sentido de que debe ir al lugar que quiere usted que vaya cuando la naturaleza lo exige, y utilice el papel o pañal que usted a dispuesto para él.

Lo mejor es que si usted va a traer un nuevo cachorro a su hogar, que sea en un fin de semana, si usted no trabaja esos días. Destinará todo dicho fin de semana a conseguir que el cachorro se sienta como en su casa, y acostumbrarlo al nuevo hogar y al exterior de la casa. Si usted lo observa durante todas las horas en que permanece despierto y lo sorprende cada vez que ha de hacer sus necesidades, muéstrele el punto en que quiere que lo haga y adiéstralo para que acuda allí, donde usted colocó el papel o pañal. Aun cuando será un fin de semana tedioso, le proporcionará grandes rendimientos al reducir el tiempo necesario para acostumbrar a su cachorro a base de muchas horas e incluso días. Algunos cachorros de más edad pueden acostumbrarse casi por completo en el curso de una semana de adiestramiento diario.

Los cachorros que han sido criados en un jardín, al exterior, son los mas fáciles de acostumbrar a hacerlo fuera de casa. Basta con llevarlo al jardín cuando estén en condiciones para ello y al sentir una textura y olor familiar bajo sus patas, pronto se acostumbrarán. Exceptuados los que poseen perros de muy pequeño tamaño, el objetivo de cualquier propietario de un perro es adiestrar eventualmente el suyo para que salga al exterior y haga allí sus deposiciones, aun cuando haya comenzado valiéndose de papel o pañal para acostumbrarlo a ello. Para conseguir este propósito, el papel o el pañal previamente utilizado por el cachorro debe ser llevado al exterior, y se acompañará al cachorro hasta ellos cuando creamos que es el momento de hacer sus deposiciones.

El cachorro a través de su capacidad olfativa, sabe para que ha sido utilizado el papel o pañal y generalmente no tendrá problema alguno para instarlo a utilizar de nuevo con idéntico fin. Para llegar al punto en que el cachorro ya no necesita por más tiempo el papel o pañal, se requiere un poco de tiempo. La cantidad de papel o pañales, debe reducirse gradualmente hasta que llegue el momento en que no quede nada. El material dentro de casa lo pondremos fuera de la puerta, después de los primeros días, y permitir al cachorro que rasque la puerta y pida ir al olor que tiene fuera. A medida que transcurre el tiempo, deberemos eliminar una parte de dicho material hasta que solo quede la tierra o la hierva. Cuando este deseado momento llegue, nuestro cachorro deberá estar ya completamente acostumbrado.

Incidentalmente, cabe señalar que cuando traslade el papel o pañal al exterior de la casa, probablemente deberá inmovilizarlo con piedras en cada esquina, pues si no es así, se despertará una mañana y encontrará que su papel o pañal ha salido volando.
He subrayado hasta aquí la conveniencia de utilizar, bajo las patas del cachorro y durante el acostumbramiento, el mismo material a que el cachorro se halla acostumbrado. Existe, no obstante, un método de gente que cría perros como fábricas, esta aberración de estos pobres seres vivos, que debería estar prohibido, pueden venir con problemas, ya que están metidos como latas de sardinas en jaulas y suelo metálico, o suelos de cemento. Por eso nunca se debe comprar un cachorro a las tiendas de animales, o por internet, para así eliminar la producción y beneficios de esta gentuza.

Puede evitar muchos problemas si recuerda unas pocas y sencillas reglas. Hasta que alcance un nivel absoluto de limpieza en la casa, deberá confinar a su cachorro a una zona delimitada por una valla por la noche y también cuando lo deje solo en la casa. Preferiblemente, dicha zona acondicionada, con su papel o pañal si el cachorro aun está acostumbrándolo a hacer uso de ellos, deberá tener en cuanta que, sea cual fuere el que de estos dos elementos utilice, debe encontrarse de fácil alcance. Tiene que tener su agua siempre, su cama, y dos juguetes que se le irán intercambiando de dos en dos durante el día y la noche.

Debe enfrentarse a el problema de acostumbrar al cachorro a hacer sus necesidades en el papel o pañal, con mucha calma, no con temor o aprensión, y nunca enfadarse con él. No debe darle importancia a los charcos de pis. Si muestra determinación y actúa de un modo ordenado y continuo, pronto conseguirá, con un poco de colaboración por parte de su cachorro, un perro acostumbrado a su entorno y una casa limpia de nuevo.  

Por: Erik Farina (Etólogo Canino)



Copyright © Por: Erik Farina - Psicolmascot